lee nuestra edición impresa

Educación

Escuela mulchenina implementó proyecto para fomentar el inglés en los niños

Se trata de un modelo de aprendizaje que consiste en aplicar el conocimiento teórico en las clases de psicomotricidad.


 Por Camila Celis

WhatsApp Image 2021-10-04 at 12.16.55 (1)

En el contexto sanitario que vive actualmente el país, los estudiantes han sufrido notorias consecuencias en el avance de su aprendizaje debido a la implementación de las clases online. Tras esto, el equipo de docentes de la Escuela Básica Mulchén identificó la urgente necesidad de fomentar el idioma inglés en los niños más pequeños.

El establecimiento decidió implementar un proyecto educacional que consiste en potenciar el aprendizaje del inglés en los alumnos, principalmente los de primeros niveles en educación parvularia.

Los docentes crearon una forma innovadora de enseñanza, ya que los alumnos estaban en sus hogares con clases remotas, por lo tanto, les facilitaron textos para que trabajaran, sin embargo, la idea era motivarlos.

Los docentes de la escuela crearon una metodología innovadora de enseñanza que se adaptara a los estudiantes que están en sus hogares con clases remotas. Además de facilitarles textos con ejercicios y contenidos, crearon un modelo diferente que permite motivar a los alumnos más pequeños.

La idea surgió entre la profesora de Inglés de educación parvularia y la de Educación Física (psicomotricidad) de la escuela, quienes unieron sus clases para hacer talleres complementarios. De esta forma, los contenidos teóricos que aprenden los estudiantes se aplican de manera práctica en las clases de psicomotricidad. 

Al respecto, el director de la Escuela Básica Mulchén, Patricio Rojas, explicó que “la idea es ir mezclando lo que ellos aprenden en inglés con la psicomotricidad, por ejemplo, aprender jugando o ir pasando una serie de obstáculos. La respuesta a esto fue bastante buena. Las profesoras comentaban que los niños hacían sus tareas al día, grababan sus videos y efectivamente aprendían. Con esto nos dimos cuenta de que complementando la parte cognitiva con la física realmente había buenos resultados. Estamos contentos porque es una práctica innovadora y la vamos a mantener en el tiempo”. 

Respecto a la modalidad de estudio en el establecimiento, Rojas agregó que “actualmente estamos con clases híbridas, sin embargo, al tener un completo retorno presencial vamos a continuar con la metodología de mezclar las clases de inglés teóricas con psicomotricidad, lo cual sería mejor porque las dos profesoras estarían en contacto directo con los alumnos. Las docentes se motivaron de tal manera que mientras una estaba en Los Ángeles y la otra en Mulchén, coordinaban sus videos simulando que estaban juntas en tiempo real”.

Según explicó Paula Cares, la profesora de Educación Física de la Escuela Básica Mulchén, mezclar el conocimiento teórico con las clases de psicomotricidad significa un beneficio extra para los alumnos que durante la pandemia no pudieron realizar actividad física.

Indicó que “empezamos a mezclar ambas áreas logrando una metodología innovadora en la que los estudiantes realizan actividad física desarrollando habilidades motrices básicas, expresando sus emociones y sentimientos, y a la vez, adquiriendo vocabulario del idioma inglés”.

En la misma línea, Joselyn Jara, profesora de Inglés de educación parvularia, explicó que “nosotras realizamos cápsulas enseñando los contenidos y de esta forma motivar a los niños. Ambientamos el lugar donde nos grabamos y el personaje que les va a explicar el contenido en inglés. Esa misma cápsula trae la parte de psicomotricidad, y ahí es cuando los motivamos a realizar ejercicios, juegos y bailes, pero relacionados con el contenido que ellos acaban de aprender en Inglés”.

Los apoderados de los niños de educación parvularia valoraron la metodología implementada en la escuela y aseguraron que los alumnos aprenden inglés de una manera más simple y rápida.

Nayareth Peñailillo, apoderada de Daniela, manifestó que su hija “aprendió fácilmente las palabras en inglés, hace ejercicio, y cuando llega el día martes se ilusiona con las clases. Me gusta mucho porque mezclan movimiento con la materia que aprenden, y eso ha sido todo un éxito”.

De la misma forma, Violeta Padilla, quién también es apoderada del establecimiento, expresó que “es una muy buena combinación; ojalá lo hagan para cursos más grandes porque los más pequeños necesitan tener más actividad física. Que unieran las dos asignaturas es maravilloso porque no solo aprenden inglés, sino que también hacen ejercicio, y eso debieran implementarlo en otras materias”. 

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes