viernes 15 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Los Ángeles

Sacerdote que se suma a manifestaciones: “Es legítimo hacer una protesta pero siempre sin violencia”


 Por Claudia Robles

PADRE GUSTAVO

Al mediodía del jueves, cuando gran cantidad de jóvenes comenzaba a llegar a la Plaza de Armas de Los Ángeles, como parte de las manifestaciones ciudadanas, que se replican en todo el país, llegó al centro cívico, el padre Gustavo Valencia, “el cura del Perpetuo Socorro” decían algunos, que se preparaban para una nueva jornada. En su mayoría jóvenes estudiantes, que portaban banderas y pancartas, se organizaban en paralelo, para dar vida a las actividades de la mañana.

El padre Gustavo, director de la Pastoral Social del Obispado y encargado de Comunicaciones, dijo “la Iglesia se suma a todas las demandas que tenemos como ciudadanía. También somos ciudadanos y no nos podemos quedar callados ante esto. Las pensiones que son escuálidas para la gente. Los dineros que se adeuda a los profesores, los bajos sueldos a nivel de país”, sumando a nivel local, una realidad distinta a la de los usuarios del Metro en Santiago. “Nosotros, la verdad que acá en Los Ángeles no nos afecta directamente si sube o baja el pasaje del Metro pero si un pasaje de micro, donde las distancias son menores, aquí en Los Ángeles”.

Respecto de las demandas ciudadanas sostuvo “el llamado que hace la Iglesia es a la no violencia. No decimos que no se proteste porque nos parece, que es una forma de demostrar nuestro desaliento, dolor y preocupación. Nos parece que está bien, que es legítimo hacer una protesta pero siempre sin violencia”.

En conversación con Diario La Tribuna, el sacerdote expresó

“estar cerca de las personas más vulnerables, ese es el mensaje emitió la Conferencia Episcopal, por las personas que han sido heridas y las víctimas del derramamiento de sangre. Eso  no puede seguir. No podemos aceptarlo ni tampoco sin decir algo”.

MANIFESTACIONES Y AGRADECIMIENTO

Junto con repudiar cualquier acto de violencia o de daño a la propiedad privada, rechazó los falsos rumores surgidos a través de las redes sociales, “provocando pánico y terror en alguna personas, especialmente en personas sensibles, en este momento”.

“La violencia no es la forma. Participé en la marcha del mediodía, y la verdad es que era una marcha totalmente pacífica. De hecho, la gente que estaba ahí, era muy pacífica.

Había familias con sus hijos. Ninguna mamá o papá va a llevar a su hijo pequeño, a algo que podría ser violento. Entonces,

como Iglesia, estamos de acuerdo con estas propuestas legítimas siempre que no sean violentas. Debemos dar fuerza a lo que es el diálogo”.

En Los Ángeles, en capillas y parroquias, son oficiadas misas en que se desarrollan aspectos relacionados con el mensaje del obispo, Felipe Bacarreza y la Conferencia Episcopal.

DE LA ESPERANZA AL AGRADECIMIENTO

En una declaración pública desde el estallido social de la última semana, el Comité Permanente del Episcopado dice compartir la “esperanza de tantos que anhelan el pronto restablecimiento del orden público y confiamos en el juicio de la autoridad que se ha comprometido a terminar las medidas de excepción establecidas”.

El comunicado, lleva por título “Levantarnos de la mano de la justicia y del diálogo” y lo firman los cinco obispos del Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile, que recuerdan su declaración del sábado 19 de octubre “Cuidar la convivencia: la paz es fruto de la justicia”, en la que hacían presente la necesidad de “comprender el profundo malestar de personas y familias que se ven afectadas por injustas desigualdades, por decisiones arbitrarias que les afectan en su vida diaria y por prácticas cotidianas que consideran abusivas, porque lesionan especialmente a los grupos más vulnerables”. Junto con condenar la violencia, dijimos también que “tenemos que hacernos cargo de entender las raíces de esa violencia y trabajar con urgencia para prevenirla, detenerla y generar formas pacíficas de hacerse cargo de los conflictos”.

Mencionan lo importante de “levantarse desde la humildad y el diálogo, evitando toda violencia. En ese sentido, “agradecemos las palabras del Papa Francisco que en estos días nos exhorta a que a través del diálogo se pueda trabajar para encontrar soluciones a la crisis”.
Finalmente, los obispos destacan que, en medio de la crisis, “ha habido muchas personas que han dado lo mejor de sí realizando acciones generosas para ayudar a otros, evitando la violencia y contribuyendo eficazmente en la construcción del bien común. En estos días también se han multiplicado en nuestras comunidades momentos de oración, reflexión y gestos concretos de fraternidad y servicio. Sigamos orando y comprometiéndonos, personal y comunitariamente, por la amistad cívica y la paz social en nuestro país”.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
Iglesia

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes