miércoles 22 de enero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Noticias

La empresa para un desarrollo sostenible


 Por La Tribuna

Gerardo Wijnant San Martín
Ingeniero Civil Industrial, U. de Chile

Tuve el honor y privilegio de ser parte de la creación de una empresa, una de las primeras de Comercio Justo en Chile hace ya más de treinta años, cuando el concepto de Desarrollo Sostenible no era tema y conozco ese rol de gestor y lo que espero de cualquier empresa y empresario hoy es su responsabilidad con la Sociedad y su Sostenibilidad. Hoy no nos podemos dar el lujo de seguir incentivando rubros que no aportan a este necesario Desarrollo Sostenible y que siguen siendo contaminantes o peligrosas sin resguardo.

Hoy se trata de tomar decisiones basadas en ética, compromiso social y ambiental! Hoy es cuando, sino ¿en qué momento, entonces, será posible invertir en mayor valor agregado orientado al Bien Común? ¿Cuándo se decidirá invertir en Investigación, Desarrollo e Innovación con estos fines? ¿Cuándo estarán las condiciones dadas?

Mayor audacia y riesgo es lo que necesitamos. Siempre he creído que eso es posible y lo han demostrado muchas empresas pero un gran número sigue trabajando como si no existiera un mañana y eso ya no puede ser! Hay que cambiar la mirada y por ello hay tanto ataque a la empresa, cuando no es capaz de entender su rol social. Es que la empresa es fundamental pero los estándares hoy deben ser más elevados, de otra manera ¿cuándo será el minuto? ¿qué tendremos que esperar?

¿Podemos seguir dándonos el lujo de seguir siendo extactivistas, dados los recursos agotables, contaminantes o bien irrespetuosos con el Ser Humano? Por un supuesto alcance de desarrollo futuro, que, al seguir de esta manera, jamás llegará. Por favor pensarlo!

Se puede trabajar, producir y crear de otra forma y eso depende de nuestras voluntades e inteligencia. No pretendamos que el Estado se haga cargo (nunca lo podrá hacer) de aquello que solo depende de nosotros. Creer en eso nos lleva a retardar y no hacernos cargo de nuestras propias decisiones.

Los cambios siempre comienzan con uno mismo y endosarlos a terceros no nos lleva a ningún progreso. Tenemos que ser actores de nuestro futuro y del que nos seguirán. Si no lo hacemos, no nos quejemos de los resultados y del reproche de las futuras generaciones por lo que no hicimos, aún viendo claramente que era necesario.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes