suscríbete al boletín diario

Los Ángeles

Comerciantes angelinos se las ingenian para repuntar ventas y seguir abasteciendo a sus clientes

Debido a la crisis sanitaria que enfrenta el país por el coronavirus, muchos de ellos se ajustaron a las restricciones, e implementaron servicio de delivery


 Por La Tribuna

Comercio contexto (la tomé el fin de semana)

“La Brocha Gorda” es una ferretería tradicional de Los Ángeles, emplazada en la Vega Techada de nuestra ciudad, donde ha permanecido por exactos treinta años.

Los últimos seis meses no han sido buenos, ya que en Octubre registraron un 30 por ciento menos de ventas, lo que posteriormente se revirtió. Ahora, el motivo de merma en las ganancias es otro, pero igual de considerable, ya que se trata de la salud de las personas.

Así lo deja ver Ignacio Quintana, dueño y administrador de la empresa. “Aquí hay una situación contradictoria, ya que por un lado queremos seguir andando, pero si esta pandemia se nos extiende fuerte dentro de esta ciudad, no habría otra solución que parar. Lo más importante es la salud, porque después contaríamos solamente los fallecidos”, reflexionó.

Sin embargo el panorama se torna crítico, ya que hay compromisos que cumplir, aseveró. “Hemos tenido una disminución fuerte de las ventas, desde el miércoles en adelante, el descenso fluctúa entre un 50 y un 30 por ciento. Hay compromisos fuertes acá, como son el arriendo, y los sueldos, que no se pueden excusar”.

En comunas el panorama no muy es distinto, ya que quienes se atreven a emprender viven el día a día, y si no trabajan no ganan, ni pueden mantener en el tiempo sus fuentes laborales.

Deborah Cerda tiene un almacén en calle O”Higgins, y no ha dejado de abrirlo, por el contrario, valora que las restricciones vigentes aún le permitan brindar un servicio a la comunidad y desenvolverse con mediana normalidad.

La emprendedora aseguró que intenta mantener su actividad de la forma más habitual posible, “atender a la gente, mantener los precios, y los horarios. Por suerte el fin de semana nos dejaron trabajar, porque estos días en Yumbel ha estado casi todo el comercio cerrado. ¿Con qué pagamos arriendo a fin de mes? Yo pago arriendo en la casa y acá en el local, por eso hay que trabajar”.

Sin embargo la incertidumbre está presente, ya que la información puede ir variando conforme avancen los días, y se comporte epidemiológicamente el virus. “Por ahora no hemos modificado nada, hasta que no nos diga la autoridad, esto se puede, o esto no se puede hacer”, indicó.

Ahora el toque de queda también es un tema a resolver, especialmente en el caso de los restaurantes o delivery, que  cuentan con reparto nocturno.

Karina Soto, administradora de Neko Sushi en la comuna de Mulchén, vio en esta medida un golpe más para su emprendimiento, que partió con siete trabajadores, luego se redujo a cuatro, y en la actualidad solo mantiene a un repartidor.

“Nosotros siempre hemos atendido en horario nocturno, y ahora con el toque de queda vamos a tener que empezar con almuerzos, y otras cosas que no trabajamos. Eso va a afectar las ventas, ya que no es nuestra área. El público también está afectado, ya que la gente que se pone ansiosa en la noche, y que no quiere cocinar, también nos necesita”, aseguró.

Ajustarse a los tiempos que corren

Al igual que tantos otros que se han animado a emprender, “Mercadito con Encanto” utiliza estrategias de marketing gratuitas e instantáneas, para ofrecer sus productos, que nada más, y nada menos, corresponden a frutas y verduras.

Esas que, tradicionalmente comprábamos en centros de abasto, o en ferias libres, ahora llegan a la puerta de su casa, previo encargo a través de redes sociales, y con opción de pago vía transferencia, si se quedó sin efectivo.

Alejandra Beltrán y Roberto Vásquez, son un matrimonio que venía pensando la opción de vender cajas con frutas y verduras, antes de la crisis sanitaria que atraviesa el país. Ahora, con mayor razón, esta una alternativa para los clientes que decidieron no salir de sus hogares.

“Viendo la necesidad que ahora hay, de que no se puede salir a comprar por la cuarentena, lo tomamos como una opción de poder reinventar nuestro emprendimiento, ya que está todo tan difícil y complicado para salir adelante. Así que igual estamos tomando las medidas de precaución para llegar a las personas que nos necesiten”, relató Alejandra.

Cifras en Los Ángeles

Este nuevo escenario no hace más que complicar el alicaído panorama que ya enfrentaba el rubro a nivel local, indicó Miguel Pezoa, presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismos.

Recordemos que muchos socios ya habían informado sobre la destrucción y daño de sus locales, y aunque nunca dejaron de atender, si había menos clientes comprando.

Ahora con las restricciones a causa de la presencia de Covid-19 en el país, el comercio atiende a números menores de personas para evitar aglomeraciones, y todo se vuelve más lento.

“No le quepa duda que hemos bajado considerablemente nuestras ventas, cerca de un 40 a 50 por ciento. Por ello, nosotros lo que venimos diciendo como Cámara de Comercio, es que debemos atenernos a lo que digan las autoridades nacionales y no las locales. Estas últimas se están aprovechando para buscar el voto rápido, pero esa no es la solución al problema”, enfatizó Pezoa.

A juicio del dirigente gremial, “si cerramos todo, quien genera los impuestos y paga los sueldos, si no hay recursos? Entonces entendamos que no se puede paralizar todo”, remató.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes