suscríbete al boletín diario

Noticias

La invisible realidad de los haitianos en la provincia de Biobío

Luego de la muerte de una joven de 22 años quedó nuevamente al descubierto la historia triste que hay detrás de muchas personas, y familias migrantes, que llegan a Chile en busca de un mejor pasar, sin embargo encuentran dificultades enormes.


 Por La Tribuna

4463574022_0a06dc6c35_k

Antes de ayer supimos de la muerte de Dyseline Louis, una mujer de 22 años que falleció en una pieza que arrendaba en la población Domingo Contreras Gómez. Llegó el sábado a vivir ahí, y el martes estaba muerta en la que alcanzó a ser su casa por únicamente cuatro días, es decir no vivía en la comuna, razón por la cual no era usuaria de ninguna red migrante en Los Ángeles. Además, debido al poco tiempo en la ciudad, ni siquiera sus compatriotas que habitan en otras piezas del mismo lugar sabían mucho de ella. Apenas se conoció de su nombre y de que vino a Los Ángeles acompañando a su pareja.

El caso es que Dyseline estaba en una situación de aislamiento y soledad que pocas veces sale a la luz. Un aspecto que es casi un distintivo en las condiciones de habitantes de los migrantes en Chile.

Paula Tapia León es abogada, y conversó con La Tribuna a razón del caso de la joven haitiana. Paula es además, encargada de la oficina inclusiva de migración de la Municipalidad de Los Ángeles, instancia creada hace poco más de dos años para atender los requerimientos por el creciente arribo de ciudadanos de otros países, especialmente venezolanos y haitianos.

Según la profesional, “en el caso puntual de la ciudadana haitiana fallecida recientemente, el municipio, Fundación Redin y la Gobernación están a la espera de la llegada de un familiar de segundo grado residente de la ciudad de Chillán al Servicio Médico Legal, a objeto de tener los antecedentes de defunción y legales correspondientes”.

En este tipo de casos, “como municipio se asumen gastos mortuorios como la urna y se emite el certificado para ser presentado en el cementerio general y estar exento de pagos”. Todo esto es a razón de tener un protocolo para este y otros casos, en conjunto con la oficina de gestión de riesgos de la Dirección de Seguridad Comunal, que permita apoyar en situaciones de emergencia, como son los casos de fallecimiento, de migrantes en situación de calle y cuando sean víctimas de siniestros.

OFICINA DE MIGRACIÓN

Respecto del trabajo que se hace en la oficina comunal hay que resaltar que cada día llegan entre 10 a 15 inmigrantes para realizar todo tipo de consultas a la oficina inclusiva. Esta oficina cuenta con una abogada y una trabajadora social. Sin embargo, su labor principal es la capacitación, como la realizada en oficios de alta empleabilidad que tuvo recursos del Ministerio del Interior para su ejecución.

También se llevan a cabo instancias de intermediación laboral no solamente orientadas a los inmigrantes, sino que a la formación a los empleadores en temas como derecho laboral para extranjeros, entre otros.

Además, una psicóloga realiza una vez al mes una jornada de apresto laboral con el fin de orientar a los participantes a la hora de elaborar un currículum o de enfrentarse a una entrevista de trabajo.

MIGRANTES ANGELINOS

Se estima que unos cinco mil inmigrantes están residiendo en  Los Ángeles, que constituyen alrededor del 2,5% de la población comunal (tomando en cuenta que, según el censo de 2017, la capital provincial suma 202 mil habitantes).

La mayoría son venezolanos y haitianos. También hay comunidades de colombianos y ecuatorianos aunque, en los últimos años, se ha producido un importante arribo de ciudadanos brasileños que llegan con la expectativa de trabajar y aprender el idioma.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes