suscríbete al boletín diario

Educación

Yumbel: Ex alumnos de liceo donan chips de internet para sus estudiantes

Los jóvenes del liceo “Padre Luis Alberto Saldes” recibieron la donación que viene a resolver un problema ocasionado por la demora en la entrega de recursos al recinto educativo, que tiene la categoría de establecimiento Bicentenario.


 Por Juvenal Rivera

WhatsApp Image 2021-07-07 at 10.51.31

Una loable causa llevó a cabo el centro de ex alumnos del liceo “Padre Luis Alberto Saldes Irarrázabal”, de la comuna de Yumbel, en favor de los estudiantes del propio establecimiento que no contaban con conexión a internet.

Debido al retraso en la asignación de los recursos desde el Departamento de Educación Municipal, sus alumnos no podían tener dicho servicio que es fundamental para la realización de clases a distancia, debido a la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Es que el liceo “Padre Luis Alberto Saldes Irarrázabal” es uno de los recintos que tiene la categoría de Bicentenario, lo que implica mayores asignaciones de recursos para mejorar su calidad.

Sin embargo, según explicó Reinaldo Rozas Silva, miembro del directorio del centro de ex alumnos, “ese dinero no ha llegado porque la municipalidad aún no le saca una cuenta corriente para que el Ministerio de Educación le haga el depósito correspondiente. Desde el año pasado que se está pidiendo a la municipalidad de Yumbel el trámite”.

Esta situación ocasiona que 52 estudiantes, que no tienen los recursos, no cuenten con el servicio de internet para entrar a las clases virtuales.

Por esa razón, el centro de ex alumnos se puso manos a la obra y a través de una campaña realizada entre sus propios asociados, incluso de otros países, además de las colaboraciones obtenidas por las redes sociales, consiguieron ayudar a esos jóvenes.

De hecho, entregaron 38 chips con internet libre para igual cantidad de estudiantes durante tres meses que fueron entregados la semana pasada.

Rozas Silva informó que en la campaña reunió 300 mil pesos. “Si bien es cierto, el aporte de internet libre nos cuesta más de 600 mil pesos por los tres meses para los 20 estudiantes, la diferencia restante del dinero será aportada por el propio Centro de Ex Alumnos”, aseguró.

El directivo se mostró confiado que “la nueva administración municipal de Yumbel corrija y agilice los trámites para que puedan sacar la cuenta corriente del liceo y así el Mineduc haga el depósito. De este modo, los otros 30 alumnos pendientes podrán tener internet”.

Además, Rozas comentó que “estamos viendo si colocamos dinero para pagar el internet y la cuenta de teléfono del liceo, porque hace dos años que el teléfono está cortado. Nosotros estamos dando tres meses para que puedan corregir este error”.

La iniciativa se suma a otras realizadas en los años precedentes, como la donación de todo el cortinaje para las salas, la leña para calefaccionar las clases presenciales, aportes en instrumentos musicales y los soportes de los data para las aulas, lo que se suma a las charlas motivacionales y vocacionales de ex estudiantes.

PADRE LUIS ALBERTO SALDES

Por otro lado, anunciaron que solicitarán una audiencia con el nuevo alcalde, José Sáez Vinet, para pedir su compañía y acudir al Consejo de Monumentos Nacionales, con sede en Santiago.

La intención es pedir que se hagan cargo de la solicitud de declaratoria de Monumento Nacional (en la categoría de Monumento Histórico) de los bienes muebles del Laboratorio Científico del padre Luis Alberto Saldes Irarrázabal, los cuales se encuentran en el mismo liceo.

El expediente con la solicitud de declaratoria fue presentado hace cuatro años, sin que el Concejo hasta la fecha se haya preocupado al respecto.

Luis Saldes Irarrázabal, nacido el 22 de abril de 1933 en Antofagasta, estudió el bachillerato en Biología en la Universidad de Chile, en el año 1953, con el propósito de ser médico. Sin embargo, en 1956, influenciado por los sacerdotes salesianos, ingresó al Seminario de Concepción, siendo ordenado sacerdote seis años más tarde.

Aunque en 1963 fue presbítero en Punta Arenas, la tuberculosis lo obliga a cambiar de clima y elegir a Yumbel para su recuperación. Llegó en el año 1968, como vicario cooperador de la Parroquia San Sebastián.

Además de su vida sacerdotal, tuvo un rol fundamental en la promoción y enseñanzas de las ciencias, formando centros científicos con sus estudiantes y publicando libros sobre biología celular. Falleció el 4 de mayo de 2003 a consecuencia de una lamentable enfermedad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes