suscríbete al boletín diario

Noticias

Cuatro mujeres han fallecido a consecuencia del cáncer cervicouterino en la provincia de Biobío este 2021

En el día internacional de la prevención de esta enfermedad, Matronas del Complejo Asistencial Angelino llamaron a las mujeres a realizarse a tiempo el Papanicolau


 Por Patricio Gallegos

WhatsApp-Image-2021-03-26-at-10.36.21

El cáncer de cuello uterino es la segunda causa de muerte en mujeres de 20 a 44 años a nivel nacional. Según cifras del Ministerio de Salud, el 30% de quienes tienen menos de 30 años de edad son portadoras del Virus Papiloma Humano (HPV), principal responsable de esta enfermedad.

De ahí, la importancia de mantener los controles ginecológicos al día, ya que, de acuerdo a las indicaciones médicas, se establece una periodicidad de tres años para realizar el examen Papanicolau en mujeres que hayan iniciado su vida sexual y se encuentren sanas, frecuencia que cambia cuando existe sospecha.

Jessica Acuña, administradora de los cuidados de matronería de CAVRR, explicó que este es uno de los cáncer de la mujer que tiene mejor pronóstico si se diagnostica oportunamente, y enfatizó que el ´Pap´ es “un examen simple, que lo realizan las matronas en la atención primaria, y que nos puede determinar claramente en la situación en que se encuentra cada paciente, si hay algún cáncer incipiente, o alguna anomalía en sus células del cuello uterino, que puede ser derivado oportunamente a un nivel secundario donde va a tener muy buen pronóstico”.

En los últimos dos años han ingresado 537 mujeres a la unidad de patología cervical del recinto hospitalario por alteración de su Papanicolau, de los cuales en 60 se diagnosticó un cáncer cervicouterino y el resto fueron lesiones pre invasoras de la enfermedad. En lo que va del 2021 han fallecido cuatro mujeres por esta causa.

Claudia Abarca, matrona supervisora de la Atención Ambulatoria de la Mujer del Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz” sostuvo que la pandemia no ha sido impedimento para la atención de pacientes. “Hemos tenido una atención continua, no hemos dejado de atender a ninguna de las pacientes derivadas, hemos incluso tenido contacto directo con las matronas de la atención primaria, para que en muchas oportunidades realicen las derivaciones por alguna sospecha en el examen físico que ellas hacen, más que esperando un Papanicolau”.

Y agregó que “para nosotros es muy satisfactorio en muchas oportunidades, ya que llegan mujeres derivadas con algún grado de esta enfermedad, y salen de la unidad de patología cervical mejoradas, de alta. Que quede claro que este examen que, si bien tiene algún grado de incomodidad, puede quedar en el olvido, una patología que fue en algún momento algo preocupante y que tiene una mejoría, es uno de los pocos cánceres que podemos decir se atendió a tiempo y se mejoró”.

Con respecto a la edad promedio de las mujeres que lo padecen, entre 25 y 64 años es el foco de la primera atención, sin embargo, en la actualidad se ha visto que la incidencia en jóvenes ha ido aumentando, con etapas muy avanzadas, de ahí la importancia del diagnóstico precoz.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes