lee nuestra edición impresa

Noticias

Los recuerdos que deja el profesor Claudio Maldonado

Su pasión por la música y la enseñanza dejó una huella imborrable en todos sus cercanos.


 Por Nicolás Muñoz

Claudio Maldonado fue profesor de música egresado de la Universidad de Chile quien terminó su carrera en el mundo de la pedagogía como director del Liceo Comercial “Diego Portales Palazuelos” de Los Ángeles, lugar donde dejó gratos recuerdos en todas las personas que tuvieron la oportunidad de compartir con él.

El fallecimiento del docente, ocurrido el pasado el 21 de septiembre, llenó de congoja a su esposa e hijos, a su familia, amigos, colegas y estudiantes.

Pero también causó expresiones de aprecio y cariño por su labor humana y profesional. María Isabel Pérez, profesora de biología del Liceo Bicentenario, fue una de ellas y lo recuerda como alguien carismático y de un excelente trato. “Claudio era muy cercano a los profesores que trabajaban en el liceo, muy afable. Se autodenominaba como un director puertas abiertas, ya que todo el mundo tenía la posibilidad de conversar con él”, expresó.

Además agregó que: “Era una persona afectiva quien jamás tenía una mala actitud. Él luchó para que el clima laboral fuera lo mejor posible, con el objetivo de que nosotros nos sintiéramos apoyados”.

Josefina Sidler, profesora jubilada, quien también trabajó con él en el Liceo Comercial Diego Portales Palazuelos de Los Ángeles lo rememora como: “una persona feliz, que siempre te hacía sentir considerado, aún recuerdo cuando expresó que nuestro equipo de trabajo junto al alumnado éramos un grupo muy excepcional”.

Asimismo, entregó detalles de la personalidad del querido profesor de música. “Los alumnos lo querían mucho debido a que era una persona muy afable. De cariño lo llamaban tío Claudio. Él fue un gran maestro, de una calidad humana incomparable, que intentó sacar lo mejor de cada niño a través de la música”, expresó.

Siempre ligado al mundo musical, Claudio Maldonado fue director del Coro de Profesores de Los Ángeles y fundador de la Orquesta Juvenil de la comuna. En el coro estuvo 17 años, teniendo la oportunidad de compartir con diversos profesores que compartían la misma pasión por la música.

Violeta Arriagada, profesora perteneciente al Coro de Profesores de Los Ángeles, contó que conoció al “maestro Claudio”, como lo conocían en el coro, saliendo de una reunión de apoderados del Liceo de Hombres en el año 1994, mientras “paseaba con su típica parada de manos atrás”.

Dentro de las anécdotas vividas destaca algunos recuerdos imborrables. “Junto al coro debíamos dormir en varios lugares. En uno de ellos, él, como buen líder, se levantó temprano para estar y cumplir con los compromisos del día, pero no sin antes despertarnos a nosotros vociferando ¡Levántense que el agua está rica! ¡Se están perdiendo la ducha de sus vidas! ¡Aprovechen que está calentita! La verdad, es que nunca hubo agua caliente y hacía un frío que dejaba morado, pero con ánimo”, expresó Violeta Arriagada.

Por último, confesó una broma realizada por sus más cercanos. “En una actuación en San Felipe, sus rebeldes amigos lo molestaban y le decían -terminamos la semana y llevas la tremenda roca para la casa-. Al llegar a su casa, se dio cuenta que llevaba piedras en la maleta y en su reluciente chaqueta de cuero”, contó con cariño.

Otra persona que compartió con Claudio Maldonado, gracias al mundo de la enseñanza, fue Lucía Schalchli, educadora de párvulos en la Escuela Thomas Jefferson, quien cuenta que lo conoció en el Liceo Bicentenario de Los Ángeles (Ex liceo de Hombres). “Las personas hablaban muy bien de él, tanto apoderados como colegas lo consideraban una persona conciliadora que se preocupaba mucho de la parte humana”, recalcó.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes