suscríbete al boletín diario

Destacados

El 3 de agosto habrá sentencia en juicio laboral contra de Casa García

La empresa – que pidió su quiebra el año pasado - le adeuda la suma de 315 millones de pesos por concepto de remuneraciones, vacaciones e indemnizaciones por años de servicio, monto que podría aumentar a 450 millones en caso de ser acogida la demanda.


 Por Juvenal Rivera

11,1, Protesta-empleados-Casa-Garcia-863x576

Para el 3 de agosto quedó fijada la fecha en que se dará a conocer la sentencia en el juicio laboral entablado por 42 de los 44 ex trabajadores en contra de la Casa García, tradicional tienda que en septiembre del año pasado inició un proceso de liquidación (quiebra).

En la jornada de este jueves 15 de julio concluyó el juicio al tomarse declaraciones a la última testigo, la contadora de la empresa, cuyas declaraciones serían claves para confirmar la tesis de los demandantes respecto de las varias razones sociales relacionadas entre sí.

Los ex trabajadores de la tienda reclaman el pago de sueldos, vacaciones proporcionales e indemnizaciones por años de servicio, entre otros haberes, que ascienden a los 315 millones de pesos. A lo anterior también se debieran añadir multas, reajustes e intereses que, en el caso de prosperar la denuncia, elevarían el monto a más de 450 millones de pesos.

Al respecto, el abogado Cristopher Maureira, que representa a los demandas, el testimonio de la jornada de este jueves sería fundamental para ratificar que los funcionarios estaban contratados bajo una razón social pero que prestaban labores para las cinco relacionadas.

La idea es confirmar la existencia de una unidad económica que implica que las demás sociedades también son solidarias y responsables con sus compromisos económicos pendientes, en particular, con los ex empleados. Ello implica la búsqueda de dineros, el embargo de bienes y la retención de la devolución de impuestos, entre otras medidas.

En el juicio laboral se está requiriendo a Casa García por despido injustificado, unidad económica y subterfugio laboral y se realiza en paralelo al juicio de liquidación concursal (quiebra), a las querellas y a otras acciones similares.

Maureira recordó que varios de los ex empleados dedicaron más de 40 años de sus vidas a la casa comercial. La gran mayoría ahora está sin trabajo y con escasas posibilidades de encontrar ocupación en el rubro de ventas debido al cierre de locales por la pandemia del coronavirus.

En el caso de obtener un fallo favorable en Los Ángeles, el profesional adelantó que se debe exigir el cumplimiento de la sentencia con la

Entre las principales acciones que están en curso, está la posibilidad de dejar sin efecto la venta de la tienda situada en una de las calles más céntricas de la ciudad de Concepción, la cual fue realizada en diciembre de 2018 y que les reportó ingresos por más de mil 200 millones de pesos a la compañía.

Los trabajadores de Cara García fueron notificados en los primeros días de octubre que la empresa no reabriría sus puertas, confirmando lo ocurrido el mes anterior  ésta pidió al Juzgado de Letras la liquidación (quiebra) voluntaria.

Los abogados aseguraron que la empresa no podía hacerse cargo de deudas por más de 5 mil 300 millones de pesos con proveedores, bancos e impuestos.

Como parte del procedimiento, la liquidadora Bernardita Lavín – designada por el tribunal para llevar a cabo el proceso de quiebra – ordenó el remate de los bienes en la causa. Al cabo, fueron subastados zapatos, prendas de vestir, maniquís, computadores y muebles de oficina, cuya recaudación apenas superó los cuatro millones de pesos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes