suscríbete al boletín diario

Noticias

Locatarios de la Vega Techada esperan repuntar ventas ahora que el brote de COVID-19 en las bodegas está inactivo

Dirigentes de la comunidad de frutas y verduras, aseguraron que tras conocerse la situación, sus ventas disminuyeron hasta en un 70%


 Por Constanza Reyes

41, Vega Techada de Los Angeles

Días complejos vivieron los locatarios de la Vega Techada de Los Ángeles, tras conocerse que un brote de COVID-19 afectó a algunos trabajadores del área de bodegas. Aunque se trata de un recinto distante un par de cuadras, los clientes asociaron a todo el comercio, y esto influyó de forma negativa en las ventas.

En definitiva, se llegaron a contabilizar 29 casos asociados a ese lugar de origen, y 235 personas debieron realizar cuarentena preventiva como contacto estrecho. Aunque no hubo hospitalizaciones derivadas de lo anterior, este ha sido uno de los brotes más grandes de la región y el más importante a nivel comunal.

Actualmente, según información entregada por la autoridad sanitaria de Biobío, el foco de contagio se encuentra totalmente inactivo, ya que presentó sus últimos casos el día 18 de Mayo.

Consultado al respecto, Carlos Hernández, presidente de la comunidad de frutas y verduras, que agrupa a 99 locatarios, sostuvo que “las ventas han bajado muchísimo, a un 70 por ciento, por eso nosotros tuvimos que contratar hasta publicidad en medios, para recalcar que no estamos contagiados y que el brote en las bodegas murió”.

El dirigente ejemplificó que “pasamos de vender 1.000 pesos a vender 300 pesos al tiro, al principio fue un caos, ahora recién la gente le está perdiendo el miedo de a poquito”.

Actualmente el área de frutas y verduras cuenta además de las medidas sanitarias particulares de cada local, con lavamanos portátiles, jabón, toalla de papel, dispensadores de alcohol gel, guantes y mascarillas, tras ganar un proyecto de SERCOTEC, destinado a las ferias libres.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes