suscríbete al boletín diario

Los Ángeles

El actual escenario de la salud dental con el cierre de clínicas y la reconversión en salud primaria

Sólo los casos de extrema urgencia reciben atención en el sistema comunal de Salud, que aplica estrictos protocolos frente a la contingencia sanitaria mundial. Mientras en el Hospital también se atienden sólo urgencias y se mantienen turnos éticos. En el sistema privado, las clínicas cerraron de manera voluntaria por decisión de los cirujanos-dentistas, que aseguran no contar con el equipamiento necesario para hacer frente a la pandemia y así, entregar seguridad garantizada en las atenciones.


 Por La Tribuna

a dental (1)

Sólo casos de urgencia son atendidos en el sistema público de salud por los riesgos que implica ese tipo de intervenciones, al ser prácticamente imposible evitar el distanciamiento entre el paciente y el dentista. Pero en la práctica, no es el único factor de riesgo.

Se suma también todo el instrumental rotatorio, como turbinas y micromotor, así como las jeringas triples que se usan para lavar y secar los dientes, al igual que el instrumental de ultrasonido y cavitron para hacer limpiezas, que se convierten actualmente en un elemento de potencial riesgo por el coronavirus.

Así las cosas, si usted tiene una complicación, que no sea catalogada de “urgencia” sus posibilidades de acceder a atención no serán muchas, al estar prácticamente todas las clínicas dentales sin atención como parte del cierre voluntario que, desde mediados de marzo, aplica el sector privado.

En el hospital de Los Ángeles se atienden sólo las urgencias y se mantienen turnos éticos mientras que en la atención primaria, se activó un plan de urgencias en siete Centros de Salud Familiar –Cesfam- y en el Servicio de Atención Primaria  Sapu Dental, con la habilitación de números de celulares para responder a las emergencias y coordinar las atenciones, en caso clasifiquen como emergencias.

Si antes consideraba que era difícil conseguir una hora para atención dental, ahora podría resultar aún más complicado, en medio de la crisis sanitaria.   

INSTRUMENTAL MÉDICO Y LOS RIESGOS 

La odontóloga de la Dirección Comunal de Salud de Los Ángeles, Alicia Cid afirmó que se realizó una reconversión en el sistema de atención para asegurar la salud de las personas y evitar riesgos de contagio, debido a que en los box de atención dental, los riesgos son latentes, por la generación de aerosol.

“El haber reconvertido el tipo de atención dental es netamente para proteger, no sólo a los funcionarios sino también a las personas, porque producimos mucho aerosol con la atención dental, al trabajar con las máquinas y turbinas.

Frente a esto, como todos saben que este virus puede ser transmitido vía gotitas, tuvimos que reconvertir toda la atención dental” explicó la profesional.

Agregó que desde el pasado 16 de marzo, que se atienden sólo urgencias dentales, en todos los Centros de Salud Familiar de Los Ángeles, vale decir en los Cesfam Entre Ríos; Nuevo Horizonte; Nororiente; Dos de Septiembre; Sur; rural Santa Fe, Norte y SAPU Dental.  

En la práctica, en los casos graves, que derivan finalmente en atenciones, se desarrolla un protocolo de emergencia, que está plenamente operativo, “el paciente será evaluado por un dentista en el box de atención. Tenemos protocolos estrictos y eso, ha llevado también a prolongar el tiempo de atención por persona” indicó, al explicar que antes de la emergencia por Covid, el tiempo promedio por paciente variaba entre los 15 a los 20 minutos. Actualmente puede prolongarse hasta una hora entre atenciones. “Para que también los pacientes entiendan que se están usando medidas estrictas de protección. Cada vez que ingresa o sale un paciente de los box de atención dental, se realiza una limpieza profunda de las instalaciones y del instrumental médico”.

CUÁNDO ACUDIR

Dada la contingencia por Covid-19, los siete Cesfam de Los Ángeles -además del Cecosf Rural El Peral- están atendiendo únicamente urgencias en lo que respecta al ámbito de la asistencia odontológica.

Se considera como urgencia dental a aquella relacionada con patologías que aparecen súbitamente, acompañada de un dolor agudo y que no puede esperar por atención.

Algunos ejemplos clásicos son las molestias persistentes en el tercer molar o “muela del juicio”, traumatismos por golpes en los dientes, hinchazón fácil por infección y complicaciones derivadas de la extracción de una pieza. Por indicación del Ministerio de Salud, se resolvió atender netamente urgencias para el paciente, citó la profesional, quien aconsejó llamar antes de acudir por atención. “Si el paciente está con dolor intenso y persistente, que no cede al tomar analgésicos, debe acudir a su centro de atención, donde deberá explicar su dolencia, siendo clasificados los casos de gravedad. Si un paciente de cualquier edad presenta un dolor agudo, que no cede ante un analgésico, o alguna inflamación de cara debe consultar”. 

LAS MEDIDAS LLEVADAS A LA PRÁCTICA

Una vez clasificadas las emergencias, los pacientes son ingresados a la zona de lavado de manos, donde además se deben retirar joyas y accesorios para evitar cualquier forma de contaminación, ingresando con posterioridad al box, donde ya los dentistas no usan sus habituales delantales de tela, al igual que sus asistentes. “Los dentistas usan batas

plásticas, antiparras y mascarillas especiales” detalló Alicia Cid respecto de los protocolos de atención vigentes en la atención primaria en Los Ángeles.

EN EL CENTRO DEL RIESGO


La saliva y el aerosol que se produce con los elementos rotatorios de la atención dental son elementos de alto riesgo de contagio.

Situaciones que para un paciente pueden resultar primordiales, como una endodoncia, tapaduras, una extracción o una limpieza dental, en la práctica, simplemente no se pueden realizar, porque las clínicas dentales, no cuentan con todos los insumos necesarios que garanticen el aislamiento que se requiere. En el mercado no hay stock disponible, y si existe, los precios ante la sobredemanda, se han incrementado, explica Claudia Schrewe, presidenta regional Biobío del Colegio de Cirujano-Dentistas. “Como dentistas optamos por cerrar voluntariamente las clínicas debido a que somos una de las áreas de la salud con mayor riesgo de contagio por usar aerosoles, al emplear la jeringa triple o la turbina o un micromotor para intervenir piezas dentales, incluso para realizar las limpiezas, estamos aplicando aerosoles y salpica mucha saliva y eso es un alto riesgo de contagio”.

En este sentido explicó que deben cumplir y garantizar las medidas de seguridad para evitar cualquier tipo de riesgo de contagio, “nosexigen usar una serie de elementos de protección personal los cuales están agotados. La mayoría va al Servicio de Salud, que obviamente lo necesitan con mayor urgencia y debido a la alta demanda, están más caros respecto de los valores de los últimos dos meses”.

SIN INGRESOS

A partir del 18 de marzo, las consultas privadas comenzaron a cerrar en medio de la pandemia mundial. Eso, obviamente se traduce en la falta de ingresos económicos para cumplir con el pago de sueldos a los asistentes y de los servicios básicos, sumado al arriendo de las consultas, enumeró la presidenta de la orden gremial. “Éticamente debemos permanecer en casa y es eso, lo que hemos decidido como Colegio de Dentistas, permanecer con nuestras consultas cerradas hasta no contar con los elementos de protección mínimos que está exigiendo el Servicio de Salud”.

En otro orden, indicó que resulta imperioso que el Estado los reconozca como trabajadores independientes, para así lograr acceder a alternativas de apoyo, “y no sentirnos en tierra de nadie. Somos profesionales del área de la salud y en este contexto nos sentimos marginados”.

“Hacemos un llamado a las autoridades ante la posibilidad de resolver un cierre nacional de las consultas médicas, ya que eso nos podría ayudar a optar a beneficios. En el minuto que se tiene un cierre sanitario, se puede optar a beneficios del Estado. En este minuto como tenemos un cierre voluntario, no podemos optar a ninguno” cuestionó.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes