suscríbete al boletín diario

Noticias

Tucapel: sube intensidad por polémica entre municipio y empresa por plantel de chanchos

El proyecto original del centro, con capacidad para 9 mil porcinos, tuvo la aprobación de su declaración de impacto ambiental el año 2008 y entró en operaciones un par de años más tarde. Sin embargo, desde un principio ha habido reclamos de los vecinos por los malos olores y las moscas.


 Por Juvenal Rivera

CHancho-1

La Municipalidad de Tucapel y la Agrícola y Forestal Las Astas siguen entreverados en una contienda judicial, a raíz del impacto en el entorno por el criadero de cerdos “Monteverde Bajo”, que la compañía puso en operaciones entre las localidades de Huépil y Tucapel.

Se trata de los problemas de malos olores y moscas ocasionados por la numerosa población porcina, estimada en poco más de 9 mil especímenes, que han ocasionado la queja de los habitantes de los territorios circundantes, cuyo alcance varía de acuerdo a las condiciones del viento.

El proyecto original del plantel de chanchos tuvo la aprobación de su declaración de impacto ambiental en el año 2008 y entró en operaciones un par de años más tarde. 

Sin embargo, desde un principio, su operación levantó los reclamos de las comunidades vecinas bajos las acusaciones de originar malos olores y causar la presencia de vectores, en este caso, de moscas. Aunque hubo periodos en que bajaron las emanaciones, en los últimos años han vuelto a ocurrir episodios de esa magnitud.

Y pese a que las quejas se han llevado a los organismos públicos, como la Autoridad Sanitaria y la Superintendencia del Medio Ambiente, el municipio tucapelino decidió cambiar la estrategia.

Por eso, en junio del año pasado, tomó la determinación de recurrir a la Corte de Apelaciones, alegando vulneraciones al derecho de vivir en un ambiente libre de contaminación.

Sin embargo, el abogado que representa a la empresa propietaria del plantel porcino, Martín Vial Correa, entregó los descargos al tribunal de alzada de la ciudad de Chillán, en respuesta al recurso de protección interpuesto por la Municipalidad de Tucapel.

Según el escrito de contestación del abogado, hay “inexistencia de olores y vectores en los términos descritos en el recurso”. Además, asegura que “no existe afectación de garantías constitucionales” y que “la evaluación, construcción y operación del proyecto se ha ajustado estrictamente a la normativa ambiental”.

Esa respuesta es concordante con la entregada por la compañía en ocasiones anteriores, en el sentido de que han tomado todas las medidas respecto del control de olores y de vectores, incluida la realización de fumigación en las casas cercanas y la solución de los puntos críticos de hedores.

Además, en abril del año pasado tuvieron la aprobación ambiental para el proyecto denominado “Mejoramiento del desempeño ambiental del plantel de cerdos Monte Verde, a través de la recuperación de nutrientes para el riego, y el manejo de animales muertos”, cuya inversión superó los 130 millones de pesos.

RESPUESTA DEL ALCALDE

A juicio del alcalde Jaime Veloso, la respuesta de la empresa es una “falta de respeto a la ciudadanía”, al asegurar que las operaciones de la planta no ocasionan los malos olores y moscas, afirmando que es un hecho cierto que esos problemas sí son percibidos por la comunidad del entorno.

También fustigó que, si bien la compañía genera medio centenar de puestos de trabajo para los habitantes de la comuna, ese elemento no puede ser condición para dejar de lado el resguardo de la salud de la población.

“Espero que la Corte de Apelaciones acoja nuestro recurso, pues ni Huépil ni Tucapel merecen los olores emanados del plantel de cerdos Monteverde Bajo, pues constituyen un estrés ambiental y una carga bacterial, especialmente respiratoria”, aseguró el jefe comunal.

Asimismo, desechó las eventuales imputaciones de uso político que él estaría realizando de los reclamos de los vecinos afectados. El jefe comunal afirmó que la acción legal fue el último recurso disponible, después de agotar los medios administrativos y de no obtener respuestas satisfactorias.
De hecho, sostuvo que desde que reasumió la alcaldía de Tucapel que ha liderado las gestiones a todo nivel con la misma empresa y con los organismos públicos para buscar una solución definitiva, sin tener una solución satisfactoria.

FISCALIZACIÓN

El año pasado, la Secretaría Regional Ministerial de Salud del Biobío inició un sumario sanitario, luego de que fiscalizadores de la unidad de Gestión Ambiental de la Delegación Provincial Biobío realizaran dos inspecciones al plantel de cerdos de Tucapel, a raíz de las denuncias de vecinos.

Se constató que en las áreas cancha estabilizada, zonas de engorda, maternidad, gestación y recría de cerdos había moscas, pese a que antes se había exigido a la empresa aumentar el número de fumigaciones mensuales dentro del plantel.

Además, se constató que no se efectuaban un manejo correcto de las heces de los animales, lo que sumado a la temperatura en el verano, habría provocado olores molestos que afectaron a sectores poblacionales más allá de los límites del criadero.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes