suscríbete al boletín diario

Noticias

Alcalde Esteban Krause: “me interesa construir una comuna a escala humana”

El jefe comunal tuvo un alto en sus labores, que se han concentrado en los dos últimos meses en enfrentar la pandemia del coronavirus, para conversar sobre las proyecciones que tiene para lo que será el tercer centenario en la capital provincial. A su juicio, un elemento relevante en la construcción de la comuna para los 300 años es la participación de la ciudadanía en la decisión de los principales ejes de acción.


 Por Juvenal Rivera

Alcalde de Los Angeles

La emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus ha obligado a desplegar todos los recursos humanos, logísticos y financieros de la Municipalidad de Los Ángeles para frenar el avance de la enfermedad.

Es que después de varias semanas de relativa tranquilidad, por la lenta progresión de casos confirmados, desde fines de abril y principios de mayo que los contagiados se han incrementado de manera significativa, pese a todas las campañas y llamados a la ciudadanía para evitar la propagación del Covid-19 en la población local.

De hecho, actualmente el alcalde Esteban Krause está empeñado en que las autoridades del Ministerio de Salud decreten la cuarentena en el territorio comunal, de tal forma de contener el número de contagiados.

Porque este 2020 ha sido, definitivamente, un año completamente distinto, marcado por los movimientos sociales que se iniciaron el 18 de octubre y que, desde el 20 de marzo –cuando se confirmó el primer contagiado– se enfrenta al mayor desafío sanitario de las últimas décadas: el coronavirus.

No es un asunto menor. La historia local nos lleva a otros tiempos igualmente complejos, como la pandemia del cólera que, entre 1887 y 1888, causó la muerte de más de un 10% de la población angelina. Otro 20% fue contagiado por el vibrión causante de la enfermedad.

Años más tarde fue el turno de la viruela, afección que –por primera vez en la historia– se enfrentara con campañas masivas de vacunación. En 1933, un violento brote de tifus exantemático dejó un reguero de muertos. En 1957, la parroquia San Francisco tenía hasta siete servicios fúnebres diarios por fallecidos por la influenza asiática.

De ahí que la Municipalidad de Los Ángeles esté dedicando todo su tiempo, energía y recursos en enfrentarse a un virus silencioso y mortal que puede causar el colapso de nuestra infraestructura sanitaria.

En medio de ese incesante tráfago de actividades, hablamos con el alcalde Esteban Krause. En el trajín que lo tiene ocupado de domingo a domingo, con visitas a terreno; con permanentes reuniones por teleconferencia con autoridades del nivel regional y central; con encuentros con sus equipos de trabajo, especialmente del sector Salud, para definir los cursos de acción para resolver asuntos de la contingencia, se dio un tiempo para platicar sobre la comuna de Los Ángeles que quiere.

Es que, aunque ahora el foco de la acción pública está concentrado en la coyuntura por la emergencia sanitaria, la mirada necesariamente debe levantarse hasta el sueño de Los Ángeles para el tercer centenario, en 2039.

Porque, aunque pueda parecer aún demasiado lejano, la capital provincial celebra este año sus 281 años de existencia y ya entró en tierra derecha para lo que serán los festejos por los 300 años de vida, todo un hito para lo que fue una muy modesta villa levantada en el valle de la Isla de la Laja, a instancias del gobernador José Manso de Velasco y a insinuación del obispo de Concepción, Salvador Bermúdez Becerra.

Cumplir tres siglos de vida implica un desafío mayor, considerando que la comuna tiene una población que ya supera los 200 mil habitantes, siendo una de las más pobladas de la zona sur.

Un importante número de sus habitantes son parte del grupo de la tercera edad. Más de 9 mil tienen más de 75 años y 3 mil de ellos viven solos.

Y no se trata solo de los que viven dentro de la trama urbana de la ciudad. La capital de la provincia de Biobío cuenta a más de 30 mil personas en las zonas rurales, con villas relevantes como los Saltos del Laja, Virquenco, Millantú, Santa Fe, Chacayal, El Peral y San Carlos de Purén.

Desafíos de ahora que, por cierto, serán parte de esa capital provincial del tercer centenario y que toman forma en el diseño del último Plan de Desarrollo Comunal (Pladeco) para el periodo 2020-2024, cuya principal característica fue la realización de cabildos ciudadanos para que los propios vecinos propusieran sugerencias e ideas.

”Se trata de soñar la ciudad del futuro, de cómo queremos desarrollar el lugar en donde vivimos y que vamos a heredar a nuestros hijos y nietos. Los Ángeles lo construimos entre todos y es por eso que estos cabildos son de suma importancia”.

.

¿Cómo debiera ser la impronta de Los Ángeles para el tercer centenario?

Me interesa –y eso es lo que estamos construyendo, a eso estamos abocados– construir una comuna a escala humana. Una de las cuestiones que se destaca de Los Ángeles es que se pueden recorrer distancias relativamente cercas para poder hacer nuestras acciones. Una comuna a escala humana para mi es súper importante. Es también una comuna que esté conectada desde el punto de vista vial, de las comunicaciones, del acceso a la tecnología.

Me imagino a Los Ángeles con un desarrollo importante de plazas y parques, que es fundamental en la ciudad del futuro. También es muy relevante que genere puestos de trabajo y procure entregar seguridad a sus habitantes.

¿Y cómo se avanza en esa línea?

Acabamos de terminar el Plan de Desarrollo Comunal (Pladeco), que es el instrumento de planificación para Los Ángeles en los próximos cuatro años. Todos los elementos que te indiqué recién, los plasmamos en el Pladeco, en temas como tecnología, innovación, seguridad e infraestructura.

¿Y cómo se concilia esta planificación con las iniciativas que se llevan adelante desde el nivel regional o central?

Al interior del municipio tenemos claro lo que queremos a futuro, pero eso no converge, lamentablemente, con lo que ocurre en la realidad del país o de la región.

En muchas de estas cosas dependemos de la visión del gobierno regional, la visión que tenga el intendente o de las autoridades políticas para hacer realidad esta planificación.

Pese a eso, en los próximos días, por ejemplo, haremos realidad el plan que se denomina “Los Ángeles sin basura”, que forma parte de estas grandes ideas que queremos construir a futuro.

Ambientalmente, debemos aprovechar nuestro conocimiento y especialización en el tema porque, en definitiva, hay una gran masa de profesionales y de empresas que tienen este tema muy internalizado en sus procesos. Ahí podemos tener una muy buena alianza para hacerlo posible.

Desde esa perspectiva, nosotros lo tenemos claro. Entonces, nuestra responsabilidad es cómo lo vamos a enfrentar.

Asumo que no se trata solo de una visión personal en el proceso de decidir la comuna que queremos.

Es cierto y ese es un punto muy importante. Por eso, he pedido que todo lo que podamos planificar hacia adelante, sea con la comunidad. Que no sea del candidato o el político en particular que proponga tal o cual eje de acción.

Fíjese que, en la historia de Los Ángeles, era muy habitual que, si a un alcalde se le ocurría algo y no lo alcanzaba a hacer, pero era importante ejecutarlo, el que llegaba hacía borrón y cuenta nueva, y desechaba esas ideas, por muy útiles que pudieran ser.

Es muy importante generar conciencia de la participación en todo lo que se haga.

Cuando asumí, tomé proyectos que estaban en la cartera de la Municipalidad que no eran producto de mi gestión, los desarrollé y terminé porque asumí que eran proyectos de la comunidad, no de un alcalde en particular.

Espero que eso se instale como una cuestión básica y fundamental, y eso nos va a permitir seguir una senda de progreso y desarrollo en lo que estamos embarcados.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Esteba KrauseLos Angeles

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes