suscríbete al boletín diario

Internacional

El coronavirus y su efecto en el tráfico de drogas

Carteles compraban los químicos para procesar la hoja de coca a una empresa en Wuhan, China.


 Por La Tribuna

1-oca

Los traficantes de drogas también están padeciendo la situación actual. Más que las campañas de represión, las medidas de confinamiento por el coronavirus penalizan gravemente a todos los actores de la cadena, desde el productor hasta el consumidor final. Consignó Cooperativa.

La reciente evolución de los precios revela la magnitud del fenómeno. En Perú, segundo país productor de cocaína después de Colombia, el precio de la hoja de coca se ha desplomado: -70%. Tanto es así que la federación de productores pide ayudas al gobierno. Al igual que en Colombia, la actividad de los cárteles parece totalmente congelada por el cierre de las fronteras.

Por otra parte, en los países consumidores, donde la mercancía ya no llega, los precios aumentan. El valor de la cocaína se ha disparado en Brasil, y el del cannabis está subiendo considerablemente en Europa, como las drogas sintéticas muy difundidas en Estados Unidos, el fentanilo y sobre todo la metanfetamina.

Estos aumentos son a menudo oportunistas. Los distribuidores previeron una disminución de la oferta antes de que se produjera. También se sospecha que los cárteles mexicanos exageran la retención para hacer subir los precios.

Pero lo cierto es que las “mulas”, los portadores de drogas, ya no pueden tomar el avión, y que los “go-fast“, los autos que hacen viajes ultrarrápidos para entregar las drogas (entre España y Francia por ejemplo), están parados. La parálisis del transporte es una gran desventaja para este tráfico globalizado.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes