lee nuestra edición impresa

Noticias

Comandante de Los Ángeles: “si existiese discriminación Fica no hubiese quedado en el Ejército”

Miguel Ángel Navarrete, comandante del Destacamento 17 de Montaña planteó en entrevista exclusiva a Diario La Tribuna su percepción frente a la acusación pública que realizó el exsoldado Carlos Fica, de acuerdo a lo que vivió dentro de la unidad.


 Por La Tribuna

11-11-2018_18-02-231__5.1

Hace más de una semana que se comenzó a gestar esta acusación pública por discriminación de un soldado de Los Ángeles contra el Destacamento de Montaña N° 17 que, sorpresivamente, fue respondida por el alto mando de la institución, entregando su versión de los hechos. Sin embargo, el equipo periodístico de Diario la Tribuna tuvo la oportunidad de conversar con el comandante del destacamento angelino y también con el afectado.

Miguel Ángel Navarrete hizo un alto en sus actividades de soldado, ya que están en campaña. “Yo no debería estar acá, sino en terreno, que es donde me gusta estar”, comentó al iniciar la conversación en la que se mostró afable y abierto a cualquier pregunta que pudiese surgir.

“Este caso es antiguo, ocurrió en agosto, no sabemos por qué se dio a conocer ahora, cuando ya realizamos todo lo que había que hacer en cuanto a procedimiento; aquí mismo recibí muchas veces a la mamá de Carlos Fica y a él mismo para conversar la situación”, dijo.

Navarrete explicó que “durante el proceso de selección del contingente -que esto ocurre una vez al año y llegan todos los ciudadanos en condición de cumplir el servicio militar obligatorio- muchos de ellos se presentan en forma voluntaria, que es lo que ocurre mayoritariamente, y particularmente en esta provincia”.

Según el militar, dentro de este proceso, la ley -y que el Ejército cumple con todas las leyes en ese sentido- no discrimina a nadie. ”Por tanto, independientemente de las condiciones de género que presenten, en este proceso de selección, no es tema”.

RIESGO PARA SÍ MISMO Y PARA SUS COMPAÑEROS

“El caso particular del soldado Fica hizo su proceso de selección del contingente aprobando toda la exigencia, ya sea sociales, físicas, médicas y de alguna manera creo que venía con un tratamiento anterior, situación que omitió. Nadie supo que tenía un problema de trastorno psicológico tratado desde antes desde el colegio”, explicó Navarrete. Más aún, aseguró que “lo que Fica alude que está con estrés en relación a la situación que él vivió acá, me parece curioso porque básicamente nunca ha sido dado de alta en un tratamiento de trastorno de personalidad, que eso estaba escrito en los valores médicos”.

“Esa fue incluso una de las razones por las cuales se va de baja, porque él representa un riesgo para sí mismo y a sus compañeros. Entonces, no ser compatibles con la vida militar por un tema psicológico no tiene nada que ver con la discriminación, o sea, ese es un tema completamente aparte y ahí yo creo que es bueno no confundir los temas”, aclaró firmemente el militar.

El soldado Fica hace su servicio militar en forma normal, de hecho, tiene felicitaciones durante su estadía hasta el mes de agosto, por buen comportamiento, buena conducta, buen soldado, siempre cooperador, aseguró su superior. “Nadie lo discriminó por su condición de género. A sus compañeros trasmitió su opción, pero no a sus superiores. No era secreto para nadie que era homosexual, no era tema. Incluso es más: si existiese discriminación, no hubiese quedado en el Ejército”.

CONFLICTO

La versión de lo sucedido por parte del comandante fue relatada de la siguiente forma “en algún momento él informa que, de parte de alguno de los tenientes, existe una discriminación homofóbica. Se hace la investigación del caso, se estima que, efectivamente, algunos comentario producirán un mala interpretación, por lo tanto, con ese oficial se tomaron algunas medidas disciplinarias”.

Y en relación a las medidas administrativas, según el alto mando angelino “se reitera al personal, y cuando digo se reitera lo recalco, porque ya son disposiciones que, ya entregadas y la institución las cumple, el trato en relación a la discriminación de género se leen las disposiciones vigentes. Se hacen charlas se vuelve a leer los últimos documentos en relación a la ley Zamudio y nunca más ha habido otros problemas”.

“OTRO COMPAÑERO LO ACUSÓ DE ABUSO”

En la entrevista, el comandante Navarrete quiso aclarar una situación: “Esto es aparte, porque no tiene nada que ver mezclar las cosas. Uno es la denuncia por discriminación, que él informa, y la otra que ocurrió durante esta investigación una denuncia de abuso sexual contra Fica por parte de otro soldado. Y esta denuncia esta en Fiscalía Militar con investigación en curso”, explicó.

Según el uniformado, se mezclan un poco las cosas: “Una cosa es lo que el soldado denuncia, y que se tomaron las medidas conforme a lo que corresponde, y otra cosa es que el soldado Fica fue denunciado en fiscalía por otro soldado”.

Asimismo, Navarrete aseguró que existen más jóvenes con opción sexual diferente y algunos incluso se han licenciado y son parte de la reserva militar.

“NO ESTOY BUSCANDO UNA COMPENSACIÓN MONETARIA”

Carlos Fica, en tanto, fue portada de diarios y entrevistado por diversos medios de comunicación nacionales, al finalizar el expuesto día se encontraba cansado, pero, según lo que el mismo expresó, “acostumbrado a lo que estaba pasando”.

Fica se refirió a la respuesta que entregó el Ejército a la acción que realizó en el Gobierno Regional: “La verdad es que cuando lo leí fue como que me dio un poco de risa y rabia, por la simple razón de  que ¿por qué tenía que llegar a hacerse público, para que ellos tomaran cartas en el asunto? Entonces esa fue la pregunta que me hice y hasta el momento todavía no me la puedo responder”.

Al ser consultado por las razones de su desvinculación, Carlos admitió que era por razones de salud: “Cuando estaba en el destacamento, yo un día fui al psicólogo porque me sentía mal, a él le conté todo lo que estaba pasando. Me descompensé allá y me dijo que fuera al SAPU para que me inyectaran un analgésico que, finalmente, fue psicotrópico y me lo inocularon directamente en la nalga para que pudiera dormir”.

Carlos recibió la noticia: “Ahí fue cuando él me dijo que no podía ir durante una semana al destacamento. Ahí fue cuando mi mamá le avisó al comandante en jefe de acá de Los Ángeles, y su solución fue que yo no siguiera yendo y posterior a eso me mandaron la carta de la baja que yo tenía que ir a firmarla después”.

TRATAMIENTO PSICOLÓGICO ANTERIOR

Carlos no desmintió sus visitas al psicólogo: “Años atrás, muchos años atrás, mi papá sufrió un accidente y a partir de eso casi todos en mi casa comenzamos a ir al psicólogo, pero nada más por eso después igual pasé la psicológica de todo, primero la de soldado y luego la de soldado de tropa. Entonces estaba bien”.

El teniente aludido en la acusación nunca se volvió a acercar a él después de lo sucedido, pero sí ofreció disculpas públicas que no fueron del agrado de Fica y su madre: “Delante del capitán de la compañía y fue como si leyera un papel, como recitando la biblia”.

Del porqué lo hizo público, ahora Carlos comentó: “Desde hace tiempo lo estoy viendo con la abogada del MovilH y se hizo de conocimiento público cuando fui a entregar la carta al Gobierno Regional”.

Actualmente se encuentra trabajando en la fruta “gracias a Dios, hoy soy temporero” y todo lo vivido, asegura, no ha interrumpido en su labor.

OTROS COMO ÉL

“Lo que yo quiero es que se aclare el tema, se investigue. En ningún momento hemos exigido indemnización en dinero, no busco eso. Lo que yo quiero es que la sociedad vea que ser gay no es malo, y que podemos hacer el Servicio Militar y que se le abran las puertas a la comunidad LGBT”, aclaró Fica.

Respecto a si había otros soldados en su misma condición, comentó: “Tuve compañeros con mi misma condición sexual, pero se salieron antes porque les ofrecieron la baja. A mi igual, pero yo nunca la quise tomar. A uno se la ofrecieron a los tres meses y a otros a los cuatro, se fue porque estaba aburrido. Yo, de hecho, no la acepté, porque quería, lo hice porque adentro no me sentía a gusto”.

Comentó que “entré el 10 de abril, estuve 5 meses. Antes de todo lo que había pasado soldado tropa, escuela suboficiales y oficiales. Luego de esto renuncié a todo. Después de esa experiencia ¿seguir una vida militar? ¡No!”

RESPETO PARA TODOS

Respecto a la acusación de su compañero, comentó que “me dio risa, porque nunca hubo nada de lo que dicen de mi parte a otros soldados, de mi parte siempre hubo mucho respeto para ellos, porque yo exijo lo mismo”. Hace tres semanas fue una subcomisario de delitos sexuales de la PDI la que me tomó declaraciones, después de eso ella me dijo ‘sabes que tu declaración fue la misma que dieron tres soldados a favor tuyo’”.

“La verdad es que no tengo idea de por qué no pudo ser eso, compartimos cigarros e hicimos guardias juntos por eso me dio risa que esto apareciera”, aseveró Carlos.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes