domingo 19 de mayo, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Los Ángeles

“El maestro te da las herramientas, pero es uno el que tiene que hacerse hablar

Su primer contacto con este arte, que hasta ahora ha amado y enseñado, llego de la mano de un programa cultural mexicano donde vio cómo se bailaba y enseñaba el ballet.


 Por ALEJANDRA SANCHEZ OCAMPO

marna-principal

Por: Alejandra Sánchez Ocampo

Marna Albarran, oriunda de México, egresada del Instituto Nacional de Bellas Artes, con una excelente preparación y los conocimientos adquiridos en danza clásica, la encaminaron a triunfar como una excelente bailarina, además tiene una vasta experiencia en pedagogía. Cuenta con un extenso curriculum, con estudios de post grados, participación en diversos congresos, seminarios y capacitaciones nacionales e internacionales, los que son parte de su importante y exitosa trayectoria como bailarina y maestra de danza.

Actualmente es la nueva maestra a cargo del ballet municipal de Los Ángeles.

¿Cómo llego esta danza clásica a tu vida?

Aquí voy a decir algo que es muy importante para mí.

Yo de pequeña veía un programa cultural en mi país, que se llamaba “Juan José Arriola Presenta”, ahí yo tenía como tres años, y dentro de este programa se presentaba ballet, pero no nada más como pasarlo, sino que lo explicaba, entonces yo ponía la televisión y lo veía, me enamore de todo lo que veía, la muchacha bailando con su tutu, el cisne blanco, yo dije desde ese momento, yo quiero ser esto.

Desde ahí, empecé a molestar a mi mamá que quería hacer ballet, y ahí empezó a sufrir mi mamá, porque en la provincia que vivíamos  no había tanta apertura, entonces hubo que ponerse a buscar con lupa hasta que ingrese a una escuela de ballet recreativa a los 4 años.

¿Qué recuerdas de tus inicios y estudios?

Pase por muchas experiencias, malas al principio, de hecho tuve una maestra que deformó mis pies, fue algo horrible, hasta que al final en una de las ciudades donde nos mudamos había una escuela profesional, entonces me llevaron a hacer audición allí, yo tenía como 8 ó 9 años, y de ahí partí.

Antes había estado en diferentes escuelas, pero no profesionales, eran de corte recreativo.

Desde los 4 años iba a escuelas de ballet recreativas, las que en México son las escuelas que no pertenecen al Gobierno, pero que no por eso tienen la metodología que siguen es más o menos igual. Después entre a la profesional, al Instituto Profesional de Bellas Artes, y luego entre a primero, de primero hasta octavo, hasta que hice mi examen profesional, yo tendría unos 16 años.

Mi papá me decía tú tienes que hacer una carrera, entonces me metí a estudiar una licenciatura en danza en la Universidad Veracruzana, que era un licenciatura en danza contemporánea, pero al terminar yo dije, yo me voy a bailar, me fui a hacer una audición a la compañía nacional y quede.

¿Cómo fue tu primera presentación en un escenario?

Cuando estaba en la escuela recreativa, cuando yo tenía 4 años fue en una navidad y yo salí de pastorcita, y me acuerdo que teníamos que hacer un paso tan raro y no me salía, estaba nerviosa porque no me salía el paso, también  estaba muy chiquita cuando ve uno todo el público, sales al escenario y no vez nada, se ve todo obscuro porque las luces te ciegan, pero fue muy bonito. Después de la primera presentación, la verdad es que ya hasta te emociona, por todo lo que pasa, no sólo en el escenario, sino detrás del escenario te hace vibrar, entre la primera llamada, en que te maquillan, es la única vez que te permite tu mamá maquillarte, todos los trajes que te ponen, es tan bonito.

Y ya como presentación profesional, fue a los 21 años, presentamos Coppelia, y me tocó bailar en la parte de la mazurca con todas mis compañeras, y me acuerdo que a mí me gustaba mucho la danza de carácter que es como el folclor húngaro o europeo que se le dice propiamente a las regiones, entonces bailar la mazurca en Coppelia, fue como consolidarte bailando en las cosas que a ti te gustan mucho, y además es algo muy vivo.

¿Qué es lo que más te gusta de esta danza clásica?

Dentro de lo que es la danza, en su momento interpretar por supuesto, yo encuentro que uno hace danza porque le gusta expresarse, para mí es un medio de expresión, el artista dancístico, como cualquier artista, busca maneras de expresarse y para mí a través del movimiento es mi medio de expresión, y yo dentro de mis alumnos busco que ellos se encuentren a sí mismos y aprendan a expresarse a través del movimiento.

Yo siempre he dicho, el maestro te da las herramientas, pero tú tienes que hacerte hablar a ti mismo.

¿Cómo comenzaste a ser maestra?

Después de que estuve un buen rato en la compañía, me atropello un carro, y me hiper extendió el ligamento de la rodilla izquierda, entonces a pesar que hacia rehabilitación, porque si estuve bailando un buen rato así,  empecé a sentir molestias, para un bailarín profesional la vida empieza muy temprano y acaba muy tarde, porque uno está entre 6 y 8 horas entrenando diariamente, entonces yo si empecé a sentir molestias, y la maestra me dijo, mira la docencia es una manera de realizarse también, y fue entonces cuando comencé a hacer mis cursos de docente.

Porque una cosa es la carrera de bailarín, pero ser docente es otra cosa, uno tiene que hacer una carrera de docente en donde se le enseñe pedagogía, en el caso de danza clásica en México se le enseña pedagogía, kinesiología, psicología, trabajos creativos, para poder adaptar a los niños, lo que uno sabe tiene que aprender a transmitirlo, y hay una técnica para transmitir y poder lidiar con las diferentes formas de aprender de los niños.

¿A qué edad se comienzan a formar las bailarinas, y que características deben tener esas personas?

Una persona que quiera ser bailarina profesional, idealmente debería empezar entre los 8 ó 9 años, porque es la edad en que el cuerpo esta fuerte, todavía es flexible, pero ya puede soportar cierta presión técnica, cuando son más pequeños su cuerpecito se está formando, entonces básicamente con ellos se juega, pero realmente cuando se forma un trabajo más menos serio es de los 8 años.

Idealmente el niño tiene que tener flexibilidad, ser simétrico, que tenga un arco de pie, aunque se han dado casos excepcionales, existen bailarines muy buenos que tienen pie plano, yo he tenido alumnos que también bailan muy bien, pero uno espera idealmente que no sea así.

¿Expectativas en relación a tu nuevo cargo?

Mi sueño personal es que realmente podamos formar un escuela de Ballet con sus niveles, o sea que los niños tengan un aliciente, en decir, voy a hacer ballet no nada más porque me gusta, sino porque además es una disciplina formativa que te va a servir en tu vida. Uno no sabe, a lo mejor el día de mañana, aun cuando hagas una carrera en medicina, nutrición, no sabes si más adelante te pueden servir estos certificados, siempre es bueno tener dos opciones, y si la puedes tener divirtiéndote, que mejor, entonces una de mis expectativas es esa a largo plazo.

Y a corto plazo, queremos que el ballet tenga proyección nacional e internacional, entonces tenemos que tener una mayor presencia en concurso, seminarios tanto nacionales como internacionales, se tiene que  aprovechar, hay alumnos muy talentosos, entonces solo hay que tener un poquito de técnica, hincapié en lo que pueden hacer, confianza en ellos y llevarlos a que se presenten.


  • Compartir:
etiquetas
albarranballetLos ÁngelesmaestramarnaMéxico

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes