suscríbete al boletín diario

Noticias

Los detalles del mayor proyecto inmobiliario previsto para Los Ángeles

Se denomina "Proyecto Inmobiliario Los Ángeles”, considera construir mil 950 unidades habitacionales en un espacio de 11 años en un predio de 55 hectáreas, situado en el área suroriente de la ciudad, por el camino a El Peral. La inversión es de 70 millones de dólares.


 Por La Tribuna

12-1, lugar donde se ubciará proyecto inmobiliario



Es uno de los mayores proyectos inmobiliarios que se ha planificado para Los Ángeles en las últimas décadas.

Se trata de una iniciativa que considera la construcción de mil 950 viviendas sobre un terreno de 55 hectáreas situado en el sector suroriente de la ciudad, por el camino a El Peral, inmediatamente a continuación del recinto de la Socabío.

De acuerdo a la carpeta de antecedentes ingresada al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, también la inversión es una de las más cuantiosas en Los Ángeles en el último tiempo: 70 millones de dólares (alrededor de 56 mil millones de pesos).

El megaproyecto fue presentado por la empresa Inversiones y Asesorías HYC, cuyo representante legal es Mauricio Johnson Undurraga, quien lidera un grupo empresarial familiar que ha llevado a cabo desarrollos inmobiliarios, principalmente en la Región Metropolitana aunque también está presente en Coquimbo y Concón, entre otras.

Uno de los más importantes se llama “Remanso de Chicureo”, en Colina, y considera mil viviendas, cuyo valor oscila entre los 100 y los 200 millones de pesos. También tuvo una participación del 50% en un proyecto inmobiliario de mil 800 casas en Lampa con precios que fluctuaban entre los 50 y los 70 millones de pesos.

Sin embargo, la iniciativa en esta capital provincial es aún mayor. Se denomina “Proyecto Inmobiliario Los Ángeles” y considera construir un total de mil 950 unidades habitacionales con sus respectivas urbanizaciones, ubicadas en un sector denominado El Refugio.

Aunque el predio de 55 hectáreas se encuentra fuera de los límites urbanos, lo cierto es que está fuera del radio urbano de la ciudad. Sin embargo, en la carpeta del proyecto de presentación se consigna que se tiene contemplado el cambio de uso de suelo, ahora denominado “informe favorable a la construcción”.

De acuerdo a lo información proporcionada al organismo ambiental, la iniciativa – ingresada a trámite el 21 de noviembre – se compone de un total de 11 lotes, que se construirán en 11 años, a contar de noviembre de 2020 cuando comience el cierre perimetral del terreno. “Es decir, se construirá un lote por año con una tasa de construcción promedio de 178 viviendas al año”, se precisa en el documento disponible en la plataforma web del Servicio de Evaluación Ambiental.

REVÉS AMBIENTAL

El megaproyecto inmobiliario afecta a cuatro cursos de agua, entre canales de riego y esteros, los cuales deberían ser reencauzados o intervenidos. De hecho, en la carpeta se hacía mención a que sería mejorado el estero Tolpán, que cruza el predio de este a oeste y que forma parte del plan maestro de aguas lluvias de Los Ángeles.

Sin embargo, fue justamente la falta de información más precisa sobre los efectos y consecuencias de dichas intervenciones, lo que ocasionó que la iniciativa fuera desechada por el Servicio de Evaluación Ambiental.

En un documento suscrito por Silvana Suanes Araneda, se precisa las razones técnicas y administrativas que motivaron que el organismo resolviera el término anticipado de la tramitación, todo lo cual fue fechado el 3 de enero recién pasado.

EMPRESA

Aunque La Tribuna procuró un contacto con la empresa Inversiones y Asesorías HYC para saber más detalles sobre el traspié en el organismo ambiental y se perseverarían con la iniciativa inmobiliario, hasta el cierre de la presente edición no hubo una respuesta.

HITOS EN EL CRECIMIENTO URBANO

En 1965 se produjo uno de los primeros hitos en materia de urbanización en Los Ángeles. Ese año se inició la construcción de un conjunto de viviendas en los terrenos que correspondían a la sucesión Rioseco, que después se conoció como población Orompello. Se trataba de un paño de 20 hectáreas que fue adquirido por la Corporación de Vivienda (Corvi) para levantar casas, con lo que la ciudad – por primera vez – se proyectaba más allá de la avenida Ercilla.

Otro hito ocurrió 20 años después – mediados de los años ’80 – cuando se empezaron a construir viviendas sociales en el sector Paillihue, correspondientes a la villa Escritores de Chile. Ese conjunto fue el primero de una extensa lista de viviendas sociales que se levantó en esa zona de la ciudad, al punto de llegar a congregar a más de 50 mil personas en los últimos años.

También, a principios de este siglo XXI, se dio inicio a las viviendas de la villa Galilea (en estricto rigor, se llama villa Santa Marta) por parte de la inmobiliaria Galilea, que consideraba un total de 2 mil viviendas para sectores medios en un fundo que antes estaba destinado a la producción de carne y leche.



Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes