lee nuestro papel digital

Economía

Violencia ha disminuido producción y desarrollo agrícola de la Macrozona Sur

Si bien la actividad es relevante para la productividad del territorio, conseguir maquinarias y servicios que operen en la zona se ha vuelto complejo, lo que alarga la temporada de cosecha, afirmó dirigente de la Asociación de Agricultores de Victoria-Malleco.


 Por Jorge Guzmán B.

pm 4 1506
La disminución en la producción de alimentos a la que ha llevado la crisis de seguridad en las zonas de conflicto del sur, afectará en el precio de éstos para todo el país.

La inversión y actividad agrícola en el sector ha disminuido debido a las malas condiciones de seguridad en la zona, a la compra de tierras por parte de Conadi y la baja disponibilidad de trabajadores dispuestos a realizar labores en los predios de la zona.

Así lo indicó el presidente de la Asociación de Agricultores de Victoria-Malleco, Sebastián Naveillán, quien dijo a diario La Tribuna que “nosotros siempre hemos sido categóricos en decir que esta baja de inversión de siembra, de alrededor del 20 por ciento, tiene dos aristas fundamentalmente. La primera es el tema de los costos internacionales, producto de las guerras y más que nada de temas internacionales. El segundo punto se da producto de la inseguridad y la poca certeza que tenemos respecto a la propiedad privada”, explicó.

Otros aspectos que generan incertidumbre según el dirigente gremial son los atentados y con ello las medidas que se han adoptado. “Sin duda, el Gobierno ha tomado una medida que claramente nos ayuda y es favorable hacia la ciudadanía, que es el Estado de Excepción”. No obstante, el vocero del gremio advirtió que a pesar de la medida de seguridad “claramente estamos al debe todavía, pedimos más porque mientras no esté esta seguridad y no haya certeza la intención (de siembra) seguirá bajando año a año”.

INSEGURIDAD Y BAJA DE LA ACTIVIDAD AGRÍCOLA

De acuerdo a Sebastián Naveillán, “hay que pensar que las tierras agrícolas que se han comprado a través de la Conadi son un porcentaje que sale del mercado año a año, a eso se le suma la inseguridad, campos que están tomados y que no se han podido trabajar”.

En este contexto, graficó un desalentador panorama para el sector. “La estimación que hicimos del 20 por ciento es producto de la misma encuesta que hemos hecho entre los asociados, tanto de Malleco como de Cautín, y por eso llegamos a esa cifra. La siembra está bajando alrededor de un cinco a un diez por ciento anual, está disminuyendo la siembra de todas las temporadas desde hace cinco años a la fecha, y este año, producto de los factores internos y externos, en la Araucanía el golpe es aún mayor”.

Respecto al impacto en la baja en la productividad, Naveillán explicó que “el primer golpe más duro que puede sufrir un agricultor es que tus colaboradores, tu gente, no quiera ir a trabajar a un campo por miedo a que los ataquen o les hagan algo”. Lo anterior, a su juicio, generaría “problemas para un agricultor y dejaría tierras improductivas, porque el colaborador tiene miedo de llegar a trabajar, no hay campos ni mano de obra, que prefiere ir a trabajar al norte, porque es más seguro”.

El vocero de la asociación agrícola explicó que “ahí se va generando este conjunto de situaciones, que lo que hace es que la inversión agrícola vaya bajando año a año. Por eso cuando el ministro dice que somos apocalípticos, decimos que estamos siendo realistas. Cuando el Gobierno, personas o autoridades dicen que la Araucanía hay que entregarla completa a las comunidades indígenas, no se entiende que detrás del mundo agrícola hay un sinfín de mundos económicos que funcionan respecto a esto”, criticó.

Al mismo tiempo, subrayó que “la Araucanía completa funciona respecto a la agricultura y en los servicios, sobre todo en la cosecha, tenemos problemas para conseguir cosecheras, porque no quieren venir a la región. Sumado a esto, los seguros no están cubriendo el 100 por ciento de la maquinaria quemada en la Araucanía, entonces estamos teniendo problemas de demora en la cosecha y alargue de la temporada de cosecha por falta de prestadores de servicios”, contó Naveillán.

ALIMENTOS EN RIESGO

El vocero gremial indicó que “tener el cultivo parado, seco, con una probabilidad de un 90 por ciento de que te lo lleguen a quemar y en la medida que no se pueda encontrar, por ejemplo, una cosechera, implica un riesgo inminente de perder la temporada agrícola. Nosotros hemos dicho que en la medida que tengamos menos producción agrícola, en la región sobre todo, va a haber menos oferta de alimentos para todos los chilenos”.

Sebastián Naveillán dijo que “cada hectárea menos producida sin duda afectará en el precio de los insumos básicos de alimentos para todos los ciudadanos, ninguna alternativa no es así. Nosotros como gremio queremos que al Gobierno le vaya bien, porque en la medida que al Gobierno le va bien, le va bien al país, a los ciudadanos y nos va bien en la Araucanía”. Por todo lo anterior, el titular de los agricultores de Victoria Malleco llamó a “combatir el terrorismo con el rigor de la ley, y esperamos que el Gobierno tome este camino y podamos hacer que Chile salga adelante y salga de la tremenda crisis que tenemos en la Araucanía. Por lo mismo, estamos sentados en la Mesa de Seguridad con el Delegado Presidencial y trabajando en varias líneas para producir los alimentos para la ciudadanía”, concluyó.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
asociacion de agricultores victoria malllecoMacrozona Surmacrozona sur chileviolencia macrozona sur
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes