suscríbete al boletín diario

Noticias

Canalistas del Laja confían en resultados positivos en reunión por Junta de Vigilancia

El representante de los regantes hizo ver que es importante escuchar lo que dirá la DGA y si cambia su visión sobre el tema, permitiendo una interpretación más flexible de la normativa que rige el uso de las aguas.


 Por La Tribuna

71, riego en la zona

El miércoles 29 próximo será crucial para el futuro de la junta de vigilancia del sistema Laja – que engloba al lago y al río del mismo nombre -, instancia que hace un par de semanas estuvo ad portas de fracasar debido a los cambios de opinión en las autoridades públicas del sector respecto de los puntos negociados entre los actores involucrados.

Dicho fracaso estaría echando por la borda el trabajo realizado hace más de seis años de los diferentes usuarios con derechos de agua en el sistema Laja, conformado por compañías generadoras de electricidad, las organizaciones de regantes y las empresas sanitarias que captan aguas para el consumo humano.

Ese proceso de negociación permitió consensuar un borrador de estatutos de la junta de vigilancia en marzo de 2018, al cual solo le faltaban estudios técnicos de caudal para ultimar los detalles finales. De esta manera, con ese instrumento contemplado en el Código de Aguas se espera hacer un uso racional del recurso hídrico en un escenario marcado, en una parte, por la creciente demanda de agua y, por otro lado, por la persistente disminución de lluvias que ya suma 14 años con precipitaciones muy por debajo del promedio histórico.

Sin embargo, el arribo de nuevas autoridades al Ministerio de Obras Públicas en ese año supuso no solo un retraso o estancamiento en dicho proceso, sino que derechamente un retroceso al cambiar el punto de vista de las autoridades – particularmente en la Dirección General de Aguas (DGA) – sobre la forma en que se llegó a dicho acuerdo.

Hasta hace dos semanas, se temía que ese nuevo enfoque de la DGA representara el volver a fojas cero, es decir, retornar al estado de situación del 2013 cuando se iniciaron las primeras tratativas formales para formar dicha junta de vigilancia.

Sin embargo, la reunión de la semana pasada entre representantes de los usuarios del sistema con el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, abrió la posibilidad que, pese a ese escenario adverso, finalmente sea posible un acuerdo definitivo.

Un paso en esa misma línea debiera ocurrir en la cita de este miércoles 29 de enero en Santiago, donde llegarán representantes de los usuarios con los máximos personeros de la Dirección General de Aguas.

Boris Solar, secretario ejecutivo de la Mesa de Acuerdo para la Recuperación del Lago Laja, expresó su confianza en que haya luz al final del túnel debido a la voluntad del secretario de Estado en orden a que, ahora sí, se conforme la postergada junta de vigilancia. “El ministro nos dio una esperanza ese día”, aseguró el personero.

Héctor Sanhueza, gerente técnico de la Asociación de Canalistas del Laja, una de las mayores organizaciones de regantes de la zona, también se sumó al entusiasmo de Solar debido a la voluntad manifestada por el ministro Moreno en querer resolver esta situación de manera definitiva.

El representante de los regantes, sin embargo, hizo ver que es importante escuchar lo que dirá la DGA y si cambia su visión sobre el tema, permitiendo una interpretación más flexible de la normativa que rige el uso de las aguas.

Sobre la posibilidad de crear la junta de vigilancia sin la participación de la Asociación Canal Zañartu, que está presionando para que se le reconozca la totalidad de sus derechos de agua y no los que ha extraído de manera histórica, Sanhueza hizo ver que antes no se había planteado una opción en ese tenor. Pese a lo anterior, reconoció que “para formar la junta de vigilancia, se necesita la mitad más uno de los usuarios y quienes no quieran participar, deben sumarse después, así que es perfectamente posible”.

CANAL ZAÑARTU

Sanhueza hizo ver que la piedra de tope en la creación de la junta de vigilancia es la organización Canal Zañartu, la más antigua en la zona (data de 1860) y la primera que extrae aguas del Laja para regar unas 15 mil hectáreas, principalmente en la zona de Cabrero.

Aunque esta organización se allanó, en principio, a participar en el acuerdo para estructurar la junta de vigilancia, ahora está volviendo a su postura  original que apunta a prevalecer sus derechos de agua legales y no los que ha extraído de manera histórica.

De esta forma, se produciría una merma importante en el agua disponible en el río Laja, lo que afectaría a todos los demás regantes cuyos requerimientos no alcanzarían a ser cubiertos. Además, prácticamente dejaría sin agua a las populares cascadas de los Saltos del Laja cuyo caudal ya se observa muy mermado en la época estival.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Asociación Canalistas del Lajajunta de vigilanciaLago LajaregantesRío Laja

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes