lee nuestra edición impresa

Ambiental

Junta de Vigilancia del río Laja podría ser una realidad en el corto plazo

El organismo centrará su gestión en la correcta administración de las aguas del reservorio, con el fin de poder asegurar el consumo humano, permitir el uso para generación energética y también de tipo agrícola.


 Por Jorge Guzmán B.

foto 2 nota junta de vigilancia
Los estatutos de la Junta de Vigilancia fueron redactados en conjunto con los usuarios, en asambleas que permitieron que en 2014 se formara la Mesa de Acuerdo por la Recuperación del lago Laja, que plantea defender los intereses de todos los actores.

Los integrantes del proyecto de Junta de Vigilancia del río Laja dijeron que actualmente no hay obstáculos para conformarse y asegurar el correcto uso por parte de todos los usuarios, distribuyendo dicho recurso cuando sea escaso, de manera que se le pueda hacer frente a la sequía que afecta a la región del Biobío.  

El secretario de la Junta de Vigilancia de la cuenca del río Biobío, Santiago Acevedo, dijo en entrevista en radio San Cristóbal que “una junta de vigilancia ayuda a distribuir las aguas, pero no designa el uso de las aguas, porque una cosa es que te asignen un derecho de aprovechamiento de agua y otra es que se distribuya, porque además los ríos y su caudal son variables, por lo que nadie puede asegurar su distribución”. 

“Lo que busca una junta de vigilancia es organizar el uso de los distintos usuarios de ciertas aguas y distribuir estas cuando haya un déficit, dejando a todos sus usuarios contentos, con reglas de distribución claras”, explicó Acevedo. 

INICIOS HACIA LA NUEVA JUNTA DE VIGILANCIA

El secretario ejecutivo de la misma Junta de Vigilancia, Boris Solar, explicó que “en Biobío tenemos un reservorio de agua, que es la laguna Laja, pero ya a principios del año 2000 veíamos que este estaba mermando y que no podría ayudarnos por siempre, porque una hectárea de riego necesita entre 5.000 a 10.000 metros cúbicos de agua por hectárea al año”. 

Santiago Acevedo considera que “lo que permite una junta de vigilancia es que ningún tipo de usuario le ponga el pie encima a otro, donde el agua para consumo humano, para la producción agrícola y la destinada a la generación de energía conviven armónicamente por un bien común, porque todos estos usos son necesarios, por lo demás”. 

Boris Solar explicó que “los estatutos de la Junta de Vigilancia fueron redactados en conjunto con los usuarios, a viva voz, en asambleas que permitieron que en mayo de 2014 formara la Mesa de Acuerdo por la Recuperación del lago Laja, donde los distintos usuarios deben respetar las reglas, que apuntan a defender bienes que van más allá de los intereses de cada persona”. 

PROBLEMAS NO IMPEDIRÍAN LA CONFORMACIÓN 

Acevedo, por su parte, dijo que “no veo ningún impedimento para conformar esta junta de vigilancia, pero al llevarlo a la práctica, los procesos son engorrosos, sin embargo, debemos tener el impulso para llevarlo a cabo, de hecho el proyecto lleva más de una década tratando de concretarse”.

El secretario de la Junta de Vigilancia del río Biobío fue enfático también en explicar que “tratar de aunar voluntades fue complejo, de hecho, el proceso lleva más de una década tratando de aunar voluntades de los distintos actores involucrados en el proceso, pero llamo a todos los usuarios a unirnos y a trabajar por este objetivo que finalmente es común y que es ambicioso, pero posible de realizarse”. 

El secretario ejecutivo de la entidad, que trabaja con miras a hacerle frente a la escasez hídrica que ya está golpeando a la región, Boris Solar, dijo también que “es importante para todos comprender la relevancia del manejo de cuencas, de manera de tener sustentabilidad en el uso de las aguas y que nadie abuse de ellas, se asegure su correcta utilización conforme a la normativa vigente actual y si la nueva constitución trae otros reglamentos, saber que estamos organizados y que estamos haciendo lo correcto, para que nadie piense que se abusa de este recurso”. 

En esta línea, Solar hizo hincapié en el hecho de que “la agricultura no abusa ni hace un uso mayor al necesario, ocupa el agua que hay que ocupar, sí es una cantidad importante de agua, pero no se consume el agua de uso humano ni se ha dejado de priorizar nunca esta como un elemento fundamental, la agricultura no ha pecado nunca de irresponsable, de hecho se ha desarrollado, porque incorporamos en este análisis a las APR (Programas de Agua Potable Rural) y a todas las juntas de vecinos rurales, de hecho, desde que nació esta junta de vigilancia, donde por lo demás están todos los sectores invitados a participar”.

Finalmente, Santiago Acevedo invitó a todos los interesados en la conformación de esta Junta de Vigilancia “a la reunión que tendremos con regantes y la Dirección General de Aguas, este viernes 26 de noviembre, donde informaremos sobre los últimos pasos para la conformación de la Junta de Vigilancia del río Laja, que es un paso muy importante para cuidar este recurso cada vez más escaso, que es el agua”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
DGAdireccion general de aguasescasez hidricaescasez hidrica biobioescasez hidrica los angelesjunta de vigilanciajunta de vigilancia del rio biobiojunta de vigilancia rio lajaLaguna Laja

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes