suscríbete al boletín diario

Noticias

Los entretelones de los 281 años de Los Ángeles marcados por la pandemia del coronavirus

Alcalde Esteban Krause, en sus breves palabras, apeló a la entereza, carácter y fortaleza de todos los habitantes de la comuna para superar el desafío de la enfermedad. “Las autoridades no podemos hacer esto solos. Podemos dar fuerzas, lineamientos y poner nuestro empeño para lograrlo pero hoy día necesitamos a la gente de Los Ángeles”, aseguró.


 Por Juvenal Rivera

IMG-20200526-WA0057

La plaza de armas de Los Ángeles ayer era una postal. A las 10 de la mañana, los cielos estaban intensamente azules, una ligera brisa recorría el centro de la ciudad y la temperatura era agradable: 18 grados. Sólo las hojas amarillas de los árboles delataban que estamos en pleno otoño, estación del año donde suele predominar el frío, la humedad y la lluvia.

Sin embargo, ayer el otoño se había tomado un pequeño respiro y había permitido que el sol entibiara el día.

La jornada era ideal para festejos, más aún si es la comuna la que cumple 281 años de existencia; para celebraciones donde tener a mucha gente reunida en función de una fiesta, de un momento de genuina algarabía.

Pero nada de eso pudo ser. Aunque durante toda la ceremonia no se pronunciara ninguna vez, el responsable tenía nombre: coronavirus.

Solo para el terremoto de mayo de 1960 que Los Ángeles no realizó ceremonia alguna. Aún la ciudad ni siquiera empezaba a levantar los escombros del mayor terremoto de la historia cuando vino el tiempo de celebrar el cumpleaños 221. Todo se postergó hasta el otro año, según recordaría Bartolomé Medina, alcalde angelino en ese tiempo.

Porque urgencias son urgencias y todo lo demás puede esperar.

Y, claro, 60 años más tarde, paradojalmente hay otra urgencia que mantiene de cabeza a las autoridades para hacerle frente mientras la comunidad entera permanece en vilo.

Esta vez no fue un terremoto. Esta vez es un organismo invisible, microscópico, que ha trastocado la vida de todos, incluida – por supuesto – la celebración de un cumpleaños comunal.

Pese a todo, la Municipalidad de Los Ángeles organizó una pequeña ceremonia que duró 18 minutos exactos. ¿El lugar? El frontis del edificio consistorial, justo en la esquina de calles Colón con Caupolicán.

Los invitados fueron contados con los dedos de la mano. Estuvieron el alcalde Esteban Krause, acompañado del gobernador Ignacio Fica y representantes del Ejército, Carabineros y de la Policía de Investigaciones. Solo llegó un concejal, Daniel Urrutia. En total, no más de 20 personas, todos con mascarillas y a un par de metros para así reducir las posibilidades de contagio.

Previo al inicio de la ceremonia, no hubo abrazos ni felicitaciones conceptuosas, como sucedía en años anteriores. Todo a distancia, con severidad y a distancia.

Algunos metros más allá, el equipo de comunicaciones municipales afinaba los detalles para la transmisión de la actividad por Facebook Live.

“DÍAS DISTINTOS”

Después de una breve introducción histórica a cargo del presentador, Mauricio Bravo, se entonaron los himnos del país y de la comuna. A la par se izaron la bandera chilena y el pabellón comunal, a cargo de dos funcionarios municipales. La bandera mapuche, que se instaló hace más de un año en ese lugar, permaneció izada siempre al tope.

Luego, solo se dirigió a la reducida asistencia el alcalde Esteban Krause. En sus palabras, el jefe comunal puso acento en las personas, en la riqueza humana de los habitantes de esta tierra, en los angelinos de ahora y los que fueron precursores de lo que hoy es Los Ángeles, una de las ciudades más importantes de la región y del país. “Podríamos enumerar muchas obras y acciones que se han realizado en nuestra comuna pero quiero reconocer las historias personales y familiares. Toda esa sumatoria de historia permite que Los Ángeles esté en el sitial en el que está”, explicitó.

Sin embargo, hizo notar que ahora estamos enfrentando lo que denominó como “días distintos”, en referencia a la pandemia del coronavirus.

Por lo mismo, apeló a la entereza, carácter y fortaleza de todos los habitantes de esta comuna para superar el desafío de la enfermedad. “Las autoridades no podemos hacer esto solos. Podemos dar fuerzas, lineamientos y poner nuestro empeño para lograrlo pero hoy día necesitamos a la gente de Los Ángeles. Sin ustedes, esto no va a ser posible de resolver o de salvar sin lamentar víctimas fatales. No queremos llegar a eso”, afirmó.

También, el jefe comunal formuló un llamado a la solidaridad para, entre todos, superar la crisis por el coronavirus. “Vuelvo a reiterar en estos momentos tan especiales para nuestra comuna: debemos cuidarnos, a nosotros mismos, por nuestras familias, por nuestros amigos. Debemos avanzar sosteniéndonos y apoyándonos mutuamente. Hoy día necesitamos de la solidaridad y trabajo en conjunto. Necesitamos que la comuna muestre lo mejor que tiene para enfrentar estos momentos”.

Luego, el alcalde angelino dejó un saludo por el aniversario, bajó del estrado y se volvió a su lugar dentro del acto. Enseguida, el maestro de ceremonias dio por terminada la celebración y se puso fin a la más sobria y breve de aniversario de la fundación de Los Ángeles en las últimas décadas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes