suscríbete al boletín diario

Noticias

Edgardo Leal: “Todos los atletas en este país deberían tener la posibilidad de entrenar con apoyo del Estado”

El levantador que ostenta títulos mundiales de Powerlifting además de un acérrimo reconocimiento nacional, mira de forma crítica el actual escenario deportivo en nuestro país.


 Por Juan Villalobos

18

Durante años el Powerlifting ha sido un deporte que ha crecido a pasos agigantados en nuestro país, la provincia de Biobío no se ha quedado ajena a esta realidad de la mano de exponentes como el club Vikingos, quienes encabezados por su líder Edgardo Leal han logrado grandes reconocimientos.

Este atleta destaca como campeón nacional en la categoría peso pesado desde el año 2012 hasta la fecha, también ha sido campeón sudamericano y ha obtenido medallas de oro con sólidas participaciones en campeonatos de carácter panamericano.

Siguiendo la línea de su ostentosa carrera uno de sus puntos más álgidos fue consagrarse como campeón mundial en la categoría press de banca, ejercicio de empujón horizontal en el que se trabajan principalmente la musculatura del pectoral.

Tiempos de gloria indiscutida que se vieron abatidos por la llegada de la pandemia a nuestro país, situación que indujo al cierre de los gimnasios y que dificultó de gran manera la práctica de disciplinas en recinto cerrados como lo es el powerlifting.

“Para todos los deportes ha sido muy complicado este proceso, nosotros en el powerlifting debimos suspender el año deportivo, nos estábamos preparando para varios campeonatos y eventos nacionales e internacionales, lamentablemente todo quedó paralizado. Nuestro club ha seguido activo mediante el uso de redes sociales, estamos muy unidos y atentos a lo que dicte la federación este 2021. He seguido asesorando y entrenando a quienes tienen implementos en sus casas enviándoles sus rutinas respectivas” relató Edgardo Leal respecto a la dura realidad que enfrenta el deporte este año.

NUEVO ENFOQUE

El habitual ritmo de entrenamiento del levantador mundialista y su excelente nivel deportivo se ha visto afectado por la pandemia y la crisis económica que ha traído consigo. Ya que el levantador debió dejar de lado su entrenamiento en el gimnasio debido a las restricciones sanitarias y también un segundo empleo como guardia en un local nocturno, situación que lo obligó a restringir su enfoque competitivo por más de seis meses y buscar una nueva fuente de ingresos económicos.

En búsqueda de apoyo familiar, Edgardo regresó a su ciudad de origen Concepción, donde inició un emprendimiento dedicado a la charcutería artesanal, donde logró conseguir estabilidad después de tiempos muy complicados.

Actualmente el campeón mundial se encuentra acercando paulatinamente el trabajo con pesas, con miras a retomar su reconocido nivel y pelear un nuevo título mundial.

“Tuve que partir de Los Ángeles, solo tengo palabras de cariño y afecto para la ciudad que me recibió. Sin embargo, la situación del trabajo se hizo insostenible, el gimnasio donde trabajo cerró, al igual que el pub donde hacía turnos de guardia. No tenía dónde entrenar tampoco, por lo que tuve que regresar a Concepción con mis padres. Acá los primeros meses tampoco tuve mucho qué hacer, sin embargo retomé una afición de muchos años que es la cocina. Ahí vi un emprendimiento para reinventarme, así, me armé de valor y monté un taller de charcutería –de embutidos-, montando este emprendimiento estuve alrededor de seis meses, donde no pude entrenar”, relata con emoción el destacado atleta.

PROYECCIÓN

Relativo a su nuevo enfoque en el ámbito competitivo leal explicó que ha revisado todos los récord de la federaciones en la zona y que se ha trazado como el objetivo de seguir compitiendo en la categorías abiertas, dando especial énfasis en la serie Master “donde planea batir un nuevo registro mundial en la categoría de sentadillas la cual es por lejos su mejor especialidad.

“En este contexto, el powerlifting, trata más de vencerse a uno mismo que vencer al resto, todo se puede lograr con ganas, corazón y sobre todo siendo constante. Muchas veces es frustrante buscar apoyo, pedir auspicios y ver que nadie te responde, esto desilusiona mucho más que fallar en un entrenamiento. Todos los atletas en este país deberían tener la posibilidad de entrenar, con lo más básico, que el Estado te apoye con un entrenador o un lugar que es lo mínimo.

Yo lograré todo lo que pueda dentro de mi alcance, si tengo que pagarme un pasaje trabajaré para hacerlo, ya prácticamente renuncié a andar rogando por alguna ayuda”, finalizó el destacado levantador.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes