lee nuestra edición impresa

Destacados

Dos emotivos relatos de crecimiento de pacientes que nacieron prematuros en Los Ángeles

Casos excepcionales de recién nacidos desde las 24 semanas de gestación llenan de orgullo a los neonatólogos y pediatras que integran las Unidades especializadas del Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz”.


 Por Patricio Gallegos

BeFunky-collage-2

Los pequeños pacientes del Servicio de Neonatología del hospital de Los Ángeles tienen, paradójicamente, grandes historias que contar, ambientadas en espacios de lucha, perseverancia, pero por sobre todo amor y vocación. Bebés desde las 24 semanas de gestación, en el límite de la viabilidad fetal, llegan a la incubadora que los protegerá hasta que alcancen edad, peso y condiciones físicas para su alta.

En Chile se estima que 10 de cada 100 niños nace prematuro, es decir antes de las 37 semanas de gestación. De esos diez, uno será prematuro extremo, lo que indica que será dado a luz antes de las 32 semanas de gestación. Por ello, se enfrentan a largas hospitalizaciones y atenciones de salud, destinadas a entregarles una mayor y mejor esperanza de vida.

El proceso muchas veces comienza en la Unidad de Cuidados Críticos Neonatales del Complejo Asistencial angelino, que actualmente y gracias a la última ampliación, cuenta con seis cupos. Posteriormente, y de acuerdo a su avance, ya pueden pasar a la Unidad Intermedia con 12 cupos, y luego a Cuidados Básicos, que tiene ocho cupos. Allí la labor del equipo de salud es fundamental para su progreso, así como también el cariño y la preocupación que pueden transmitir sus padres en las visitas diarias.

La doctora Patricia Parada, una de las neonatólogas de la UPC Infantil, explicó que “ahora tenemos dos horarios de visita diarias, lo más cercano a lo normal, en comparación a como estuvo algunos meses atrás a raíz de la pandemia. El trabajo siempre ha sido en equipo, se mantiene una buena relación con la familia de los pacientes, y se intenta dar el trato más digno posible. Contamos con infraestructura, sala de reuniones, comedor, lactario, casilleros, lo que en condiciones normales funcionaba estupendo”.

AVANCES QUE GRATIFICAN

Cuando “los pacientitos” son dados de alta de su hospitalización, comienza un largo camino de seguimiento, ahora en el Policlínico Pediátrico del Centro de Diagnóstico Terapéutico. Un equipo multidisciplinario, encabezado por un médico y una enfermera, coordina una serie de derivaciones a especialistas, como oftalmólogo, otorrino, kinesiólogo, neurólogo, broncopulmonar, fisiatra, dermatólogo, gastroenterólogo, por mencionar algunos, de acuerdo a los requerimientos de cada menor.

Este seguimiento se mantiene hasta los nueve años de vida, tal como explicó la doctora Paula Beltrán, neonatóloga de la UPC Infantil. “Ese es el encanto de este trabajo, porque uno los ve muy graves, muy pequeños, con muchas dificultades en su primera etapa durante la hospitalización. Luego, en la evolución posterior, durante el seguimiento en el Policlínico, uno va viendo los avances, progresos, y también a veces algunas dificultades que aparecen en el camino. Cuando los damos de alta nos ponemos súper contentos, porque un niño que egresa lo hace bien en su mayoría, y eso es muy bonito”.

Opinión similar entregó la doctora Lorena Barreto, neonatóloga de la UPC Infantil, quien enfatizó en que “da gusto cuando sentimos que el trabajo se ha hecho tan bien, que los bebés salen adelante. Es una gran satisfacción que no tiene precio. La doctora Beltrán nos va retroalimentando con fotos de los pacientes, y como equipo Neo, desde el personal de enfermería hasta el de aseo se involucran y lo sentimos como un logro”.

AGRADECIMIENTO DE LAS FAMILIAS

“Luly” es la paciente símbolo de la UPC Infantil. Nació de 25 semanas de gestación, hoy tiene nueve años de vida, y actualmente es una niña sana y feliz. Su tía Verónica Morales, recuerda que en un principio viajaban todas las semanas desde Negrete hasta el hospital de Los Ángeles, donde “la atención fue y es muy buena, todo el apoyo que le han brindado en todos los aspectos, controles y tratamientos, le han permitido crecer y desarrollarse”.

“Ema”, nació de 24 semanas de gestación, hoy tiene tres años y también pasó por el Complejo Asistencial angelino, tras ser derivada desde Temuco. Estuvo en la UTI, en Cuidados Básicos CAVRR y ahora se controla en el Policlínico del CDT. Cristian Campos, su padre, entregó un mensaje de agradecimiento hacia todo el equipo integrado por enfermeras, TENS y médicos en el área de Neonatología. “No se imaginan lo importante que es para uno como padre, que está con miles de sensaciones, saber que está en buenas manos su hija, o su hijo, y saber que todo va a salir bien”, reflexionó.

Por último, el Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz” está en un constante desarrollo y perfeccionamiento, con el objetivo de brindar una atención oportuna y de calidad a todos los usuarios de la provincia de Biobío y del país, ya que el trabajo en red, permite recibir y enviar usuarios a otros establecimientos públicos.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
17 de noviembredía del prematuroLos Ángeles

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes