suscríbete al boletín diario

Noticias

Héctor Ruiz otorgará gran jerarquía a su entrenamiento para el Sudamericano de kyokushin Brasil 2018

El camino que ha recorrido el joven atleta angelino para lograr clasificar a la gran cita del arte marcial en Sudamérica no ha sido fácil, pero ha puesto todo de su parte para imponerse tanto física como mentalmente ante la adversidad.


 Por La Tribuna

24-07-2018_19-51-101__20.1

Este 10 de noviembre se llevará a cabo el Sudamericano de kyokushin en Sao Paulo, Brasil, en la cita que convocará a los exponentes más poderosos de la disciplina en el continente, Chile ya tiene a sus representantes nacionales.

Entre ellos el sempai, Héctor Nicolás Ruiz Morales, de 26 años, quien ha entrenado más de 12 años y, ahora imparte clases en las inmediaciones del gimnasio Gina en SenshiDojo.

El deportista local ha pasado por un riguroso entrenamiento que gracias a su maestro y sacrificio personal le han dado la oportunidad de clasificar al gran evento.  

Su sensei, Francisco Cornejo, director de la Organización Shinkyokushin Chile, quien lleva entrenando a Héctor desde los 13 años aproximadamente comentó que se ha preparado arduamente para ganar su cupo, donde deberá enfrentar a representantes de diez países de Sudamérica, en un reto superior. ”Veo la importancia que le da él en representar a la organización, Los Ángeles y al país en el torneo”, comentó.

“Esta clase de eventos son más importantes, ya que uno no se mide con gente del propio país, sino que con otros exponentes” agregó.

Hay que destacar que este estilo de karate es más riguroso que otros, por lo que hay que entrenar arduamente para destacar del resto. El sensei afirmó que “en el deporte, hay que sacrificar mucho, se empieza de bien joven, los cuales a veces tienen otras prioridades y, podrán tener muchas condiciones, pero si no tienen la convicción siempre quedarán en el camino”.

Por otra parte destacó que para estas competencias la parte interior debe estar bien junto la parte física, ya que deben complementarse para lograr un buen desempeño en la disciplina. Esas son algunas de las aptitudes que cumple Héctor, quien formará parte de la “roja” del arte marcial en Brasil.

LA DIFÍCIL SENDA DEL GUERRERO

El artista marcial ha tenido que asumir riesgos, superar miedos y aceptar el dolor como moneda de cambio en esta disciplina, para lograr destacar y clasificar al certamen. 

Héctor comentó que su preparación para clasificar fue de seis intensos meses aproximadamente, entre los que además de entrenar personalmente, tenía que hacer clases a sus alumnos y asistir a la universidad, donde estudia para ser preparador físico.

“Había días que ni siquiera me podía el cuerpo por el entrenamiento, ahí entra la fuerza mental de querer levantarme y representar a Los Ángeles porque es una convicción que tengo”, afirmó.

Además para poder participar en una categoría menor pasando de los 85 kg a los 75, tuvo que bajar 16 kilos en un mes y medio, porque aseguró “quise bajar de categoría, por un tema de comodidad, más agilidad y potencia”.

Por otra parte, antes de lograr clasificar tuvo otro gran impase: dos días antes del torneo se enfermó de influenza y, sumado a ello, su madre pasaba por una difícil situación de salud.

A punto de “tirar la toalla”, Héctor se dijo "me preparé tanto para terminar enfermo sin participar, para nada", por lo tanto se puso de pie para participar con toda la fuerza que le quedaba y aún así derrotar a casi todos sus oponentes por knock out.

Igualmente  aseguró que “la victoria tuvo un sabor distinto, fue una satisfacción porque estaba enfermo, peleé igual, con una mezcla de emociones, bastantes temas personales que fueron enfocados en el torneo, con corazón mentalidad, y las ganas de querer representar a mi país”.

JERARQUÍA PARA REPRESENTAR AL PAÍS

Después de clasificar al Sudamericano de Brasil, Héctor comentó que tuvo que partir al hospital, donde estuvo hospitalizado por un par de días.

Hoy totalmente recuperado volvió a su potente entrenamiento, intentando no lesionarse, sólo enfocado en el campeonato, de kyokushin, que se realizará en noviembre del presente año.

“Mi meta es ganar, con una mentalidad distinta, porque todo se puede, no hay barreras, si me propongo el objetivo de ganar, es porque sé que lo puedo hacer”, dijo. 

Sumado a ello desea obtener óptimos resultados en la competencia al igual que sus alumnos, quienes han destacado en la disciplina a pesar de formar parte de una escuela sin grandes recursos, asegurando que “les prometí que iba a ganar, hay un peso encima de mis hombros, ya que dentro de mis aprendices hay campeones nacionales y otros con excelente desempeño”.

Por último el deportista agradeció a todos los que le han apoyado.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Los ÁngelesSudamericano de kyokushin Brasil 2018

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes