lee nuestro papel digital

Economía

Gremio alerta sobre el aumento de robos en predios forestales

De acuerdo a las cifras, se trata de una acción que crece a una tasa anual del 60 por ciento, multiplicándose cada dos años. La normativa actual no tipifica la comisión de este hecho como un delito, sino como un hurto, careciendo los fiscales que toman estos casos de herramientas para acusar a los detenidos.


 Por Jorge Guzmán B.

am 3 2904
Desde el gremio criticaron la efectividad del estado de excepción e indicaron que el Estado debería desplegarse en las zonas que presenten este problema, haciendo controles procesando a los responsables.

El gerente de la Asociación de Contratistas Forestales, René Muñoz afirmó que la falta de seguridad en las zonas de producción de madera ha permitido que el robo de estos materiales haya aumentado una cuarta parte en comparación con la temporada pasada y se mostró crítico de la falta de respuestas a este problema por parte del Estado chileno frente a estos hechos.

En conversación con diario La Tribuna manifestó que “aquí hay dos instancias, el de verano y el de primavera invierno, en invierno es más difícil que esto aumente, porque los predios no son accesibles, ahora comienza a disminuir. Pero el verano de la temporada pasada, en 2021, el aumento en términos de robo fue notable al valorizarlo, pasamos de 70 millones de dólares el año 2020 a 100 millones de dólares en el año 2021”. Muñoz explicó que dichas cifras representan “aproximadamente 80.000 camionadas de madera en las regiones del Biobío y La Araucanía, lo que demuestra que medidas como el Estado de Excepción han tenido un nulo impacto en la comisión de este delito, porque ha aumentado en un 25 por ciento en término de valores respecto a la temporada pasada”. El dirigente de Acoforag agregó que “la comercialización de madera robada va a estar siempre presente, porque no tienen costos de inversión, el costo es el de la faena, es un negocio perfecto, no se invierte nada y se obtiene un retorno importante por los productos”.

LEGISLACIÓN NO PERMITE APLICAR PENAS MÁS DURAS

René Muñoz indicó que “lo que se está haciendo principalmente con estas maderas es llevarlas a la región del Maule, donde hay un déficit de madera producto de los incendios forestales y también se están aserrando las maderas en los bosques con aserraderos portátiles, o sea que ha habido una mutación del robo, se está perfeccionando y se están sacando nuevos productos”. Respecto al aporte del estado de excepción que se mantuvo en Biobío durante varios meses, el dirigente gremial valoró “el efecto que tuvo, porque la principal labor de las fuerzas armadas fue mantenerse en los caminos más importantes y realizaron controles, no al nivel que nosotros planteamos, porque creemos que el Estado debería desplegarse en los territorios donde se presente este problema delictual, hacer controles, confiscar camiones, encarcelar a aquellas personas que están lucrando con este negocio y eso es lo que no se ha hecho”. Muñoz explicó que “hoy la ley no tipifica el robo de madera como un delito, sino como hurto, es decir que es lo mismo robarte una gallina que una camionada de madera, por lo tanto también falta que se acelere el trámite del proyecto de ley que fue aprobado en la Cámara de Diputados y que pasó al Senado. Esta ley típica el delito y eso es lo que falta, herramientas para que los fiscales puedan acusar a los detenidos, que son principalmente los choferes que movilizan las cargas en las carreteras”.

El gerente de la Asociación de Contratistas Forestales agregó que, además del daño generado por el mismo robo, también se enfrentan “a problemas generados a raíz de los atentados, llevando a que ese pedido se abandone, llegando estos grupos de delincuentes a extraer la madera, lo que financia a estos grupos que están trabajando de manera ilegal en los bosques. El segundo punto es que esto genera mucha informalidad en el trabajo, porque a los trabajadores se les ofrece mayor cantidad de dinero por hacer el trabajo, lo que es atractivo para ellos, porque trabajan una semana, piden licencia de las faenas legales y pasan a estas ilegales, sin contrato, sin imposiciones, sin salud”. René Muñoz dijo que “la informalidad en la que se trabaja complica más a los emprendedores que a los mismos empresarios, ¿qué pasa si sufren un accidente en la faena? No pueden acceder a la mutualidad a tratar el accidente, muchos choferes que trabajan en estas faenas no tienen contrato, entonces la informalidad es tan grande que no sé por qué no se ha atacado, creo que las autoridades han hecho la vista gorda”.

CRITICARON NEGATIVA DEL SENADO A LEGISLAR SOBRE LA MATERIA

En la memoria anual del periodo 2019-2020 de la Corporación Chilena de la Madera se recordó que “el presidente de Corma expuso el 27 de mayo en la Comisión de Seguridad Pública del Senado la necesidad de mejorar nuestra legislación para perseguir de mejor manera delitos de robo de madera y mejorar la trazabilidad de este producto. La Comisión aprobó la idea de legislar, pero la sala votó no discutir el proyecto”. En el informe de Corma se criticó “el rechazo del Senado a la idea de legislar sobre el robo de madera en la zona sur del país y que mueve un negocio ilícito que estima alcanza a cien millones de dólares anuales. El robo de madera crece a una tasa anual del 60 por ciento, multiplicándose cada dos años”. “Nuestro gremio ha planteado insistentemente ante autoridades y opinión pública que no legislar deja en la indefensión a miles de propietarios de bosques nativos y a pequeños productores de madera aserrada, que se ven expuestos a delitos cometidos por bandas delictuales organizadas y que arrastran a la quiebra a quienes actúan en un marco legal”, indicaron en la publicación.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Acoforagasociacion de contratistas forestalesCormacorporacion chilena de la maderarobos forestales
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes