suscríbete al boletín diario

Noticias

Biobenses cuentan lo que harán con el nuevo retiro del 10% de los fondos de pensiones

A fines de julio, en las páginas del diario La Tribuna contamos lo que un grupo de personas pensaba realizar con el 10% de sus ahorros previsionales. A raíz de que nuevamente se dio una nueva opción para sacar esos dineros, volvimos a hablar con esas personas para conocer lo que harán ahora frente a esta nueva posibilidad de retirar sus dineros.


 Por Juvenal Rivera

Foto 1 retiro

A fines de julio, cuando se iniciaron los primeros retiros del 10% de los fondos previsionales, contactamos a un grupo de personas para que nos dijeran qué harían con ese dinero.

Conocimos historias de quienes esperaban hacer realizar el sueño de la casa propia porque, por fin, tendrían para el pie. Otros se pondrían al día con las deudas de arriendo o casas comerciales, muchos saldarían las cuentas por pagar de tratamientos médicos.

En algunos casos, simplemente se compraría mercadería para capear los tiempos de escasez o, en último término, lo guardaría en una cuenta de ahorro para épocas de verdadera necesidad.

Y lo que parecía ser una ocasión única, ahora se volvió a repetir al permitirse un nuevo retiro del 10% de los recursos empozados en las cuentas de capitalización individual de las administradoras de fondos de pensiones.

De hecho, desde este jueves que el trámite se puede realizar en la respectiva AFP. De acuerdo a las primeras cifras, en la primera jornada ya un tercio de las personas que tiene fondos para hacer su retiro, lo había llevado a cabo y ahora sólo espera la confirmación para recibir su dinero.

A raíz de que nuevamente se dio una nueva opción para sacar esos dineros, volvimos a contactar con algunas de personas con quienes hablamos a fines de julio para conocer lo que harán ahora frente a esta nueva posibilidad de retirar.

SALUD

Uno de ellos es Roberto Burgos. Su vida cambió de golpe hace un par de años cuando lo que era una molestia en el ojo, en definitiva era un tumor cerebral.

A sus 37 años, no tuvo más alternativa que entregarse a las manos de un equipo médico para extirpar esa masa extraña alojada en esa parte de su cerebro. Ciertamente que esa circunstancia se tradujo en una mejora pero también en cuentas médicas por pagar.

Y eso hizo. Se puso al día con lo adeudado. También aprovechó la ocasión para comprarse lentes para él, no por vanidad sino porque quedó con una dificultad para ver debido al tumor. Lo propio hizo con una de sus hijas mientras que su esposa tuvo dinero suficiente para una intervención quirúrgica, la cual había sido postergada por lo que a él le sucedía.

Ahora, ya como pensionado por invalidez, también puede retirar ese dinero nuevamente. ¿En qué lo usará? Él mismo lo explica: “está enfocado enteramente para la educación universitaria de mi hija mayor”. También, si le alcanza, hará algunos arreglos en su hogar.

De paso, bromea con la compra de televisores LED, afirmando que “no, no lo haré. Además, por mi problema a la vista, no saco nada con tener un LED más grande. La mayoría de las personas que he conocido usaron ese dinero para salud”.

TRATAMIENTO PARA EL PADRE

Álvaro Garrido vive en Yumbel y desde la comuna santuario ha debido estar más atento que nunca de su padre, que reside en la ciudad de Rancagua, luego que le diagnosticaran un cáncer de páncreas. En ese momento, la expectativa de vida de sólo tres meses que se podía extender a costa de un oneroso tratamiento de resultado incierto.

Así que todo lo que recibió esa primera vez fue para costear el tratamiento de esta enfermedad catastrófica.

Lo que hará ahora será exactamente lo mismo pero pensando en el procedimiento médico para el año que se avecina. “El dinero del segundo retiro será para lo mismo. Más el aporte de la Municipalidad de Rancagua, se puede cubrir la segunda terapia con lo que se salva la atención para la enfermedad de mi padre”.

Ahora, si sobrara algo, Álvaro asegura que “lo destinaré a mí pero no sé en qué gasto, exactamente”.

LA CASA PROPIA

Jeanette Rivera tenía toda la ilusión de que el dinero del primer retiro le sirviera para el pie de la casa propia. Toda su vida ha tenido que arrendar y con eso tenía el propósito de hacer realidad un anhelo postergado por demasiado tiempo.

Sin embargo, no fue posible. De acuerdo a sus palabras, quedó fuera de las postulaciones debido a que tiene un puntaje muy alto en su registro social de hogares.

Por eso, que ahora espera que el segundo retiro le permita tener el monto de dinero que se solicita para calificar en la postulación. Eso sí, también hace presente que una parte de esos recursos los destinará a su subsistencia porque está sin pega desde agosto cuando dejó de prestar funciones en una empresa conservera.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes