suscríbete al boletín diario

Noticias

Hotel Four Points logra sello internacional que certifica buenas prácticas y estándares sanitarios

El principal recinto hotelero de la provincia de Biobío, que es usado en la actualidad como residencia sanitaria para los pacientes con Covid-19 o sospechosos de haber contraído la enfermedad, corroboró que cumple con las exigencias.


 Por La Tribuna

Hotel Four Points

No han sido tiempos fáciles para el rubro hotelero. La pandemia del coronavirus golpeó con dureza a esta actividad debido a la fuerte merma en la cantidad de viajeros, lo que se suma a obligación de echar a andar exigentes protocolos sanitarios para evitar el riesgo de contagio.

Muchos cerraron sus puertas por tiempo indefinido. Otros operaron pero solo en una parte de su capacidad.

Uno de los recintos más emblemáticos del rubro es el Hotel Four Points by Sheraton Los Ángeles y, como muchos similares, debió cesar sus operaciones. Y así lo hizo desde el 1 de abril y por tres meses.

“En esos tres meses hubo cero venta y financieramente, eso se volvió crítico. Ninguna empresa puede subsistir sin ingresos y más aún cuando hay niveles de gastos que generaban una pérdida acumulada”, explica Mario Sotillo, gerente general del establecimiento hotelero.

Pese a lo anterior, de todas formar tenían claro que el recinto debía volver a abrir sus puertas en algún momento. Y debían estar preparados. Por eso, “en ese lapso revisamos cuáles eran las tendencias para las posibles reaperturas porque en algún momento teníamos que abrir. Es así que en los últimos meses – mayo y junio – el hotel internamente estuvo en toda esa planificación para retomar la actividad en julio”.

Y mientras se analizaba esa alternativa, se originó la opción con la Seremi de Salud para que el establecimiento operara como residencia sanitaria que “evaluó las condiciones de ese momento en el hotel en materia de protocolos de bioseguridad y cumplíamos completamente los requisitos, lo que se implementaron pensando en la reapertura de huéspedes”.

Según Sotillo, “para las empresas de turismo, las residencias sanitarias fueron un salvavidas. Esta política de gobierno, que no existe en otros países, no solo ha ayudado a evitar los niveles de contagio sino que, indirectamente, ha sido un salvavidas para las empresas de turismo. Esto ha sido para nosotros muy bueno y no ha permitido reactivar la operaciones después de tres meses de estar cerrados”.

De lo contrario, “habríamos estado cerrados o abiertos pero con menor ocupación que la que tenemos actualmente y, como concepto de negocio, posiblemente no habría sido viable”.

CERTIFICACIÓN

Sin perjuicio de lo que ha sido el funcionamiento del hotel como residencia sanitaria, la compañía GHL Hoteles siguió trabajando con “la premisa de abrir hoteles seguros en toda la cadena como un valor diferenciador”, dijo Sotillo.

“Entendiendo eso, implementamos todo con un nivel de capacitación riguroso con el personal, con todos los nuevos procedimientos y tareas con los que se ha re-escrito la hotelería producto de esta crisis”.

En términos prácticos, eso se tradujo en la puesta en marcha de nuevos procedimientos “que son una secuencia de tareas en materia de salubridad, limpieza y sanitización”.

“Lo primero fue la puesta en marcha de nuevas políticas con el personal que se capacitó en las distintas tareas y áreas, en la implementación de los protocolos de señalización, de clasificación de las capacidades de aforo, en las políticas de distanciamiento y en la compra de nuevos equipamientos, además de suscribir acuerdos con empresas que entregan productos certificados en materias de sanitización”, añadió.

SELLO SAFEGUARD

Para certificar que los procesos cumplían estándares internacionales, GHL firmó un convenio con la empresa Bureau Veritas, reconocida como certificadora de procesos a nivel internacional, para verificar que el recinto cumplía a cabalidad los estándares de bioseguridad.

En la inspección realizada la semana pasada, “dimos 100% de cumplimiento y logramos la acreditación en los protocolos de bioseguridad. Fue muy satisfactorio, no solo por ser residencia sanitaria, que otorga al Servicio de Salud más garantías, sino también para la próxima apertura que sería en octubre próximo respecto de que el hotel sí es seguro”.

Sotillo añadió que “esto nos genera un valor agregado a nivel regional y nacional al ser uno de los primeros a nivel nacional en tener esta acreditación con estándares internacionales”.

En suma, “todos los servicios del hotel son seguros. Por eso, cuando un huésped entra a una habitación, podemos acreditar que el cuarto está aseado y sanitizado, en superficies lisas y porosas, con rutinas establecidas de un aseo riguroso y especial, con productos que acreditan que es plenamente segura.

Lo mismo para los alimentos y bebidas”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes