martes 07 de abril, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Noticias

Adultos mayores toman medidas para evitar el contagio

Luis Arratia, presidente de la Unión Comunal de Clubes de Adultos Mayores (UCAM) “Santa María de Los Ángeles”, abogó para que las autoridades tomen medidas a fin de que las personas mayores tengan la posibilidad de no hacer esperas prolongadas mientras aguardan atención de salud.


 Por Juvenal Rivera

71, adultos mayores

A sus 76 años, Luis Arratia se mantiene completamente activo. En la jornada de ayer lunes, aprovechó la mañana para hacer un par de trámites importantes: ver en qué centro de salud familiar (Cesfam) podía vacunarse contra la influenza, por el inicio oficial de la campaña de inoculación. Y también se dio tiempo para recorrer varias farmacias del centro de la ciudad buscando alcohol gel con el fin de desinfectar sus manos.

Es que el fantasma del masivo contagio por coronavirus se cierne justamente sobre aquellas personas mayores de 70 años. De acuerdo a las estadísticas de los especialistas, él y su esposa María están en ese rango de edad (ella tiene 78) en que existen más probabilidades de sufrir un cuadro agudo del Covid-19.

Reconoce estar preocupado: “Con mi señora tenemos buena salud pero tampoco estamos libre que nos pueda pasar esta ‘cosa’. Por eso, lo que tenemos que hacer es quedarnos en la casita e ir a buscar lo básico”.

Pero los cuidados no pasan solo por esta medida de aislamiento doméstico. Está estrictamente prohibida la visita al hogar de nietos, de apretados saludos de mano o de suaves besos en la mejilla, “mucho menos si hay de personas que estén resfriadas”.

Por lo mismo, desde ayer en la tarde ya estaba en su casa junto a su esposa y no pretenden salir de ahí “hasta nuevo aviso porque si no nos cuidamos, después cuando estemos enfermos, nadie nos va a cuidar”.

Pero Luis Arratia no solo es una persona precavida. También es presidente de la Unión Comunal de Clubes de Adultos Mayores (UCAM) “Santa María de Los Ángeles”, organización que reúne a medio centenar de clubes de personas, cuyas edades superan los 60 edad.

Y por lo mismo, su preocupación es extensiva para todas las organizaciones de personas mayores y que ahora están viviendo la incertidumbre por la rápida propagación del coronavirus.

Por lo pronto, destaca que a nivel local– y de común acuerdo con la municipalidad-, se tomará la determinación de suspender un paseo para más de 500 personas a la zona de Concepción, que se había programado para este jueves 19 de marzo.

También valoró que se resolviera la paralización hasta nuevo aviso de los talleres para adultos mayores y de las habituales reuniones de los clubes que los agrupan, tal como fuera anunciado el domingo por el alcalde Esteban Krause.

Sin embargo, sí hay un tema que le inquieta. En el inicio de la campaña de la vacunación contra la influenza, fueron cientos de adultos mayores que acudieron a los centros de salud para inocularse. En la jornada de ayer eran evidentes las extensas filas de hombres y mujeres que pugnaban por ser vacunados, a fin de estar prevenidos de esa enfermedad y, además, estar mejor preparados para los eventuales contagios de coronavirus.

“Los adultos mayores no pueden estar de pie por más de un par de horas, esperando la atención de salud. Muchos ya no estamos en condiciones por nuestra edad”, recalca.

Por lo mismo, enfatiza la importancia que “las autoridades comunales de Salud establezcan una estrategia para agilizar la atención. Hay adultos mayores que estaban a las 7 de la mañana en los consultorios esperando una hora de atención”.

A su juicio, tampoco es prudente que se produzcan aglomeraciones dado que esta condición también conlleva riesgos para la salud, no solamente por la enfermedad en boga sino que por la existencia de otros patógenos que aprovechan estas condiciones para contagiar.

Apunta a que lo sucedido “es un problema país, es de todos. No es de un sector o de un grupo determinado. Con una pandemia así, todos somos perjudicados”

ESPECULACIÓN

El dirigente de los adultos mayores de Los Ángeles, Luis Arratia, aprovechó la ocasión para quejarse de los locales comerciales, específicamente de las farmacias, que han especulado con el precio de insumos básicos, como mascarillas, alcohol y alcohol gel.

“No hay alcohol en ninguna farmacia de Los Ángeles. En una farmacia del centro fui porque había una fila pequeña y compré alcohol gel. 2 mil 900 pesos costaba cada frasquito de 100 ml”, se queja.

“Cómo se aprovechan de esta circunstancia que estamos viviendo. Los adultos mayores no tenemos capacidad económica, recibimos jubilaciones muy bajas. Gastar 6 mil o 10 mil pesos por unos frasquitos en un gasto muy grande para nosotros”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
Newsletter

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes