suscríbete al boletín diario

Noticias

Emprendedora en el arte del mosaico participó en la realización de un mural en Concepción

De profesora a artista plástica así transcurre la agitada vida de Natalia Soto, una joven angelina que abrazó el arte del mosaico como una forma de liberación personal.


 Por La Tribuna

30-07-2018_18-36-141__10.1

Al llegar al pasaje, se sabe inmediatamente donde vive la artista del mosaico, la delata las aplicaciones que luce en la fachada de su casa-taller. Porque así es como funciona la vida artística de Natalia Soto Mardoff, madre de dos hijos, docente de matemática y educación tecnológica del Liceo Bicentenario de Los Ángeles, dueña de casa y artista plástica, ella no se cansa y se siente muy contenta de poder concretar su vocación.

“El arte para mí es un proceso de liberación personal y una forma de enseñar, a través de éste, una forma de vivir, de sentir y compartir. Y si bien no tengo en mente el momento exacto en el que logré entrar a este mundo, tengo claro que nuestro encuentro fue una especie de conexión automática, donde sentía que a través de cualquier expresión artística podía presentarme ante un mundo caótico y complejo, difícil de predecir y controlar” explica así el desarrollo que tiene este hermoso trabajo de cerámicas para ella.

Natalia cuenta como se dio cuenta de su vocación “el mosaico es la forma de expresión artística que descubrí hace ya varios años, empezando con formas simples y concretas, hasta otras de mayor envergadura. Y es que trabajar con mosaico también implica disciplina, ser prolijo y disciplinado, valores que he logrado fortalecer desde que entré a este mundo lleno de piezas y colores. Una forma de arte de piezas duras, pero con la capacidad de sensibilizar a los más duros corazones. Un mundo que exige dedicación, pasión y constancia y sobre todo, capacidad de trabajo en equipo puesto que el mosaico supone un trabajo detallado y tan perfectamente calculado, que es inevitable ver, en el apoyo de otros, una forma de alcanzar la forma final”.

TALLER SOÑARTE

Todo ha sido intenso, sobre todo estos dos últimos años, cuando se decidió participar en la realización de proyectos de exposición permanente tanto en la capital regional como en la ciudad.

Pero Natalia, lo tiene claro “a través de los años he podido hacer visible este amor por este tipo de arte, lo que me llevó a crear un taller como un espacio de aprendizaje, de buena conversación, de técnica y expresión. Guiar a otros, a través de este camino me ha permitido encontrarme, a través de otros, y sentir que la entrega de formas y colores también es una forma de desmitificar que el arte se encuentra solo en las obras de grandes artistas: el mosaico democratiza el arte desde lo cotidiano, entregando belleza y utilidad para quien decide vivirlo”.

Es así como su casa se convirtió en un lugar de enseñanza, tal vez porque la docencia le sale por los poros y la ejerce formalmente en el Liceo Bicentenario, es que además hace talleres en su casa. En su taller se pueden ver azulejos pintados por ella misma, a mano, un producto exclusivo y que le da un aire de innovación en la oferta de mosaico que existe en la ciudad.

“Esto nace porque estábamos trabajando en un proyecto que necesitamos colores específicos que no encontrábamos en ninguna parte, y mientras tanto yo pensaba ¡aquí debería estar yo brindando el servicio completo! entonces nació la idea y la implementé rápidamente, ya que contaba con insumos propios” comentó la emprendedora.

Es así como muestra orgullosa un implemento vital para su trabajo, donde da “cocción” a las piezas en un horno que llega hasta los mil grados Celsius.

“Ha tenido mucha salida este producto, y estamos muy orgulloso de eso” comentó “el año pasado me adjudiqué un Capital Abeja por lo que he tenido fondos para desarrollar más mi línea de negocios”, afirmó la emprendedora angelina.

Asimismo hace una mención especial a Rodrigo Zurita, su compañero y partner de proyecto “él ha sido una pieza fundamental en esto” afirmó.

TRABAJOS EN LA VÍA PÚBLICA

Aparte de las clases en su casa taller, Natalia ha mostrado su talento en dos lugares, que son fachadas públicas. El primero fue la convocatoria a participar en la difusión callejera que se hace al magno evento musical conocido como REC, donde fue convocada por la artista gráfica Alexandra Affeld  para realizar un mural en mosaico de los emblemáticos grupos penquistas Los Bunkers y Los Tres, esto se puede ver aún en un costado del Hospital Traumatológico por calle Chacabuco al llegar a calle Roosevelt.

Y en Los Ángeles, también podemos apreciar el trabajo de esta inquieta emprendedora en la fachada de un conocido local ubicado en Caupolicán al llegar a José de Manso “Quinta Newka”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes