suscríbete al boletín diario

Mulchén

Miel chilena con sello sostenible: El valor agregado para su comercialización en el mercado internacional y local

El principal producto pecuario primario de exportación de Chile, la miel, originada principalmente en especies melíferas del bosque nativo chileno, y que es exportada en cerca de un 90% a los mercados de la Unión Europea y Estados Unidos, también siguió el camino de la certificación para poder marcar la diferencia entre sus competidores.


 Por Claudia Robles

miel

Luis Vásquez, Jonny Márquez y Andrés Sanhueza tienen tres cosas en común: la primera, es que son apicultores de la región del Biobío. La segunda, es que sus mieles son certificadas. Y por último, sus productos se venden en Espacio Fibra Local en Temuco de CMPC, en la región de La Araucanía, en la que se comercializan productos elaborados por emprendedores del sur de Chile bajo el concepto de comercio justo.

¿Pero cómo llegaron estos tres productores a seguir el mismo camino? Buscando posicionar la miel chilena entre las mejores del mundo a través de su participación en un proyecto piloto.

Y es que hoy los consumidores a nivel mundial se han puesto cada vez más estrictos con la calidad de los productos que consumen. Dicho comportamiento se ha visto reflejado en la elección de productos más amigables con el medio ambiente, que provengan de fuentes renovables y que incluso contengan sellos.

Es por eso, que el principal producto pecuario primario de exportación de Chile, la miel, originada principalmente en especies melíferas del bosque nativo chileno, y que es exportada en cerca de un 90% a los mercados de la Unión Europea y Estados Unidos, también siguió el camino de la certificación para poder marcar la diferencia entre sus competidores.

Así, durante agosto de 2019 a mayo de 2020 se desarrolló un proyecto piloto con apicultores de las comunas de Mulchén, Tucapel, Cañete y Los Álamos, región del Biobío, con el fin de certificar la producción de mieles con el estándar de Cadena de Custodia PEFC Chile. La iniciativa se desarrolló en patrimonio de las empresas CMPC, a través de su filial Forestal Mininco, y Forestal Arauco, certificadas bajo el estándar de Gestión Forestal Sostenible CERTFOR/PEFC. En este programa participaron Luis, Jonny y Andrés.

Este proyecto tuvo como objetivo adicionar mayor valor agregado a la producción sostenible de mieles de seis apicultores de dichas comunas y también incorporar las plantaciones de Eucaliptus como posible insumo alimentario de los apiarios dada la magnitud de este recurso forestal en Chile, estimada en 588.543 hectáreas.

En la iniciativa también participó el Instituto Forestal de Chile (Infor), analizando las muestras de mieles obtenidas en el plan piloto para certificar su composición botánica.

El proceso de certificación PEFC Chile permite asegurar a los consumidores una miel original, sin riesgo de falsificación, aumentar la producción de sus colmenas y mejorar sus precios en el mercado nacional e internacional asegurando que su producción se genera en bosques bajo manejo forestal sustentable, protegiendo la naturaleza y proporcionando un refugio sistémico de las colmenas.

SEGURIDAD ALIMENTARIA

Según el estudio que se realizó para desarrollar la iniciativa, Certificación PEFC de mieles bajos gestión forestal sostenible, “los consumidores a nivel mundial se preocupan cada vez más por la seguridad alimentaria, incluidas las posibles impurezas en la miel asiática o de las falsificaciones. Los consumidores creen que comer productos locales de miel certificada podría ser una forma de evitar riesgos para la seguridad alimentaria. Esta seguridad está garantizada por marcas de certificación que crean confianza en los consumidores y ayudan a sus decisiones en la compra. La triangulación y falsificación de miel corresponde a los principales problemas del comercio internacional de este alimento, ya que generan mayores costos correspondientes a la verificación de la calidad y origen de las mieles”.

CADENA CIRCULAR

Contando con los bosques necesarios para desarrollar la actividad, además de “buscar proporcionar un refugio ecosistémico para las abejas y promover la apicultura de manera sostenible y colaborativa con las comunidades vecinas”, es que las empresas participaron del proyecto.

Según Ignacio Lira, subgerente de Asuntos Públicos Bosques de CMPC Celulosa, “para nosotros es muy importante el desarrollo sostenible. Esta iniciativa permite que el ecosistema trabaje en su estado natural debido a la polinización de las abejas, permitiendo la restauración de plantas; que la economía local se vea beneficiada con una mejor posición comercial de sus productos; que aumente el turismo rural en torno a la producción mielera; que se vendan estos productos en nuestro Espacio Fibra Local en Temuco, entre otros, lo que genera un proyecto redondo, una cadena circular, permitiendo compartir valor con nuestros vecinos”.

APICULTORES CERTIFICADOS

Luego de cuatro meses de haber finalizado el proyecto, el martes 6 de octubre se certificó a los apicultores involucrados en la iniciativa.

En la ceremonia virtual estuvieron presentes el secretario ejecutivo de PEFC Chile, André Laroze; el secretario Técnico de PEFC Chile, Rodrigo Vidal; el encargado de Proyectos de Desarrollo Local de CMPC Celulosa, Miqueas Paillao, y el subgerente Comunidades de Forestal Arauco, David Gutiérrez.

Los seis apicultores certificados fueron Jonny Márquez, Lorenzo Flores, Sonia Mosquera, Alfonso Vásquez, Andrés Sanhueza y Marcelo Rodríguez.

En la ocasión, Sonia Mosquera destacó que “estoy feliz de ser la primera apicultora que certifica sus mieles en Chile. Ahora podemos llegar al mercado con un valor agregado al producto. Esperar a que compren estas mieles naturales y evitar las falsas que tanto daño le hacen a la salud”.

Por su parte, Andrés Sanhueza, apicultor de Mulchén, aseguró que “el principal atributo de mi miel es que es 100% natural, ya que no es contaminada con ningún tipo de aditivo. Tiene un 16% de flor de Eucaliptus”.

Otro de los productores mieleros certificados, Marcelo Rodríguez, quien además es dirigente apícola y miembro de la Red Apícola Nacional, mencionó que “la principal diferencia entre la miel convencional con la miel certificada pasa por los registros de trazabilidad. El manejo de las colmenas en terreno no tiene mucha diferencia, pero sí los apicultores que estamos participando de este proyecto nos comprometidos a implementar y mantener los requisitos del estándar de cadena de custodia, lo que nos llevó a cumplir con una serie de documentos y registros que proporcionan las evidencias de trazabilidad para el cumplimiento de estos requisitos del estándar PEFC”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
apiariosapicultoresBiobíomielProductores

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes