suscríbete al boletín diario

Noticias

Efectivos policiales prestan servicio en cuatro avanzadas fronterizas de la provincia de Biobío

En estas unidades, Carabineros despliega su rol de integración nacional, de solidaridad social, de soberanía y seguridad, resguarda los pasos fronterizos y previene el tránsito ilegal de personas y animales entre Chile y Argentina


 Por Constanza Reyes

IMG-20200618-WA0050

La nieve caída durante los últimos días sobre el territorio, han dejado de manifiesto la necesidad de las personas de contar con una mano amiga, especialmente en esta época del año y en los sectores más apartados.

Muchas son las familias que hoy, producto de la pandemia están necesitando de ayuda solidaria, de una mano amiga o simplemente saber que hay alguien pendiente de ellas. Si para quienes viven en la ciudad eso se hace urgente, para quienes viven en la alta cordillera la situación es aún más complicada. Hoy allí todo es nieve.

Es por eso que se hace imprescindible la labor que desempeña Carabineros en las “Avanzadas  Fronterizas”, tarea que cumplen en esos sectores tan alejados de los centros poblados. En la provincia de Biobío existen cuatro de estas unidades, que se ubican en sitios cercanos al límite con Argentina.

Los puestos, denominados “Cuatro Juntas” y “Los Barros”, se habilitan en la comuna de Antuco en la época estival, y Guayalí y Trapa Trapa, en Alto Bíobío.  Esta última abierta todo el año, junto al puesto de vigilancia Queuco.

En estas unidades, Carabineros despliega su rol de integración nacional, de solidaridad social, de soberanía y seguridad. Resguarda los pasos fronterizos y  previene el tránsito ilegal de personas y animales entre Chile y Argentina, por medio de fiscalizaciones y controles permanentes.

El teniente Williams Cerón, jefe de la tenencia (F) Bíobío,  señaló que la principal misión de Carabineros en las avanzadas, es la seguridad  y el resguardo preventivo  de las fronteras. “Ellos patrullan el límite internacional verificando los hitos y a su vez se entrevistan y se coordinan con sus símiles del país trasandino, en este caso con Gendarmería, con la finalidad de evitar de manera conjunta, la comisión de delitos”, sentenció.

Los principales delitos que se verifican en estos sectores son el contrabando, el tráfico de ganado y de drogas, además del abigeato o robo de animales,  “lo que se produce principalmente porque los dueños  de los animales  los mantienen  sueltos, libres en las veranadas, muchas veces sin cuidado, lo que hace propicio a que en variadas ocasiones delincuentes sustraigan y faenen estos animales”, añadió el oficial.

Pero también existen otras tareas que se basan principalmente en lograr la cercanía con las comunidades, tratando de resolver sus  inquietudes y problemáticas. Aquí, los Carabineros efectúan patrullajes preventivos, se entrevistan con los lugareños residentes en estos lejanos parajes, se preocupan de su salud, de los caminos, de hacer charlas para los niños en los colegios, de resolver necesidades básicas de alimentación y vestuario. También dan cumplimiento a las órdenes judiciales que se mantienen en el sector.

Por eso el perfil del Carabinero que va a esta avanzada fronteriza es especial, ya que están allí un mes, relató Cerón. “Lo primero, es que debe conocer el territorio y tener llegada con las comunidades indígenas que se  mantienen en el sector. Es relevante también tener experiencia en equitación, puesto que la mayoría de los patrullajes se realizan por esta zona a caballo. No hay camino para más”.

La principal dificultad que se debe enfrentar  al acudir  a las avanzadas en esta época es el clima, el cual es muy  crudo, especialmente en los sectores cordilleranos donde éstas se ubican. “La constante lluvia y nieve  provoca cortes de ruta y por consiguiente un aislamiento que tanto las comunidades como los Carabineros deben saber sobrellevar”, remató.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes