suscríbete al boletín diario

Noticias

Compra de radares para monitoreo de tornados se encuentra en fase de adjudicar recursos

El aviso de la adquisición de este equipamiento técnico fue realizado el año pasado, tras el paso de un tornado por la comuna de Los Ángeles y la presencia de trombas marinas en Concepción y Talcahuano.


 Por La Tribuna

5.

Marisel Venegas Díaz

[email protected]

Tras el desastre natural que se vivió en el mes de mayo del año 2019 en la región del Biobío, cuando un tornado y trombas marinas arrasaron con todo a su paso dejando a las comunas de Los Ángeles, Concepción y Talcahuano con serios daños, el Gobierno anunció la adquisición de un sistema de radares para monitorear estos fenómenos, artefactos que fueron cotizados en aproximadamente 10 mil millones de pesos.

Según manifestó en su momento la Dirección General de Aeronáutica Civil, DGAC, serían ocho los radares que se instalarían para enfrentar de mejor forma los fenómenos climáticos. Por su parte, la Dirección Meteorológica de Chile, en ese entonces, anunció la instalación de estos entre las regiones de Valparaíso y Los Lagos.

Cabe recordar que en el caso de Los Ángeles, el tornado respondió a una condición meteorológica circunstancial, ya que básicamente para que se produzcan tornados, debe existir una condición inestable en la atmósfera, que favorezca el desarrollo de nubes verticales.

Diario La Tribuna, en aquel entonces, se comunicó con la Dirección Meteorológica de Chile, para conocer aspectos técnicos de los radares, y ellos dijeron que “se encuentra en estudio la implementación de 6 radares de alcance medio (banda C) para cubrir la zona comprendida entre la Región de Valparaíso y la de Los Lagos, y dos radares de corto alcance (banda X) para cubrir las zonas bajas de la cuenca de Santiago y la costa de la Región de Valparaíso, ya que los sistemas frontales se aproximan desde el mar. Cada radar consta de una antena parabólica de 4,5 metros de diámetro, la cual gira constantemente sobre su eje y un pedestal todo lo cual se instala sobre una torre de 30 metros”.

¿QUÉ SUCEDIÓ CON LA INVERSIÓN?

Según la información recabada por Diario La Tribuna a través de una entrevista realizada a la DGAC, el proyecto de la compra de los radares se encuentra en la fase de obtención de los recursos, y los factores que se priorizan para establecer su ubicación obedecen principalmente a factores climatológicos, de riesgo, densidad de población y su eficiencia de acuerdo a la orográfica del terreno. En torno a las funciones de estos equipos, la DGAC por medio de su departamento de comunicaciones dijo que “de acuerdo a nuestros estudios y necesidades a nivel país, los futuros radares cumplirán con las funciones de vigilancia meteorológica, alerta temprana, apoyo a la climatología y estudios de investigación”.

Consultados sobre los avances logrados en torno a la ocurrencia en determinadas zonas del país de este tipo de fenómenos respondieron que “a nivel nacional la investigación de este tipo de fenómenos está en etapa de estudio”.

DESDE LA ONEMI

Desde la Oficina Nacional de Emergencias, ONEMI, en Biobío, Alejandro Sandoval, director de dicho organismo técnico indicó que “nosotros nos nutrimos de los informes técnicos en este caso de la Dirección Meteorológica de Chile y, obviamente, si ellos tienen un sistema de medición más preciso para detectar fenómenos naturales, para nosotros es una gran ayuda, ya que nuestro trabajo se ve mejorado, en el sentido de poder tener más eficiencia en alertar a la población”. El profesional indicó que todo lo que tiene que ver con la compra de los equipos es competencia de la Dirección General de Aeronáutica Civil, pero que para ellos entre más precisos son los informes de dicho organismo mejor es la respuesta que pueden entregar al sistema de protección civil.

DESTACADO

“Nosotros nos nutrimos de los informes técnicos en este caso de la Dirección Meteorológica de Chile y, obviamente, si ellos tienen un sistema de medición más preciso para detectar fenómenos naturales, para nosotros es una gran ayuda, ya que nuestro trabajo se ve mejorado, en el sentido de poder tener más eficiencia en alertar a la población”.

Alejandro Sandoval, director Onemi Biobío.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes