lee nuestra edición impresa

Economía

Tasa de interés: ¿Cómo afectará al bolsillo su nueva e histórica alza?

El Banco Central elevó en 125 puntos la tasa de interés a modo de frenar la inflación y controlar el consumo. Préstamos y créditos hipotecarios sentirían el golpe. “La inflación llegó para quedarse”, advierte académico de la U. San Sebastián.


 Por Camila Celis

tasa interés (1)

La alta inflación que registra la economía chilena (6,3% en lo que va del año y 6,7% en doce meses), obligó al Banco Central a elevar la tasa de interés en 125 puntos, situándola en 4%, su mayor nivel desde 2014. Una mayor tasa de interés se refleja directamente en la economía, tanto a gran como a pequeña escala.

Al respecto, Luis Felipe Slier, director de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián, advirtió que “tendremos un efecto inmediato en los créditos de consumo y los créditos hipotecarios. Hará frenar en parte el consumo de las personas -que es lo que espera el Banco Central- pero también hará que las inversiones y los proyectos de inversión se tornen más caros”.

Junto a ello, será más caro pagar con tarjetas bancarias en el retail, subirán los avances en efectivo y las líneas de créditos, y también se incrementarán los créditos para empresas.

¿Inflación de 10% y desaceleración?

El académico de la USS asegura que la inflación actual no responde solo a factores internos (mayor liquidez por los retiros previsionales o por la inyección de recursos por parte del Estado en medio de la pandemia), sino que también por el contexto internacional.

“Hay una inflación a nivel mundial muy fuerte. Hoy vemos como Alemania, Estados Unidos, tienen una inflación del 6%, 7%, cifras que no se evidenciaban hace mucho tiempo, y es muy contrario a lo que planteaba la FED (Reserva Federal de Estados Unidos) en un inicio, en torno a que esta inflación sería temporal o transitoria”, agrega el docente.

¿Qué se espera para el futuro?

Este escenario “nos acompañará durante el 2022, con una inflación que podría alcanzar el 10% u 11% el próximo año, con perspectivas de crecimiento incluso negativas. Vamos a tener decrecimiento, quizás una recesión técnica con dos periodos consecutivos con crecimiento negativo, y una inflación bastante, bastante alta”, apuntó Slier. “Esto viene a ratificar que la inflación actual no es transitoria, sino que llegó para quedarse”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes