suscríbete al boletín diario

Noticias

Más de 300 personas son controladas en la provincia de Biobío por ser portadoras del VIH

Ayer se conmemoró el día mundial del VIH y la jefa del Servicio de Infecciones de Transmisión Sexual y VIH del recinto hospitalario de Los Ángeles, llamó a derribar los mitos en torno a la enfermedad.


 Por Patricio Gallegos

Foto de apoyo VIH

La pandemia del Covid-19 obligó a todo el sistema de salud chileno a concentrar sus energías en responder al virus, implementar estrategias que implican restringir la movilidad, adoptar medidas como el uso de mascarillas, mantener una distancia física y realizar prácticas de higienización personal y de espacios.

Este esfuerzo, con un gran impacto en el personal de salud, trajo consigo una postergación de la atención de otras patologías, incluido el VIH. Sin ir más lejos, la oferta de Test de VIH sufrió una disminución drástica en algunas entidades comunitarias.

La jefa del Servicio de Infecciones de Transmisión Sexual y VIH del Complejo Asistencial, matrona Catalina Otárola, en conversación con el programa Conexión San Cristóbal que conduce la periodista Verónica Tapia, señaló que “este año ha sido muy difícil adaptarse a las nuevas circunstancias que tenemos sobre todo el tema de promoción y prevención de la salud sexual, ya que son pocas las opciones que tenemos de hacer campaña, como lo veníamos haciendo años anteriores. Lo único que estamos haciendo son publicaciones a través de las redes sociales, debido a la crisis sanitaria que está viviendo el país”.

En el tema de las personas que ya tienen el virus en su cuerpo, la profesional informó que “nos hemos estado centrando en que primero nuestros pacientes se queden en sus casas, y segundo que no les falten los medicamentos, que tengan sus controles médicos. Por lo mismo, debemos decir que hemos llevado una buena planificación en que cada persona que es portadora del VIH mantenga sus tratamientos, sobre todo cuando vivimos una pandemia que para ellos puede ser muy difícil y en ocasiones acabar con su vida”.

De acuerdo a la realidad en la provincia de Biobío, la matrona manifestó que “el rango etario de las personas que atendemos en el hospital de Los Ángeles, la mayor parte de los pacientes que ingresan a controles diagnosticados con VIH son entre los 20 y los 45 años aproximadamente, ya que es muy similar a lo que se vive a nivel nacional e internacional”.

Otárola explicó que estas generaciones son las más identificadas: “una de ellas, es porque acceden más fácil al examen, consultan más en los distintos servicios de Salud y también hay que pensar que hay una diferencia entre el periodo que el paciente se contagia y en caso que da positivo al examen, debido a que los pacientes de fueron informados que eran portadores del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y puede que haya sido mucho antes”.

En el mismo tema, la jefa del ITS del hospital de Los Ángeles fue enfática en señalar que “todos deberíamos comenzar con la educación sexual en la infancia, pero nos damos cuenta que aún hay muchas barreras que limitan que los niños y jóvenes tengan las herramientas para enfrentar una vida sexual activa”.

“Afortunadamente hoy el sistema de Salud cuenta con test rápidos para detectar el virus, donde un paciente en 20 minutos puede obtener un resultado. Siempre es importante recordar que para los exámenes para VIH, ya sea venoso o uno rápido, tienen un periodo de ventana, mínimo un mes, por lo tanto un paciente que sospecha que es portador o que estuvo en riesgo hace poco tiempo, debe tener en cuenta que tiene que hacerse el examen un mes después del evento”, sostuvo la matrona.

La experta en salud agregó que “en la provincia de Biobío se atienden a cerca de 330 personas que son portadoras del virus, pero hay que dejar claro que los pacientes que atendemos no tienen territorialidad debido a la confidencialidad de su diagnóstico, se pueden atender en cualquier recinto de Salud, no siendo este el de su residencia habitual, nosotros atendemos a jóvenes y adultos de Santiago o del sur”.    

A su vez, hizo un llamado a derribar los mitos que existen de la enfermedad: “hay que dejar de lado lo que habla la gente o lo que se ha venido indicando por muchos años, hay dejar de creer que la infección es más propensa a una orientación sexual, sino que existen prácticas sexuales que son más riesgosas que otras, como por ejemplo, el sexo anal es más propenso que el sexo vaginal y tiene que ver con un tema biológico, debido a que entre más roce existe mayor posibilidad de contagiarse de una enfermedad de trasmisión sexual”.

PANDEMIA POR COVID-19

Otárola informó que en este último tiempo y sobre todo en los meses de la crisis sanitaria, “hemos tenido varios ingresos de traslado de pacientes, ya que algunos trabajaban en otra ciudad y por la pandemia quedaron sin su fuente laboral y debieron comenzar a ser atendidos en el hospital de Los Ángeles”.

En lo que va del año, han ingresado 65 nuevos pacientes de los cuales 25 de ellos son por traslado, debido a que han tenido que radicarse por diferentes motivos esta ciudad.

Por último, la profesional agregó que en Chile, actualmente la Ley 19.779 resguarda los derechos de las personas respecto a la prevención, diagnóstico, control y tratamiento del VIH/SIDA, asimismo cautela el libre e igualitario ejercicio de los derechos de las personas que viven con VIH, impidiendo las discriminaciones para su acceso a educación, trabajo y salud.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes