suscríbete al boletín diario

Los Ángeles

Director DGA Biobío: “Las inundaciones son por anegamiento de colectores de aguas lluvias”

Las precipitaciones, que se registraron en un horario acotado, alcanzaron los 22 mm en promedio, sin desborde del estero Quilque y con operaciones normales en los embalses. Hasta 10 años, 20 milímetros precipitaban entre 8 y 12 horas, lo que en la actualidad ocurre en lapsos breves de un par de horas, tal como ocurrió esta tarde.


 Por Claudia Robles

530d9b6d-6165-4af6-92f5-071cd0c366b8

El director regional de la Dirección General de Aguas en Biobío, Andrés Esparza en entrevista con diario La Tribuna informó que el anegamiento que se presenta en distintos sectores de la ciudad de Los Ángeles no responde a la crecida de ríos o esteros.

En este sentido subrayó “las inundaciones ocurridas son por anegamiento de colectores de aguas lluvias debido a las fuertes precipitaciones. Un total de 22 mm en un laspo de tres horas aproximadamente, por lo tanto, la capacidad del sistema de la ciudad no dio abasto para las precipitaciones pero no responden al desborde de algún cauce, ni de río ni de estero”.

Cabe señalar que en un día lluvioso, sin temporal o tormenta,

las precipitaciones pueden variar entre los 20 a 25 mm en un período de 8 a 12 horas, concentrándose dicha condición, en un período acotado de tiempo, y que no superó las tres horas, en el caso de Los Ángeles.

Explicó que debido al contexto de cambio climático se observa que las precipitaciones se han ido intensificando en la última década. Por ejemplo,  hace 10 años, 20 milímetros precipitaban entre 8 y 12 horas, lo que en la actualidad ocurre en lapsos breves de un par de horas por lo que el sistema de aguas lluvias no da abasto para colectar ese volumen caído, argumentó.

MONITOREO FLUVIOMETRICO

Agregó que como DGA realizan constantes monitoreos a través de sus estaciones fluviométricas, “en estos momentos, el sistema frontal que se registra en la región y que disminuye su intensidad conforme avanza el día, no debería provocar riesgos de anegamientos ni tampoco riesgo de desborde de algún cauce natural, como río o estero”.

Respecto del estero Quilque expresó “el nivel alcanzado en el momento peak tampoco revistió riesgo de desborde y ahora que ya las precipitaciones disminuyeron el estero también bajó su nivel. Por lo tanto, no ha existido riesgo de que sobrepase su nivel o se desborde”.

En el caso de los embalses Ralco, Pangue y Angostura “están bajo su nivel máximo de operación por lo que tampoco reviste un riesgo de apertura de compuertas o aumento sorpresivo por liberación de aguas, sin riesgo alguno de los ríos que siguen aguas abajo de estos embalses”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
DGASistema Frontal

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes