lee nuestro papel digital

Ocupacional

Acusan falta de regulación en venta de parcelas en sectores agrícolas

Los desafíos económicos que enfrentan los agricultores han empujado a los mismos a vender parte o el total de sus tierras, subdividiendo los terrenos para sobrellevarlos.


 Por Jorge Guzmán B.

pm 1 1 0306
A inicios de este año, el Senado presentó un proyecto para proteger los terrenos agrícolas cercanos a los centros urbanos, para que no se puedan subdividir y complicar su producción.

El presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío, José Miguel Stegmeier expresó que el aumento en la subdivisión de tierras de uso agrícola para su parcelación, con fines habitacionales, refleja problemas en la productividad de los agricultores y no ha permitido organizar correctamente el fenómeno. La Comisión de Agricultura del Senado también consideró legislar la materia para evitar los efectos negativos del fenómeno.

En ese sentido manifestó a diario La Tribuna que “efectivamente la oferta de parcelas de media hectárea, las cuales mantienen su condición de suelos agrícolas y rurales, ha crecido sustantivamente”. El dirigente gremial comentó que “respecto de esta evidente situación, se pueden deducir variadas razones del porqué esto está sucediendo y no tan solo en Biobío, sino que en prácticamente todo el país”. Stegmeier continuó declarando que “probablemente una de las (razones) más importantes, es el hecho que las personas y familias que habitan en las ciudades, están buscando una forma de vida distinta a la citadina”. Lo anterior se traduciría, de acuerdo al vocero de Socabio, en “optar por comprar parcelas de este tipo”. “También esta oferta demuestra o refleja de algún modo, el que la rentabilidad de los diversos rubros silvoagropecuarios no es la adecuada”, dijo el dirigente de la Sociedad Agrícola de Biobío.

GREMIO PLANTEÓ DELIMITAR SUELOS HABITABLES COMO SOLUCIÓN

José Miguel Stegmeier dijo que los problemas económicos que enfrentan los agricultores empujan a estos a “vender parte o el total de su predio mediante esta subdivisión de su propiedad por necesidades económicas. Ambas realidades se deben reconocer para entender este fenómeno”. “Según nuestro criterio, intentar aumentar la superficie mínima para subdividir, finalmente significará un mayor cambio de uso del suelo”, agregó el presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío. El representante del gremio agrícola explicó que “si se piensa que la solución es aumentar el tamaño de las parcelas, lo que ocurrirá es que a raíz del interés que se manifiesta por adquirir estas propiedades, simplemente comprarán parcelas más grandes”. Otras de las opciones que Stegmeier mencionó se podrían dar producto de la mayor venta de suelos agrícolas fueron el “aumento de los condominios o, lo que es peor, los “loteos brujos”. El presidente de Socabio planteó a diario La Tribuna que “probablemente una mejor opción sea, basado en lo que las personas quieren, generar una nueva categoría de uso del suelo, que no es exactamente urbana, pero sí suburbana”.

Dicha innovación, propuesta por José Miguel Stegmeier, se basaría en “legislar para que aquellas zonas rurales periféricas a las ciudades, puedan ser destinadas a fines residenciales, con loteos más reducidos, por ejemplo, un mínimo de mil metros cuadrados”. “Seguramente significaría que se puedan satisfacer las necesidades de cinco familias por cada media hectárea y no como ahora, en que es normalmente para una sola familia”, aclaró el dirigente gremial.

Stegmeier sostuvo que “de esta forma se podría además implementar lo relacionado con los servicios: Agua potable, electricidad, retiro de basura, etcétera, de manera más eficiente”. Según el representante del gremio agrícola de Biobío, lo anterior “ayudaría a bajar la presión a que más suelo rural de uso agrícola, se siga restando de la producción de alimentos”. En febrero del presente año, la Comisión de Agricultura del Senado entregó “su respaldo a las ideas matrices a la moción que regula la división de los predios rústicos”, según información publicada en la página web del Senado. En el artículo se explicó que el texto “pretende resguardar los terrenos agrícolas adyacentes a los centros urbanos (…) que han sido subdivididos múltiples veces dando lugar a parcelas de agrado que desvirtúan el fin agrario”.

REGULACIONES PROPUESTAS PARA FRENAR LAS SUBDIVISIONES

Considerando lo anterior, “los congresistas plantean el criterio de permitir la división de los predios solo cuando estos superen las cinco hectáreas, todo con el fin de evitar que esos suelos se usen para fines meramente habitacionales”, continúa el texto. En la sesión donde se discutió la problemática estuvo presente la exministra de Agricultura, María Eugenia Undurraga, quien hizo presente el apoyo del Ejecutivo al proyecto. La entonces vocera de la cartera ministerial dijo en la instancia que “la norma va al centro del bienestar de la población rural. Entendemos que el objetivo es regular las parcelaciones de agrado que han tenido una proliferación extrema en los últimos años”. “Pensemos en cómo ha aumentado la migración de la ciudad al campo y cómo con la pandemia eso se aceleró. Todo ello afecta al ecosistema”, indicó Undurraga. “El problema no es solo la subdivisión de predios rústicos sino que también el uso que se hace de los loteos resultantes cuando es distinto de lo agropecuario, lo que termina generando externalidades negativas”, expresó la representante de la cartera agrícola ante dicha instancia.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
parcelaciones predios agricolasparcelas agricolassocabiosocabio y parcelas agricolas
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes