lee nuestro papel digital

Noticias

Vecinos denuncian haber quedado encerrados en isla de Santa Bárbara

Terreno conocido como Isla Traiguén es motivo de controversia entre los vecinos y la familia que figura como propietaria.


 Por Juvenal Rivera

Encierro Isla Traiguén de Santa Bárbara (1) (1)

Un puñado de vecinos del Comité Isla Nuestra de Santa Bárbara habría sido encerrado en contra de su voluntad en un sector de Isla Traiguén de la comuna, espacio cuya propiedad y deslindes han estado en el centro de una polémica desde comienzos de este año. Además, Bomberos de Santa Bárbara se habría negado a darles auxilio, pese a reiteradas llamadas.

Los hechos habrían ocurrido el pasado 16 de octubre, cuando cuatro miembros del Comité fueron a la isla para registrar los desvíos de agua que han secado el sector conocido como El Balneario y también para fotografiar rastros de la Piedra del Indio ubicada en la isla. En su viaje pasaron cerca de una casa-habitación (no regularizada) donde vive el cuidador que mantiene el nuevo dueño de la isla, la familia Risopatrón, ocasión en que habrían sido escuchados merodear por el lugar.

Una vez logrados los registros, al regresar desde un sector ubicado tras un portón –sin ningún tipo de señalización– se encontraron con el portón cerrado con cadenas y un grueso candado.

Largo rato esperaron luego de llamar a quienes suponían los rescatarían. Solo la semana pasada Bomberos de Santa Bárbara había respondido a una situación semejante en la isla. Pero la espera resultaría ser en vano.

La primera llamada tuvo lugar alrededor de las 11:55 AM y fue efectuada por Aurelia Salinas, presidenta de la junta de vecinos Claudio Arrau de Santa Bárbara y también dirigenta del Comité Isla Nuestra. “Me dijeron que mandarían un carro enseguida” relata Aurelia Salinas, la primera en llamar al cuartel local.

Unos 45 minutos después llamó otro miembro del Comité. “Acá no ha llamado nadie”, le acotó una voz tras decirle que habían llamado hacía más de media hora. Agregó que al preguntar si había hablado con un bombero, le dijeron “que no era bombero, sino cuartelero”, para luego cortar bruscamente.

Al cabo, los miembros del Comité fueron socorridos por otro integrante de la entidad que acudió al sector y abrió el pesado portón.

Los hechos serán prontamente denunciados a la Superintendencia de Bomberos y la Municipalidad. Hasta el momento no ha sido posible obtener la versión de la familia Risopatrón ni de Bomberos de Santa Bárbara.

Para el Comité Isla Nuestra, la reciente compra y los planes agrícolas de los nuevos dueños están plagados de irregularidades, por lo que están llevando a cabo diversas acciones para aclarar los deslindes y conservar la biodiversidad y el acceso a la isla. Las irregularidades en la ampliación de la isla hecha el año 2003, cuando creció de 80 a 155 hectáreas sin pasar por un tribunal, han sido denunciadas en dos informes internos de la municipalidad.

Se trabaja también en que se restituya y mantenga el pleno acceso a todos los sectores de la isla como lo ha sido por décadas, y se adopten medidas administrativas para proteger el suelo, los cauces y las zonas de humedales.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes