lee nuestra edición impresa

Economía

Problemas de distribución no permiten que botillerías y sector gastronómico accedan a la oferta completa de licores

Reactivación del sector gastronómico y levantamiento del toque de queda en Los Ángeles han permitido al gremio apreciar una mayor producción y mejores índices de venta.


 Por Jorge Guzmán B.

pm 4 1511 (3)
Las condiciones de compra de las botillerías las obliga a pagar en efectivo cuando llegan los despachos, porque el nivel de compra de las pequeñas empresas es reducido, situación que ha llevado a muchas de estas a la quiebra.

La falta de stock de licores para el sector gastronómico no ha permitido a los trabajadores del rubro satisfacer la demanda de su clientela, por la falta de oferta que han enfrentado y la rigidez de las condiciones de compra que enfrentan a la hora de hacer sus pedidos, producto de la baja en el flujo de sus ventas en el último tiempo. 

La presidenta de la Agrupación Gastronómica de Los Ángeles, Claudia Illescas, dijo a Diario La Tribuna que “la demanda que tuvimos que absorber con la apertura de nuestros locales fue tal que todos los bares y restaurantes estaban llenos, lo que debe haber frenado la producción, que no podía hacer frente a la demanda”. 

DISPONIBILIDAD DE PRODUCTOS MANTIENE INSEGURIDAD EN LA OFERTA

La vocera gremial explicó a Diario La Tribuna que “en nuestro rubro estamos sujetos a la disponibilidad de lo que ofrecemos para atender al público, pero en el caso de los licores, si pedíamos tres cajas de whisky, por ejemplo, nos llegaba una, si pedíamos cuatro barriles de cerveza llegaba uno y ni siquiera de todas las marcas que se buscan comúnmente en el mercado”. 

Respecto a las razones de este problema que afecta al gremio gastronómico angelino, Illescas dijo a Diario La Tribuna que “no sé por qué se dará esta situación, si es por falta de personal o qué, pero hasta los clientes ya saben que no tenemos productos y cuando uno les explica ya lo entienden”. 

Sin embargo, Illescas hizo énfasis en que “este no es solamente un problema a nivel local, se da a nivel nacional y es uno más de los factores que ponen en riesgo al rubro, antes llamabas hoy y el pedido te llegaba mañana y ya no es así, ya no tenemos la seguridad de que va a llegar, con CCU, por ejemplo, ya no tenemos pisco, whisky ni bebida, que estas últimas además solamente vienen en envases plásticos, que no son amigables con el medio ambiente, porque no hay stock de botellas retornables”. 

OFERTA DE PROVEEDORES YA NO PRESENTA LA VARIEDAD DE ANTES

Y si el problema del stock de licores afecta a las ventas del sector gastronómico, más lo hace a las botillerías. Belén Dames, de Botillería Macul, de Los Ángeles, dijo a Diario La Tribuna que “las condiciones de las distribuidoras han cambiado, principalmente las de CCU, en especial para los pequeños compradores, por ejemplo, ahora se debe pagar en efectivo cuando llega el despacho, porque el nivel de compra de las pequeñas empresas es reducido, situación que ha llevado a muchas botillerías a la quiebra”. 

A su vez, Dames dijo a Diario La Tribuna que “el hecho de tener que pagar en efectivo significa que estamos comprando menos, porque no contamos con suficiente flujo de ventas para acumular el stock de antes”. Tampoco la oferta es la misma que tenían antes: “de aquí a un tiempo, de repente no había stock de muchos productos, no se encontraba la variedad de antes, y nosotros tratábamos de tener la oferta más amplia posible, pero no podemos hacer eso ahora”. 

Sin embargo, desde Botillería Macul, Belén Dames dijo que “ahora se puede apreciar una mayor producción y por lo tanto tenemos mejores índices de venta, en parte gracias a la reactivación del gremio gastronómico y gracias al hecho de que no hay toque de queda”. 

CONDICIONES DE COMPRA SE MANTIENEN, PERO EL NEGOCIO EMPEORA 

El problema que mantienen las comercializadoras de licores es que “las condiciones de compra siguen iguales, es decir, ven que no tengas deudas y cuánto has comprado en los últimos meses”. 

Otro factor que afecta a la venta de licores para el sector gastronómico u otros sectores que comercializan alcoholes fue el toque de queda que impuso el Covid-19: “al no ser productos de primera necesidad, se tuvo que cerrar en fase 1, otro factor que no dejó que te dieran crédito para tu compra, el toque de queda, que terminó hace poco y eso significó no trabajar, además, en los horarios que mejor les va a los trabajadores de nuestro rubro”, explicó Dames a La Tribuna. 

Respecto a la situación actual del negocio de las botillerías en Los Ángeles, desde Botillería Macul dijeron que “el consumo bajo mucho, producto de las ventas en internet, que nos han dejado un poco más fuera del mercado, a lo que se le sumaban los problemas de logística de las empresas a las que les compramos, por ejemplo, si el camión que nos traía la mercadería llegaba a las dos y nosotros abríamos a las cuatro de la tarde, el camión se iba y te dejaba sin productos hasta que volviera a hacer su vuelta, en unos días o semanas más, cosa que podía significar también perder ventas durante esa semana”. Lo anterior sin considerar que “la venta a través de internet nos bajó la clientela a las botillerías tradicionales, cuya venta no se da principalmente a través de internet”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
agrupación gastronomica de los angelesbotilleriabotilleria los angelesccurestaurantessector gastronomico los angeles

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes