jueves 27 de febrero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Noticias

Protagonismo nacional: el gran potencial de producción frutícola en la provincia de Biobío

Desde arándanos hasta mosqueta, pasando por nueces, cerezas, manzanas y frambuesas, entre otras, la zona ha experimentado un sostenido crecimiento en la superficie plantada cuya producción tiene como destino los exigentes mercados internacionales.


 Por Juvenal Rivera

42, nueces y nogales

Nada hacía presagiar en 1920 lo que sucedería con los suelos cultivables de la provincia de Biobío en la actualidad. Es que en apenas un siglo, la zona ha experimentado un cambio radical en su fisonomía económica y productiva.

Porque hace 100 años, la falta de sistemas de riego constreñía la producción a algunos cultivos, como trigo y algunas variedades de legumbres, los cuales dependían exclusivamente de las lluvias que, a lo sumo, se prolongaban hasta avanzada la primavera hasta desaparecer por completo en el verano.

Sin embargo, cuando en 1925 se puso el canal de la Asociación de Canalistas del Laja, fueron más de 40 mil hectáreas que se incorporaron al riego. Otras obras similares en las décadas siguientes aumentaron significativamente la superficie irrigada.

Los efectos se sintieron inmediatamente. Miles de hectáreas comenzaron a cultivarse con trigo y maíz. También las empastadas para alimentar a una masa ganadera cada vez en ascenso.

La puesta en marcha de la fábrica de azúcar de la Iansa en las afueras de Los Angeles incorporó masivamente a los cultivos de remolacha al esquema productivo, no solo de la comuna sino que se toda la provincia de Biobío.

Sin embargo, en el último decenio se ha sumado con fuerza un actor cada vez más relevante en el sector agropecuario: el rubro frutícola.

De acuerdo a datos revelados en el catastro frutícola realizado por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) y el Centro de Información de Recursos Naturales (Ciren), ambos dependientes del ministerio de Agricultura, el estandarte provincial lo lleva el arándano que concentra el 9% de la producción nacional, con poco más de mil 900 hectáreas cultivados, de las cuales mil 200 se encuentran en Los Angeles.

Y así como el azulado berrie, también se suman otros frutales, como las manzanas, los avellanos, nogales, cerezos, frambuesas, mosqueta, entre otra larga lista de productos, cuyo destino final son los exigentes mercados internacionales, especialmente China, Estados Unidos y Europa.

Al respecto, el secretario regional ministerial de Agricultura, Francisco Lagos, destacó que en “la Región del Biobío tenemos una gran variedad de frutales, donde podemos destacar arándanos, avellanos europeos, cerezos, manzanos, frambuesas y nogales. En esta diversificación de plantaciones, hemos podido constatar que los cerezos y los avellanos europeos van aumentando su superficie en forma rápida”.

En la región del Biobío, la superficie total de frutas de exportación, varía entre las 4 mil y las 5 mil hectáreas, liderando los envíos el arándano americano, con un área menor pero creciente de avellano europeo.

Según las cifras de ProChile, las exportaciones en el rubro de la agroindustria destacaron durante 2018, los arándanos frescos US$ 81,7 millones, las frambuesas congeladas US$ 40,1 millones, las manzanas frescas US$ 24,3 millones y los espárragos congelados US$ 21,3 millones y alzas del 101%, 16%, 41% y 6% respectivamente.

En ese marco, la autoridad aseguró que la provincia de Biobío tiene todo el potencial “para tener un rol protagónico en la producción y exportación de frutas”.

Además, precisó que para el desarrollo del sector frutícola, el ministerio pone a disposición el apoyo de sus servicios del agro relacionados, como son el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), la Comisión Nacional de Riego (CNR), el Instituto de Investigación Nacional de Investigación Agraria (INIA) y Fundación Para Innovación Agraria (FIA).

En ese marco, destacó el rol del riego tecnificado,  donde la CNR tiene un rol protagónico a través de la Ley 18.450, que permitió sumar 5 mil millones de pesos para fortalecer el riego en la Región del Biobío.

PRESIDENTE DE SOCABIO

Al respecto,  José Miguel Stegmeier, presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío (Socabío), destacó que “nuestra provincia, por razones de mercado internacional, variedades frutícolas, tecnología y clima, ha incorporado una importante gama de especies vegetales que hoy conforman un importante número de hectáreas productivas destinadas fundamentalmente a la exportación”.

Resaltó el “notable incremento de huertos de arándanos, cerezos, nogales, avellanos europeos e incluso manzanos. Estos se suman a los que ya eran más tradicionales, como son las frambuesas y la rosa mosqueta, la cual fundamentalmente proviene de plantas silvestres. En el caso de los productores más pequeños, además de la frambuesa, estos últimos años también la frutilla ha tenido un crecimiento exponencial”.

Pero el dirigente de Socabío fue más allá y valoró los avances en la producción de hortalizas, encabezados por los espárragos, seguido de las zanahorias, papas y, en general, todas las especies adaptadas a la zona. Mención aparte son los bulbos de flores, siendo en este particular rubro una de las áreas productivas más importantes del país.

Además, sostuvo que dadas las características propias de la zona, en que el riego y el clima son los factores principales para lograr este desarrollo, “es relevante lo que está ocurriendo con aquella agricultura llamada tradicional y que mayoritariamente corresponde a cultivos anuales. En este ámbito, que por lo demás es el que más hectáreas utiliza, la remolacha azucarera, el maíz, los semilleros, el trigo, entre otros, siguen siendo viables gracias a los altos rendimientos que obtienen nuestros agricultores. Igualmente en lo relativo a la agricultura de secano, en que cultivos como el trigo, el raps y la avena, son los que predominan”.

En cuanto a la ganadería, a pesar de la fuerte reducción del número de lecherías, “igual mantenemos una importante producción basada en planteles más grandes y en que la principal característica tiene que ver con que, a diferencia de la zona sur, producimos leche de manera pareja en volumen durante todo el año”.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes