suscríbete al boletín diario

Montañista chileno Juan Pablo Mohr: “La cara norte del volcán Sierra Velluda está prácticamente inexplorada y tiene un enorme potencial”

En su recorrido por el sur de Chile y tras recorrer el cordón volcánico de Antuco y Sierra Velluda, el deportista concluye que “queremos mejorar la cultura de montaña para que no se repitan tragedias como la que se vivió hace 15 años en este sector” cuando perdieron la vida 45 soldados.


 Por Patricio Gallegos

WhatsApp-Image-2020-12-08-at-19.38.28

“El Sierra Velluda por la cara norte nos tocó muy desafiante, al final tiene un canalón que lleva a la cumbre que estaba con malas condiciones, escalada mixta (hielo y roca), que hizo más desafiante llegar a la cumbre. La bajada en esquí estuvo con nieve muy buena, por lo que la gente que pueda subir disfrutará de un buen descenso”, explica Juan Pablo Mohr, arquitecto y montañista profesional chileno, quien conquistó las cumbres del Everest (8.849 msnm), el Lhotse (8.516 msnm), el Annapurna (8.091 msnm), el Manaslu (8.163 msnm) y el Dhaulagiri (8.167 msnm) sin oxígeno suplementario el año 2019.

El montañista, que cuenta con un Récord Guinness por ser el primer deportista en realizar el ascenso a la cumbre del Lhotse (8.516 msnm), para luego hacer el Everest (8.848 msnm) en menos de una semana, sin tener que volver al campamento base, sin ayuda de sherpas y sin oxígeno; busca potenciar la cultura del montañismo a través del “Desafío Los 16 de Chile” apoyado por Empresas CMPC y North Face.

Este proyecto intenta acercar la montaña a la gente mediante la exploración y ascensión a las cumbres más altas de las 16 regiones del país, descubriendo nuevas rutas, conversando con los lugareños e identificando las necesidades de infraestructura que se requieren para fomentar el turismo en la zona.

“Esta es una idea que vengo trabajando hace varios años. Siempre quise relacionar la arquitectura con la montaña. Al crear la fundación DeporteLibre el objetivo principal era traer la montaña a la ciudad y a la gente de la ciudad a la montaña”, afirma Juan Pablo Mohr.

EN BIOBÍO

En sus travesías por el sur de Chile, uno de los paraderos fue hacer cumbre en el volcán Sierra Velluda, localizado al suroeste del volcán Antuco en la región del Biobío. Mientras el primero alcanza una elevación de 3.585 metros por sobre el nivel del mar, Antuco tiene 2.979 metros.

“Queremos mejorar la cultura de montaña para que no se repitan tragedias como la que se vivió hace 15 años en este sector”, confirma Mohr, refiriéndose a la segunda mayor catástrofe del Ejército chileno en tiempos de paz, cuando 45 soldados perdieron la vida tras enfrentar una tormenta de viento blanco en las cercanías del volcán Antuco.

En cuanto al cordón volcánico Sierra Velluda-Antuco se trata de una zona muy conocida en el sector de Laja, Saltos del Laja y Laguna del Laja que tiene un enorme potencial turístico gracias al Parque Nacional Laguna del Laja y los diversos senderos que bordean la base del estratovolcán Sierra Velluda, considerado un gran anfiteatro natural.

“La subida la hicimos por la cara normal del cerro y llegamos a un punto intermedio entre el volcán Antuco y la Sierra Velluda por el sur. Creemos que es un punto estratégico porque alojando ahí se puede salir a muchas rutas que podrían explorarse. La cara norte está prácticamente inexplorada y tiene un enorme potencial, por lo cual establecer un refugio entre el Antuco y Sierra Velluda sería excelente”, explica el experimentado montañista nacional.

Así, buscando crear nuevos senderos y rutas de exploración, además de la construcción de refugios de estándar internacional, Juan Pablo Mohr y su equipo buscan también generar contacto con lugareños de la zona que estén dispuestos a cooperar en la administración de estos lugares.

“Nuestro contacto en el Sierra Velluda es Francisco Pino, deportista y compañero en distintos proyectos. Él conoce mucho este lugar y ya se ha mostrado dispuesto a cooperar con nosotros en lo que necesitemos, lo cual nos llena de optimismo para hacer un trabajo positivo por el montañismo, el deporte, el turismo y las comunidades cercanas”, confirma el galardonado montañista chileno. 

“Me alegro demasiado y apoyo a Juan Pablo en lo que sea porque conozco toda esta zona. Todo lo que pueda aportar en este proyecto, que es muy bueno y tentador, voy a estar ahí. Para mí es un privilegio realizar rutas con él para poder darle un empuje a la cultura de un deporte que necesita ser potenciado en Chile”, explica Francisco Pino, socio de Mohr en esta ruta.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes