suscríbete al boletín diario

Noticias

30 unidades críticas se han reconvertido en sector de pensionados del Hospital de Los Ángeles

Uno de los lugares que funcionaba para pacientes del ámbito privado es ahora un nuevo espacio donde se combate el Covid-19 en la comuna.


 Por Patricio Gallegos

uci-covid-850x400

Dos palabras han sido las que se han vuelto un lema dentro del principal recinto de salud en la provincia de Biobío, “Cambio y adaptación”, lo que actualmente mantiene a un centenar de pacientes internados por cuadros graves de coronavirus, número que ha vuelto a crecer con el fin de la segunda cuarentena.

Por lo mismo, se implementaron una serie de modificaciones tanto en infraestructura como en turnos y equipos clínicos, como ocurrió al interior del Centro de Costos de Pensionado, que hasta antes de la pandemia recibía prácticamente en su totalidad a pacientes privados que escogían el Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz” para una cirugía, parto o tratamiento.

Así lo confirmó la enfermera supervisora del servicio, María Fernanda Hernández, quien explicó que fue a mediados del año pasado cuando aumentó el requerimiento de camas y se presentó la necesidad de apoyar en la atención de pacientes Covid, lo que significó pasar de 23 a 30 camas entre básicas y medias, y además una complejización del perfil del paciente que ingresa, por lo que pasaron de 34 a 46 funcionarios.

Hernández agregó que “tuvimos que dar apoyo a otras unidades, en vista de todos los cambios que han ido surgiendo para dar respuesta a las necesidades de la comunidad”.

Explicó que “hemos desarrollado una adaptabilidad inmensa: hoy nos dicen que somos 50 y 50, mañana nos pueden decir que somos 100% Covid nuevamente, o volvemos a ser una unidad con pacientes “limpios”, o nos tenemos que reconvertir para pediátricos, la verdad ya nada nos sorprende, porque tenemos las competencias. Contamos con las herramientas, conocimientos y el compromiso de todo el equipo para brindar una atención segura y de calidad para nuestros usuarios”.

Dentro del recinto de salud indicaron que el cambio también ha sido para los pacientes, que asocian el término “pensionado” con un costo en dinero, “Cuando llegan y les dicen que vienen trasladados acá, piensan que van a tener que pagar, nos dicen: ‘no, yo no me puedo quedar allá, no puedo pagar’. Y ahí se les explica que nosotros damos una atención independiente de su previsión de salud a todos los usuarios, ya que somos una extensión de las distintas unidades de hospitalizados. A ellos les gusta la atención que se les brinda acá, como también nuestras instalaciones”.

FLEXIBILIDAD Y RECONVERSIÓN

El director del Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz”, Brian Romero, destacó que Pensionado ha sido uno de los servicios que ha tenido una mayor flexibilidad a lo largo de esta pandemia. Recordó que, habitualmente, era un área de pacientes privados que querían atenderse en el recinto, por lo que el tipo de infraestructura es distinta.

Sin embargo, “dada la necesidad de camas al interior del hospital, este ha sido uno de los equipos que ha debido reconvertirse de manera significativa; pasamos de intervenir la infraestructura para aumentar la disponibilidad de camas en ese lugar, pero por sobre todo, también cambiar la forma y el tipo de pacientes que estos equipos atienden; en ese sentido, Pensionado presentaba una flexibilidad muy destacable, con un compromiso de trabajo que podemos agradecer y resaltar”.

De hecho, dependiendo de cómo se presente la situación respecto a la disponibilidad de camas y la demanda, “han tenido que convertirse y reconvertirse en más de una ocasión en este período de tiempo, lo que le agrega un componente especial, ya que están en permanente cambio; esa ha sido una labor destacable, los equipos han estado siempre disponibles”, recalcó.

CUIDADOS HUMANIZADOS

Cabe mencionar que además del desafío profesional que implican para los funcionarios estas modificaciones, y considerando que en ocasiones reciben pacientes que solo van a completar su ciclo vital, han tenido que prepararse psicológicamente para enfrentar la pandemia y sus consecuencias.

Ante esto, Romero explicó que “ha sido una experiencia fuerte para el equipo, pero hemos procurado dar un cuidado humanizado, tratando de ser flexibles con las familias porque nos ponemos en el lugar de ellos pensando que puede ser un familiar nuestro, y que no queremos que parta solo, que parta sufriendo, que esté tranquila la familia, confiada en que la atención que les estamos dando es la mejor”.

Hay que mencionar que aún no existe claridad con respecto al regreso del Centro de Costos a su normalidad, lo que será comunicado oportunamente a la comunidad de la provincia de Biobío.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes