lee nuestra edición impresa

Noticias

Inacap capacita y enseña oficios a niños y niñas de la Fundación “María Ayuda”

Se dictaron talleres sobre Finanzas Personales; Pensamiento Computacional, Introducción a la Electricidad y Electrónica y Gastronomía Saludable, con preparaciones dulces y saladas.


 Por Prensa La Tribuna

INACAP PRINCIPAL

¿Cuando sea adulto me gustaría ser? es la pregunta que encuentra muchas respuestas y motivaciones en los niños y niñas que participaron de un proyecto desarrollado en Los Ángeles por la sede de Inacap con fondos provenientes del Ministerio de Educación. 

Durante el año 2019, Inacap sede Los Ángeles se adjudicó un fondo del Ministerio de Educación, iniciativa liderada en aquel entonces por la docente Verónica Farías, autoridades de la Fundación María Ayuda y el director de Vinculación con el Medio e Innovación Felipe Menanteau Uriz.

Debido a la contingencia relativa a la pandemia del Covid-19, el desafío fue reestructurado, para aplicarse el año 2021 bajo la tutela de las docentes Patricia Valenzuela Ulloa y María Leticia Sanzana.

Así, en septiembre pasado, se conformaron los equipos de trabajo de los estudiantes líderes y docentes especialistas Miguel Contreras, Miguel Salgado y Jonathan Toledo, quién colaboró en el proceso de selección de estudiantes cuyo rol fue el apoyo y acompañamiento en la elaboración de los módulos.

Los siete talleres se impartieron los días sábado, entre las 14:00 y las 17:00 horas, considerando un módulo de Finanzas Personales, dos de Pensamiento Computacional, otros dos de Introducción a la Electricidad y Electrónica y dos de Gastronomía Saludable, con preparaciones saladas y dulces.

Al respecto, la docente de Inacap sede Los Ángeles y colaboradora del proyecto, Patricia Valenzuela manifestó: “Logramos generar una dinámica colaborativa entre todos los actores de este gran proyecto. El trabajo realmente se ejecutó con amor, responsabilidad y empatía hacia los niños quienes llegaban muy contentos en cada jornada”, relató.

Cabe destacar que las actividades fueron aplicadas junto a niños, cuyas edades fluctuaban entre los siete y los 13 años, quienes pudieron conocer con gran asombro y entusiasmo sobre los contenidos impartidos por alumnos líderes y sus profesores.

Respecto al crecimiento académico que la actividad sugirió para todos los actores involucrados, la docente de Inacap sede Los Ángeles, María Leticia Sanzana, aseveró que: “Encuentro que logramos un aprendizaje en conjunto muy potente tanto para los niños de la Fundación María Ayuda como para los estudiantes de Inacap sede Los Ángeles que participaron en el proyecto. Valoramos de forma positiva las competencias desarrolladas de forma transversal para todos participantes de esta instancia”.

MOTIVACIÓN Y COMPROMISO

En conversación con diario La Tribuna, Diego Arriagada, psicopedagogo y tutor de la residencia “María Ayuda” señaló que los contenidos se adaptaron a las edades de los menores, por lo que resultó de gran impacto el proyecto. “Es la primera vez que nosotros llevamos a cabo un trabajo como este, gracias a una tremenda organización por parte de Inacap y una muy buena coordinación con María Ayuda”.

Agregó que “el impacto fue súper positivo (…) con grandes objetivos logrados y con motivación por los aprendizajes que se alcanzaron a través de este programa. Estos talleres fueron de mucho agrado para los niños y se adecuaron a las edades de los niños y niñas, con un cierre de proyecto con gran significado”. En ese sentido destacó que las jornadas “terminaron con el compromiso de los niños de querer estar hasta el final y que se repitan estos talleres, con clases de robótica, computación, programación, gastronomía, de finanzas. Los niños y niñas aprendieron de todo y lo intentaban llevar a la práctica en el día a día (…). Todo esto fue gracias al taller que se dictó sábado a sábado, y donde estaban motivados y entusiasmados con una muy buena estrategia de aprendizaje por parte de Inacap, que logró captar que los niños y niñas tomaran interés por aprender algo nuevo”. 

Por otra parte, Paula León, estudiante de cuarto año de Trabajo Social en Inacap, reconocida como líder entre sus pares destacó la posibilidad de aplicar en la práctica los conocimientos adquiridos porque: “me permitió contribuir a una necesidad hacia los niños y niñas en condición de vulnerabilidad, generando experiencias vinculantes para que se abra el espectro de oportunidades y las alternativas que pueden acceder para mejorar su situación, facilitando la movilidad social (…) Para mí fue una reflexión sobre el quehacer profesional y que estoy esperando ejecutar cuando egrese (…) También fue beneficioso para los niños”.

En tanto, Patricia Valenzuela Ulloa, docente encargada del proyecto explicó que estudiantes líderes de la sede cumplieron un rol relevante guiados por sus profesores, “en conjunto con los docentes de apoyo que acompañaban a los estudiantes en la dictación de los módulos para la ejecución de los talleres, guiados entre los meses de septiembre y noviembre, se fortalecieron los procesos de aprendizaje de nuestros estudiantes para que ellos ejecutaran los talleres (…) Yo visualicé que hubo amor en el trabajo, respeto y empatía. Eso es lo que más destaco”.

Al respecto manifestó que junto con alcanzar el cumplimiento de los objetivos del proyecto: “fue significativo el entusiasmo, el interés, las ganas, la motivación de las niñas y niños de aprender nuevas habilidades. Fue bonito observar las ganas de aprender”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes