lee nuestra edición impresa

Desarrollo

La flexibilidad ayuda a las pymes a sobrevivir en 2021

La pandemia del Coronavirus hizo que esta cualidad cobrara especial relevancia en todo el mundo y se transformara en un imperativo para la continuidad de los negocios.


 Por Jorge Guzmán B.

web 0712
La crisis sanitaria incrementó la necesidad de flexibilización de financiamientos, ya que las pymes debían generar ingresos o adaptarse a la nueva realidad, pudiendo así acceder a formas poco convencionales de respaldo.

A casi dos años de iniciada la pandemia del Coronavirus, los modelos de negocio flexibles, con teletrabajo, plataformas digitales y un financiamiento que se adapte a sus necesidades, se perfilan como la mejor alternativa para hacer frente a los grandes cambios que está experimentando la economía global. Un estudio de la consultora Randstad, revela que la flexibilidad de las empresas chilenas permitió que los requerimientos para la incorporación de trabajadores temporales tuvieran un alza 54% entre enero y febrero de 2021.

“La flexibilidad que las empresas ofrecieron a sus colaboradores para poder realizar sus labores fue fundamental para responder a los cambios obligados por la pandemia. El trabajo desde casa y la adopción de herramientas colaborativas fueron las constantes en los nuevos modelos laborales”, destacó Gonzalo Kirberg, CEO de Cumplo.

Junto con esto, detalló que la crisis sanitaria incrementó la necesidad de flexibilización de financiamientos, ya que las pymes debían generar ingresos o adaptarse a la nueva realidad, pudiendo así acceder a formas poco convencionales de respaldo.

“Las empresas -sin importar su tamaño- necesitan capitalizarse para seguir con sus operaciones. Los requisitos y tiempos de atención de los sistemas tradicionales han sido una barrera para que los créditos fluyan con rapidez. Aquí es donde plataformas tecnológicas, como Cumplo, se han convertido en una gran opción para el fondeo de pymes y grandes empresas, al tener solicitudes en línea y una respuesta más rápida a su aprobación crediticia” enfatizó Kirberg.

Cabe recordar que durante la pandemia el crédito informal de parientes y amigos ha sido la fuente de financiamiento más utilizada (39%), mientras que el crédito bancario fue la segunda fuente de financiamiento más frecuente (27%). Según Andrea Canales, investigadora del Instituto Milenio MIPP, “las finanzas alternativas juegan un rol fundamental en periodos de crisis, especialmente en emprendedores sin un historial crediticio”.

En ese escenario, las plataformas tecnológicas se potenciaron y transformaron en el salvavidas más inmediato como financiamiento alternativo para pymes, en un momento en que no eran sujetos de crédito para las grandes entidades bancarias.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
Pymespymes biobio

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes