lee nuestro papel digital

Ambiental

Bióloga angelina llama a dejar “el discurso poético” y cambiar los modelos de producción

La importancia de la identidad rural y su desarrollo a través de la asociatividad productiva permitiría a su vez potenciar una mejor calidad de vida para los habitantes de estos sectores.


 Por Jorge Guzmán B.

am 4 3003
Una modificación al modelo de plantaciones forestales desde monocultivos a uno basado en la mantención de la biodiversidad ayudaría tanto ambiental como económicamente.

La bióloga especializada en medioambiente y representante de la provincia de Biobío en el Comité Asesor de Medio Ambiente de la región, Mónica Ehrenfeld explicó sobre los beneficios de la implementación de economías circulares en el país y el mundo, que permitiría generar un sistema productivo estable y sostenido en el tiempo para cuidar los recursos naturales y los empleos que trae el correcto uso de estos en sectores rurales.

La docente con Magíster en Gestión de Políticas Ambientales, Mónica Ehrenfeld, dijo a diario La Tribuna que “generalmente se habla de Desarrollo Sustentable como si fuera un concepto utópico. Esto porque siempre se considera que lo único concreto es la economía y en virtud de la gran valoración de ciertas actividades productivas habría libertad para impactar, usar de forma irracional los recursos, en sistemas cerrados, con una mirada muy centrada en la maximización de las ganancias, dejando fuera factores tan importantes como la capacidad de sustentación de un territorio, la capacidad de carga de contaminantes, la factibilidad de recuperación de la naturaleza y la necesidad de planificación del territorio”. Ehrenfeld añadió que “el desarrollo sustentable implica el desarrollo social, la continua generación de competencias técnicas que den cuenta de la contingencia socioeconómica, política nacional e internacional y preparar al ser humano para enfrentar un cambio climático ya desatado. Otro eje del desarrollo sustentable es una economía circular, en donde el uso de los recursos naturales no genere una carga negativa al sistema, sino que utilice un sistema cerrado basado en el reciclaje, la eficiencia energética y el uso de energía renovable”.

MODELO SUSTENTABLE PROBADO QUE PODRÍA APLICARSE EN EL PAÍS

La representante de la provincia en el Comité Asesor de Medio Ambiente de la región del Biobío, manifestó que “las principales críticas que se podría hacer al modelo económico que impera en las actividades productivas de la provincia y la región es el fuerte desarrollo de la actividad forestal industrial, con grandes extensiones de plantaciones exóticas, no propias de nuestro territorio, que demandan mucha agua y un monocultivo que desconoce la importancia de la biodiversidad en la sostenibilidad de un territorio. Una producción biodiversificada siempre es más estable ecológicamente que un monocultivo”.

Mónica Ehrenfeld contó que “el año 1995, fui invitada por la Red Nacional de Acción Ecológica de Chile –Renace- a Canadá, a conocer ejemplos de economía sustentables; reciclaje industrial de los residuos sólidos domiciliarios y el Bosque Modelo Canadá.   Este último es un bosque concéntrico, en donde se planta en forma circular una especie, luego otra especie, y otra y otra”. 

Ehrenfeld explicó que “cuando se camina en forma lineal, nos encontramos con un bosque diversificado de especies propias de ese territorio, en donde de forma natural, las especies generan una importante evapotranspiración, el follaje húmedo entrega y drena las napas freáticas, por tanto, no se genera estrés hídrico, al contrario, hay una espesa capa de sotobosque con helechos, hierbas, hongos, miel, aves, insectos polinizadores.  Esto es recrear el modelo y patrón de la naturaleza, lo que otorga estabilidad al sistema.  Es una actividad productiva rentable por donde se le mire. Gran cantidad de personas trabajan allí, desde científicos, técnicos e ingenieros, educadores ambientales, gente que trabaja en el reciclaje orgánico o compostaje y una buena cantidad de servicios de atención turística. En resumen, quiero explicar que se puede.  Es factible implementar modelos forestales sustentables.”. Respecto a la actividad agrícola, la docente bióloga con Magister en Gestión de Políticas Ambientales reconoció que “tiene mucho que ver con la historia de nuestro país y en especial de nuestra provincia.  Ahí hay mucha tradición y añoranzas de las actividades campesinas.  El ser campesino, es un estilo de vida, con ritmos propios, gestos humanos colectivos y mucha identidad”.

MODELO SUSTENTABLE POTENCIARÍA OTRAS ÁREAS PRODUCTIVAS

Mónica Ehrenfeld criticó también la falta de “implementación de un modelo de desarrollo humano, agroecológico, que considere el reciclaje de las materias orgánicas y no la quema indiscriminada de residuos, la potenciación de recursos locales, una gestión de uso tecnificado del agua, medidas de conservación del suelo, como verdadero soporte de vida, que luego incidirá en la nutrición de la familia, la producción diversificada de frutales, hortalizas, rescate de árboles nativos, uso de energías limpias.  Políticas que den cuenta de la importancia de potenciar la identidad rural, desarrollar el turismo rural y la asociatividad productiva. Implementar el concepto de Cluster económico, que implica un encadenamiento de servicios, en torno a un rubro productivo”. “La sustentabilidad económica es factible, eficaz y potenciadora.   Falta que del discurso poético, se pase a la implementación de un modelo adecuado a nuestro territorio, nuestra naturaleza, nuestra cultura y nuestros anhelos de calidad de vida”, finalizó la magister en Gestión de Políticas Ambientales.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
comite asesor de medioambiente biobiomodelos productivos amigables medioambientalmenteproduccion y medioambientered nacional de accion ecologica de chilerenace chile
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes