suscríbete al boletín diario

Noticias

Comerciantes piden que se les permita habilitar los probadores de ropa para incrementar sus ventas

Vecinos de Los Ángeles reclaman porque los clientes les devuelven los productos, ya que compran ropa que no se puede probar por indicaciones sanitarias, medida que, argumentan, les está perjudicando y mermando las ventas.


 Por La Tribuna

11.1

Marisel Venegas

[email protected]

El sector comercio ha sido una de los más afectados por el distanciamiento social que ha imperado estos meses, cuando Chile comenzó a ser víctima de los contagios del coronavirus. Tanto ha sido el daño en materia económica, que muchos locales emblemáticos de distintas partes del país han tenido que cerrar, darse a la quiebra o suspender los contratos de sus trabajadores, situación que hace pender de un hilo a los emprendedores que, a pesar de las dificultades para comercializar, se siguen manteniendo en pie.

En la provincia de Biobío, los distintos gremios productivos han mostrado su descontento en muchas ocasiones hacia los apoyos que han recibido durante esta crisis provocada por la pandemia, ya que han admitido negativas de los bancos o, derechamente, han asegurado que el apoyo del plan del Gobierno ha sido ineficaz para lograr un repunte en la economía.

Cuando se logró aprobar el retiro del 10% de los fondos de las Aseguradoras de Fondos de Pensiones, el comerció se reactivó, según confirmó la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo A.G de la capital provincial, pero luego de eso se ha visto una merma importante en las compras, que ha sido atestiguada por los dueños de tiendas y sus trabajadores.

LOS TESTIMONIOS

Silvana Contreras tiene una boutique en una conocida galería del centro de Los Ángeles, donde vende ropa de mujer y accesorios. Esta emprendedora relató a La Tribuna que montó este negocio con mucho esfuerzo, por lo que todo lo que se ha perdido en ventas durante la pandemia, no lo ha podido recuperar. “Desde que comenzó la pandemia, nosotros cerramos para protegernos y cuidar a nuestras clientas, después de a poco comenzamos a reabrir, pero no es lo mismo, la gente no quiere comprar porque no se pueden probar las prendas”.

La angelina narró que es complejo vender un pantalón, una chaqueta, o una blusa, ya que las clientas quieren ver si les acomoda la tela, la talla, etcétera, pero como desde la autoridad de salud les prohíben tener los probadores habilitados, es muy complejo convencer a una clienta de que pueda llevar el producto sin saber cómo le queda.

“Si seguimos así, con tanta prohibición, nos vamos a ir a pique. A mí me compran cosas y luego me las devuelven porque no las pueden cambiar porque en ocasiones hay escasez de tallas, ahora todo se demora el doble, entonces no sabemos cómo vamos a sostenernos. Queremos abrir los probadores con los resguardos, por supuesto, pero abrirlos”.

Verónica Poblete es otra angelina que trabaja en el comercio de ropa. Ella es vendedora de una tienda de ropa usada en Los Ángeles y sostiene que las ventas han bajado mucho, y que los clientes reclaman porque no se puede cambiar la ropa que llevan, al ser de segunda mano.

“Imagínese lo difícil que es vender ahora, si nadie se prueba los productos por indicación de las autoridades de salud. Sabemos que nos están cuidando, pero de todas formar consideramos que si nos permitieran abrir uno o dos probadores, sería distinta la situación”.

La mujer apela a que las autoridades puedan flexibilizar algunas medidas, porque además en la ropa usada no se pueden cambiar las prendas, y las tallas son distintas, porque las europeas y americanas tienen una anatomía diferente a las chilenas, por ende, probarse un producto es fundamental a la hora de venderlo.

“Nos da miedo que terminemos quedando sin trabajo porque las ventas están malas, entonces nuestros jefes pueden quebrar y vamos a seguir sumando números al desempleo de la comuna. Por eso pedimos que se converse del tema y se puedan suavizar las medidas en torno a probarse las prendas”, precisó la trabajadora.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes