suscríbete al boletín diario

Noticias

Cómo se escapó del cuartel de Carabineros el sospecho de asesinato

Sin embargo, después de escapar, el hombre fue arrestado en la casa de un familiar, lugar hasta donde buscó refugio poco después de escaparse de la guardia de la policía uniformada.


 Por Juvenal Rivera

Fugado del cuartel

Hay fugas y fugas. Están los varios intentos de escape desde el Centro de Detención Preventiva de Los Ángeles cuando los reclusos trepaban por sus muros en búsqueda de la calle para tener la ansiada libertad.

En la memoria está uno de los más singulares, sucedido a mediados de los ’90, cuyo protagonista fue un creativo reo. Era habitual que algunos reclusos elaboraran muebles a pedido, como una forma de obtener una ganancia adicional en el tiempo de privación de libertad. Sucedió que hubo un comprador que adquirió unos muebles de cocina, los fue a buscar, los cargó en una camioneta y salió con ellos desde el recinto penitenciario.

Llevaba unas cuantas cuadras de recorrido por las calles de la ciudad cuando, en una detención por el semáforo, observó que una de las puertas del mueble se abrió y un hombre salió corriendo en dirección desconocida.

Sin embargo, lo ocurrido en las dependencias de la Primera Comisaría de Los Ángeles es de lo más novedoso que se ha visto en los últimos años.

Un hombre de 28 años salió caminando tranquilamente después de pasar la noche en los calabozos de la Primera Comisaría de Carabineros, pese a tener a cuestas una orden de detención como sospechoso de un asesinato.

En la mañana del martes, a la hora del cambio de turno, se realiza el traslado de los detenidos a tribunales y se libera a aquellos apresados por infracciones de menor cuantía.

Según las versiones, el hombre – alias el Pirú – se memorizó los datos de otro detenido (nombre y RUT) que había sido apresado durante la madrugada al ser sorprendido infringiendo el toque de queda.

Así, cuando lo sacaron desde el calabozo de la unidad, el sospechoso no dio a conocer su identidad, sino que entregó los antecedentes completos de la otra persona, razón por la que fue dejado en libertad.

Cuando los funcionarios de la guardia se percataron que el Pirú había usado otra identidad, él ya estaba lejos para ser apresado.

RECAPTURA

El Pirú es sindicado como el autor del balazo que costó la vida de Sady Quintana García, en un incidente ocurrido el 21 de abril del año pasado en la población O’Higgins. La balacera se habría debido a pleitos anteriores que desencadenaron una violenta discusión verbal que terminó cuando el hombre sacó una pistola y disparó en el pecho.

Este hombre había sido buscado durante varios meses por efectivos de la Sección de Investigaciones Policiales (SIP) de Carabineros hasta que, finalmente, lograron apresarlo.

Después de escapar de la unidad de Carabineros, su recaptura se produjo horas más tarde, según afirmó Néstor del Valle, jefe de la Brigada de Homicidios (BH) de la Policía de Investigaciones de Los Ángeles.

De acuerdo a sus palabras, el sospechoso habría sido apresado en el departamento de una hermana en la calle Galvarino hasta donde buscó refugio poco después de escaparse de la guardia de la policía uniformada.

FORMALIZACIÓN

Durante la jornada de este miércoles, el hombre fue llevado al Tribunal de Garantía angelino para ser formalizado por el delito de homicidio. También se le imputaron los cargos de hurto simple ya que también tenía una orden de captura pendiente por ese delito al momento de su detención.

Al término de la audiencia, la magistrada Cherie Palomera Astroza decretó la prisión preventiva como autor del delito consumado de homicidio y ordenó su ingreso al Centro de Cumplimiento Penitenciario Biobío por considerar que existe un inminente peligro de fuga. También agendó audiencia de discusión de la caución (fianza) para el próximo miércoles 17 de marzo y fijó en dos meses el plazo de investigación.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes