suscríbete al boletín diario

Noticias

Junta de vecinos “Araucanía” denuncia calvario y menoscabo por parte de la municipalidad de Los Ángeles

Revelan supuestas mentiras de funcionarios municipales, quienes les informaron que los documentos se estaban tramitando, pese a que estos están detenidos para lograr la anhelada sede social. Evidenciaron que se deben congregar en la calle para realizar las reuniones vecinales.


 Por La Tribuna

junta-vecinos

La junta de vecinos Nº 14 Araucanía, sector Orompello, denunció que lleva más de 2 años luchando por tener el comodato de un terreno para su sede. La Tribuna se reunió con la presidenta del conglomerado, Liliana Pizani, quien realizó una crónica de los hechos.

“La primera gestión como junta de vecinos comenzó a través del Serviu, y tras diversos trámites nos informaron en octubre de 2012 que el sitio ubicado entre calle Galvarino y Bombero Rioseco se encuentra el sitio eriazo”.

La dirigenta explicó que tras 4 meses, la municipalidad de Los Ángeles les envió los documentos necesarios para continuar con el trámite de la sede. “En enero de 2014 nos enteramos de la existencia de un documento que data de septiembre de 2013, en donde el Serviu regional solicitó a la municipalidad especificar en qué se iba a ocupar el terreno en cuestión, y con qué subvención se iba a realizar el proyecto, lo cual nos tomó por sorpresa, puesto que en el mismo documento se señala que hay un plazo de 30 días para que la municipalidad enviara la respuesta”.

La dirigente relató que en el primer Concejo de 2014, celebrado el 3 de marzo, la concejala Teresa Stark les ofreció ayuda. “Nos dijo que trataría de hacer las consultas por nuestro caso, y le solicitó al Concejo que aprobara una pronta solución a esta anomalía, y así gestionar el comodato para nuestra junta de vecinos, lo cual fue aprobado unánimemente”.

De igual forma, añadió de manera muy clara que en junio el ex director de Desarrollo Comunitario, Norman Garrido, gestionó una reunión. “Coordinó un encuentro con la abogada Michelle Villagrán, quien está a cargo de los comodatos. Ella informó que era prioridad del señor alcalde dar curso a la documentación de 4 comodatos incluidos el nuestro, quedó de respondernos en julio, situación que nunca hizo”.

De manera muy molesta, Liliana Pizani relató que en variadas ocasiones la mencionada funcionaria municipal les prometió respuesta. “Nos dijo que en noviembre y no pasó nada, el diciembre tuve la suerte de conversar con ella y me dice que recién habían enviado los documentos a Serviu Regional, y que había que esperar hasta marzo para una respuesta, ya que en enero y febrero de este año salían de vacaciones”.

Los vecinos, no quedando conformes con la respuesta de Michelle Villagrán, continuaron golpeando puertas y hablaron con Margarita Estrada, secretaria de la oficina jurídica de la municipalidad, “le preguntamos si tenía la documentación del comodato y nos respondió que no había ningún documento, lo cual nos hizo sentir ofendidos, pasados a llevar y muy perjudicados como angelinos”. En vista de la respuesta, los vecinos contactaron al Serviu para corroborar la información. “Nos dieron la misma contestación, es decir, que no había ningún documento sobre el comodato solicitado por la municipalidad. Sentimos que se ríen de nosotros, nos están mintiendo”, declaró muy molesta la dirigenta.

Cansado de la situación, los vecinos decidieron hablar directamente con el alcalde. “Lo encaramos y nos dijo que hoy los comodatos tienen una demora de un año y medio dependiendo del terreno en sí, lo cual nos dejó muy insatisfechos, ya que esto le venimos gestionando hace años sin tener una respuesta favorable. La municipalidad ha tenido una tremenda falta de respeto hacia todos los habitantes de este sector, ya que para realizar nuestras reuniones debemos juntarnos en el garaje o en la calle. Esa es nuestra realidad”.

Entre los pormenores, la dirigenta comentó que han recurrido -ante el nulo apoyo municipal- a la gobernación en búsqueda de soluciones. “El jefe de gabinete averiguó del tema y nos confirmó que esto está trabado por un tema político, ya que supuestamente somos contrarios a los intereses políticos del alcalde”.

Tras tomar conocimiento de esta situación, Liliana Pizani manifestó su molestia. “Estamos cansados de que nos miren las caras. Sólo solicitamos un espacio para hacer vecindad, para coordinarnos, para hacer actividades para los adultos mayores, para hacer ciudadanía. La falta de respeto de las autoridades pertinentes nos parece el colmo”, expresó.

Consultada la concejala Teresa Stark por los hechos, enunció que comparte el sentimiento de los vecinos. “Es lamentable, ya que yo he solicitado insistentemente en el Concejo que se oficie al Serviu con todos los antecedentes entregados. Se les ha dicho que está todo caminando y hasta hoy no hemos visto ningún resultado. Entonces, yo entiendo a la gente que esté muy decepcionada, ya que no ha habido la voluntad política, siendo que es un terreno abandonado, en el donde perfectamente se puede construir su sede”.

Frente a la detención de los trámites por supuestos asuntos políticos, Stark respondió que “cuando escuchamos el discurso del alcalde, él informa que ha llegado para servir a la comunidad. Lo que dice se tiene que trasformar en hechos, no se puede tener un doble discurso”, acotó.

RESPUESTA DE LA ALCADÍA

La Tribuna consultó al alcalde Esteban Krause el lunes por la mañana sobre los hechos, donde indicó no estar al tanto.

Sin embargo, el miércoles se solicitó una respuesta formal al área de comunicaciones de la corporación edilicia, donde finalmente, a través de un correo electrónico informaron que, “como municipalidad, hemos enviado la solitud de terrenos para transferencia de dominio de ese y otros terrenos, en más de una oportunidad. De Serviu nos señalan que la normativa cambió, por lo tanto, el municipio está evaluando acogerse a esa nueva normativa”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes