suscríbete al boletín diario

Fondo de Medios

¿Cómo manejar la ansiedad en tiempos de pandemia?

La Dirección Comunal de Salud de Los Ángeles dio a conocer algunos tips para enfrentar esta condición a fin de tener una buena salud mental.


 Por Juvenal Rivera

pexels-natalie-3759657

En este tiempo de emergencia sanitaria por el coronavirus, es totalmente esperable que se sienta ansiedad, incertidumbre y tristeza. Es que la pandemia ha cambiado repentinamente el mundo que conocemos que, entre otras consecuencias, nos ha obligado a estar alejados de nuestros seres queridos.

Por eso, si una sensación te incomoda, no la guardes y conversa con una persona de confianza para ti, sobre lo que estás sintiendo.

Por cierto, si has tenido depresión en algún momento de tu vida, te recomendamos que mantengas una rutina flexible durante el día y, dentro de lo posible, salgas al aire libre al menos una vez al día.

Y tan importante como lo anterior, si conoces a una persona que se encuentra deprimida, intenta mantener contacto diariamente con ella por teléfono o videollamadas.

Si estás realmente preocupado por alguien, no temas preguntarle si ha tenido pensamientos suicidas.

Recuerda siempre: preguntar puede salvar una vida.

Un aspecto importante es evitar el consumo excesivo de noticias, expresa verbalmente lo que sientes y, si te cuesta hacerlo, busca actividades manuales que puedan reflejar lo que sientes.

No se debe olvidar que todas las emociones son positivas y, gracias a ellas, reflejamos quienes somos y permiten tomar decisiones.

No estás solo o sola. Todos estamos pasando momentos difíciles en muchos sentidos, desde labores, económicos y emocionales, y queremos ser parte de su red de apoyo.

La tristeza va y viene pero si persiste por más de dos semanas, es necesario que consultes con un profesional. A pesar de ser una reacción normal ante una situación compleja, puede que necesites tratamiento.

Para enfrentar la ansiedad, hay que reconocer qué emoción se está manifestando para así aprender a manejarla y a mantener la calma. Un punto importante es evitar caer en la sobreinformación de las redes sociales ya que la saturación puede inducir al miedo y a la desesperación frente a la emergencia.

Hay que preocuparse de tener pensamientos positivos teniendo presente que la cuarentena es transitoria y su fin es salvar vidas.

Aunque una de las medidas sanitarias más importantes es la distancia física, eso no es lo mismo que aislamiento emocional. De ahí que sea importante mantener la cercanía emotiva, procurando el contacto con los parientes y amigos a través de llamadas o videollamadas y compartiendo el estado de ánimo con las redes de apoyo.

ALGUNAS TÉCNICAS PARA REDUCIR LA ANSIEDAD

  1. Ejercicio físico

Nos ayudará a evitar el exceso de activación del sistema nervioso y a conseguir un sueño más reparador. Si nuestro estado físico no nos permite la realización de ejercicio, podemos optar por ritmos suaves, a intervalos breves.

  • El sueño y los hábitos de alimentación

Una alimentación saludable y equilibrada nos ayudará a controlar la ansiedad. Respecto al sueño, si vemos que no nos deja dormir (o peor, el pensamiento de que no podemos dormir no nos deja dormir) podemos optar por leer.

  • Modelado (observación)

Podemos observar a otras personas que no muestran ansiedad ante acontecimientos que a nosotros nos ocasionan esas sensaciones tan temidas. Así como conversar con las personas sobre la manera en que han conseguido superar los problemas de ansiedad y que nos comenten las técnicas que a ellos les han funcionado.

  • Sentido del humor

A veces, una persona con ansiedad no se puede dar cuenta de su reacción. Es importante ver también la parte divertida y optimista de las situaciones.

  • Meditación

Es un ambiente relajado, donde se asegure que nadie va a molestarte, céntrese en su respiración, en las sensaciones corporales, en el sonido o en un objeto y practique la atención plena.

  • Métodos de distracción

Al crear distracciones adecuadas, podemos interrumpir, aunque sea temporalmente, el pensamiento que nos provoca la ansiedad: parada de pensamiento, lectura, ocio, pasear, entre otras actividades similares.

  • Psicofármacos

Es posible que su ansiedad tenga un componente físico. Si su médico confirma que la dolencia no es mental sino física, puede solicitar atención médica para que lo evalúen. Los medicamentos pueden ser de mucha utilidad, aunque también debe poner de su parte. No se le ocurra automedicarse aunque otra persona se lo recomiende.

(Proyecto ejecutado con el financiamiento del Ministerio Secretaría General de Gobierno.)

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes