lee nuestro papel digital

Noticias

Daisy: la astuta labradora que se integró al equipo del OS7 de Los Ángeles

La ejemplar color miel de dos años, hoy forma parte de esta dotación que se dedica a reducir el consumo y distribución de sustancia ilícitas.


 Por La Tribuna

05-09-2018_20-40-551__7.1

Hace dos semanas personal del OS7 de Los Ángeles, cuenta con una nueva integrante, una ejemplar canina labradora llamada Daisy, adiestrada para la detección de sustancias ilícitas, la que trabajará codo a codo con los profesionales de esta sección.

Esta ejemplar es una hembra proveniente de Santiago, que va a trabajar con personal de esta área de Carabineros en diferentes procedimientos que se llevan a cabo en la provincia, luego que desde hace dos años la dotación estaba sin apoyo canino, tras la partida de Omar.

“Esta nueva integrante canina de dos años llega a ser un pilar fundamental, en la sección especializada, debido a que está capacitada para desarrollar servicios policiales específicamente, en materias de detección y ocultamiento de drogas, en autos o diferentes lugares”, explicó el teniente Horacio Lavín, jefe operativo de la sección OS7 de Los Ángeles.

Su trabajo, según agregó el profesional, se va a enfocar en detección de sustancias en terminales de buses, carreteras y variados puntos, sobre todo en fechas de festividades –caso como Fiestas Patrias- donde aumenta el flujo de estas sustancias por parte de personas que salen o ingresan a la provincia.

La participación de esta ejemplar, se va a llevar a cabo por medio de un trabajo intensificado y la proyección de servicios relativos “nosotros podemos controlar en terminales, vega central y diferentes espacios públicos donde existe gran aglomeración y donde va a trabajar en toda temporada del año considerando sus tiempos de descanso que ella amerita”.

“Daisy llega a ser un aporte de vital importancia para nosotros porque nos ayuda y nos compromete con la comunidad ya que se presenta mayor cercanía de nosotros hacia ella, brindando mayor prevención”.

Esto debido a la salida de Omar, el antiguo ejemplar de la sección, que luego de su cumplir su periodo de servicio fue jubilado, después de presentar su apoyo a los oficiales, quienes catalogan esta colaboración como un trabajo de vital importancia ya que estos canes pueden llegar con su gran olfato a lugares claves, donde se mantienen sustancias ocultas.

“Para nosotros es una ayuda que permite detectar en diferentes lugares que a veces nosotros no podemos verificar y los perros detectores de drogas son de vital importancia”, puntualizó el teniente Horacio Lavín.

UN GUÍA Y UN EJEMPLAR: LOS MEJORES AMIGOS

Sobre las actividades que realiza esta bella y amable labradora, una de sus cualidades, es que siempre mantendrá un acercamiento al público, donde tendrá en todo momento la búsqueda clara de su objetivo, esto en remotos lugares como buses, bolsos, cajas y otros.

“Ella está acostumbrada a tratar con personas y buscar su objetivo, no es agresiva y la única manera que podría atacar sería percibiendo alguna amenaza hacia alguno de los funcionarios”, expuso el cabo primero Cristian, su guía -quien prefiere mantener su identidad en secreto- que trabaja con esta esta inteligente can, hace aproximadamente un mes y medio.

"Yo conocí a Daisy hace un tiempo atrás en la escuela de adiestramiento de Santiago, donde ella aprendió de la búsqueda de sustancias, desde muy pequeña su trabajo y cómo realizarlo”, declaró este guía especializado, que lleva cerca de seis años en estas funciones.

Sobre las especialidades que realiza este can, el profesional agregó que en sus funciones además se encuentra el acercamiento a la comunidad y sobre todo a los niños, ya que muchas veces su trabajo se orienta a colegios y otros establecimientos, donde se educa a la comunidad sobre prevención de delitos de esta índole y donde Daisy tiene un valor muy formativo para los más pequeños, que se fundó en años de educación.

Además de ello, el trabajo de un guía -explicó este profesional- se establece en una especialización, por cerca de un año, donde aprenden de manera profunda como tratar con estos perros y generan el lazo de unión que ellos deben aplicar con la comunidad en general.

“Mi primer amigo fue Omar, quien jubiló hace dos años y donde vimos muy buenos frutos. Trabajamos tres años juntos y fue una gran experiencia, ahora, con Daisy espero lo mismo. Somos amigos, salimos a caminar y ella es como cualquier mascota y hay que considerar siempre, que para ella esto es un juego. No es nada más que eso”, manifestó este especialista.

Sobre el desarrollo de los caninos buscadores de sustancias, hay que puntualizar que su trabajo tiene una duración de aproximadamente nueve años con visitas médicas mensuales, para corroborar su perfecto estado y situación. Ellos viven en el canil de la institución y para los profesionales son un amigo más, con quienes realizan un juego muy importante, reducir los niveles de drogadicción en la provincia.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
CandrogaInvestigadorLos ÁngelesOS7
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes