suscríbete al boletín diario

Noticias

Codepala y la municipalidad angelina enfrentarán una nueva audiencia este jueves

La asociación exige que se cumpla la sentencia del tribunal relacionada con la restauración y recuperación del edificio O’Higgins.


 Por La Tribuna

23-01-2019_18-30-271__11.1.jpg

Este jueves 24 de enero, en la ciudad de Valdivia, volverán a comparecer ante el Tercer Tribunal Ambiental de dicha ciudad, representantes del Comité de Defensa Patrimonial de Los Ángeles –Codepala- y el municipio de la capital de la provincia de Biobío.

Audiencia en la que Codepala exige que se cumpla la sentencia emitida por dicho tribunal, el 30 de noviembre del año 2017, relacionado con la restauración y recuperación del edificio Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme, ubicado en el centro de Los Ángeles, y que hoy sólo queda su cascarón exterior.

Al respecto, la presidenta del Comité de Defensa Patrimonial, Nivia Riquelme, explicó que “esperamos que sea ya lo último con respecto a este edificio, se ha esperado bastante tiempo. Ha pasado un año y tres meses para que se cumpla, y el municipio durante todo este tiempo no ha hecho nada”.

Asimismo, Riquelme enfatizó que “llevamos mucho tiempo defendiendo este patrimonio, quizás las acciones jurídicas se tomaron un poco tarde, porque taparon el edificio con un lienzo, todo el frontis, y empezaron a demoler por dentro, sacar cablería eléctrica, y de a poco fueron vaciando el edificio, hasta que ya estaba absolutamente en su ‘cáscara’. En el intertanto se hizo la denuncia, los tribunales demoraron, fue un proceso largo, hubo una sentencia, nosotros ganamos ese juicio, y lo que pasa es que la municipalidad, posteriormente, no cumplió con lo que se ordenó, y en este momento hay una audiencia por desacato”.

Añadiendo que “a eso vamos nosotros, este jueves, al Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia, porque ya ha sido demasiado el tiempo que se ha esperado en que se cumpla lo estipulado”.

RECUPERAR Y RESTAURAR

En tanto, con relación a la parte netamente arquitectónica del edificio patrimonial, el arquitecto Fernando Maass, explicó que “no es que lo retirado se haya perdido, esto se puede reconstruir, pero hay varias cosas, porque habría que también hacerle un seguimiento a las maderas que se sacaron de ahí, algunas están usadas en la pasarela, pero otras, bueno (…) se podría llegar a saber dónde están… hay algunos datos por ahí. El hecho es que aquí la municipalidad trasgredió la normativa, con el apoyo del Ministerio de Vivienda, una documentación que obtuvieron, que a raíz de esto, se ocuparon, en su momento, las platas de los seguros para la reparación del edificio en otras cosas, y eso hay que investigarlo”.

A ello, agregó que “se creó un proyecto como para suplir esa situación, pero que no podía ser de reconstrucción del edificio ni de reparación de este, porque para eso estaban los seguros, entonces se armó todo esta especie de ‘show’ de proyectos, como para hacer un edificio nuevo en el fondo, entonces la municipalidad aduce que ellos están protegiendo el patrimonio, y reparando el edificio, lo cual no es cierto, el edificio fue totalmente demolido, y se dejó la parte de la fachada exterior solamente”.

Del mismo modo, Maass manifestó que el edificio es de condición patrimonial, por lo tanto tenía que haberse conservado, “se podía haber reparado completamente, conservado el volumen, podrían haber hecho divisiones interiores nuevas, entre otras cosas, pero el edificio no se podía demoler. Ahora, el tribunal lo que determinó es que hubo un delito, en el sentido de haber transgredido esa normativa, y que el edificio tenía que volverse a construir”.

Al finalizar, el profesional sostuvo que “ahora, obviamente, tiene que reconstruirse, considerando probablemente algunas cosas, a lo mejor, no todo lo que se ha hecho se tenga que demoler, a lo mejor aprovechar algunos muros, pero, en definitiva, arquitectónicamente el edificio tiene que volver a ser lo que era antes. No puede tener tres pisos, una oficina en el tercer piso, no se puede hacer un acceso tampoco por el sector de calle Colón, que ahí se demolió una parte de la fachada (6 metros), y nada de eso se podía hacer, se tenía que conservar el volumen completo del edificio, de acuerdo a la normativa de la misma municipalidad, que se trasgredió”.

Por su parte, Nivia Riquelme puntualizó que “en este tema del edificio O’Higgins, se supone y que ojalá, este jueves, sea lo último que se haga, y que se cumpla la sentencia emitida por ellos mismos, en favor de Codepala, porque ese es un juicio ganado por nuestra agrupación. Acá hay desacato, y tendría que haber una condena contra las autoridades municipales, en este caso es el alcalde que debe responder”.

Cabe recordar, que La Tribuna se contactó con el municipio angelino, quienes declinaron referirse a los dichos de Codepala.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes